Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

LA POBLACIÓN ARAGONESA CRECE UN 11,6%

Zaragoza es la única comarca con más nacimientos que fallecimientos

El último trabajo realizado por el Centro de Estudios sobre la Despoblación y el Desarrollo de Áreas Rurales, demuestra que la capital aragonesa es la única excepción de la delimitación comarcal de Aragón en la que los datos de nacimientos son superiores a los de fallecimientos.

Según el informe 'Tendencias recientes de la evolución de la población de las comarcas aragonesas: el problema de las comarcas demográficamente regresivas', último trabajo realizado por el Centro de Estudios sobre la Despoblación y el Desarrollo de Áreas Rurales, apoyado por la Fundación Económica Aragonesa y el Gobierno de Aragón, y que ha sido presentado por la directora general de Administración Local, Lourdes Rubio, demuestran que Zaragoza, única excepción de la delimitación comarcal de Aragón, en el que hay más nacimientos que fallecimientos.

La población aragonesa ha crecido entre 2001 y 2008 un 11,6%, lo que supone un incremento de 127.000 personas, frente al 0,9% que ha aumentado la década de 1991 a 2001, es decir, 11.000 personas, lo que demuestra que Aragón "crece con el siglo".

Estos datos, según la directora general de Administración Local, Lourdes Rubio, demuestran que Aragón, en general, no solo está corrigiendo su "secular declive demográfico", sino que se sitúa ya en buena posición respecto al resto de autonomías españolas y, también, de otros países de Europa.

Sin embargo, entre las 33 comarcas aragonesas hay nueve que siguen perdiendo población: Sierra de Albarracín, Andorra-Sierra de Arcos, Bajo Martín, Los Monegros, Aranda, Campo de Belchite, Ribera Baja del Ebro, Campo de Daroca y Cuencas Mineras -especialmente las cuatro últimas-.

El crecimiento, moderado o rápido, en las 29 comarcas restantes tiene que ver con la inmigración, puesto que el saldo natural, es decir, el crecimiento vegetativo, es "profundamente negativo" en Aragón, a excepción de la delimitación comarcal de Zaragoza, único lugar en el que hay más nacimientos que fallecimientos.

Así pues, la mejora significativa de la situación demográfica deja sin embargo al descubierto la persistencia de situaciones muy críticas en ciertas áreas y en los núcleos de población más reducidos.

En las comarcas de Ribera Baja, Belchite y Aranda, según Sáez, esta regresión demográfica se debe a una crisis económica "importante" en sectores especializados, como el calzado o la minería, y en la crisis de los valores y de la unidad productiva tradicional, que se basaba en la familia, sobre todo en la agricultura y la ganadería.

Desde la perspectiva municipal, los saldos migratorios positivos más elevados se concentran en los pueblos grandes, de entre 2.000 y 5.000 habitantes, además de en las ciudades pequeñas (entre 5.000 y 20.000 habitantes)

La segunda parte del libro anticipa el futuro y hace predicciones del comportamiento demográfico para el horizonte 2011-2016 con cuatro escenarios migratorios diferentes e hipotéticos, desde el que considera que la tasa migratoria será nula al que establece que será muy elevada.

El estudio establece que las nueve comarcas regresivas seguirán perdiendo población en cualquier escenario y que hay cinco (Jacetania, Sobrarbe, Hoya de Huesca, Valdejalón y Zaragoza) que ganarán población en cualquier escenario, mientras que el resto la perderán teniendo en cuenta uno o dos escenarios.

La tercera parte del estudio hace referencia a la estructura económica de las comarcas, y en ella se pone de manifiesto que la capacidad para ofrecer empleo está directamente relacionada con la demografía y que la pérdida de población no está necesariamente asociada a la distancia geográfica con Zaragoza, sino a la "accesibilidad" en términos "funcionales y de redes sociales".

Sáez ha precisado que el libro incluye algunas recomendaciones que implementar en las políticas de Gobierno, que pasan por el apoyo a la familia, potenciar la conciliación de la vida personal y laboral, fomentar iniciativas emprendedoras, apostar por la diversificación económica y la innovación y aumentar los servicios de atención personal.

Etiquetas