Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Última hora

Detenido en Huesca el autor del crimen de la calle Princesa

Comercio urbano

Los mercadillos callejeros, refugio laboral para un millar de familias en Zaragoza

El Rastro, Las Armas, San Bruno, San Francisco... La venta en la calle está de moda y muchos ven en este tipo de comercio una alternativa al paro. El Ayuntamiento recibe cada vez más solicitudes para montar puestos.

I.M. Zaragoza Actualizada 22/06/2013 a las 14:34
7 Comentarios
La Placica Vintage, en Las AramasA.N.

Los hay solidarios, artesanos, de segunda mano, históricos y hasta ilegales. Los mercadillos callejeros se han puesto de moda desde hace un tiempo en Zaragoza y dan cobijo a todo tipo de comerciantes y clientes. En los actuales tiempos de crisis prolifera este modelo de ventas, que ofrecen una salida laboral a un millar de familias de la ciudad.

El calendario de eventos es de lo más variado, pero el primer referente sigue siendo el conocido Rastro. En sus dos versiones -Rastro, donde se ofrecen antigüedades y todo tipo de artilugios, y Mercadillo, enfocado más a la ropa y complementos-, levantan cada miércoles y domingo más de 680 puestos en el parquin Sur de la Expo.

“Somos el primer centro comercial de la historia de la ciudad”, señala Jesús Carbonell, presidente del Mercado Ambulante de Zaragoza, que registra una afluencia de hasta 60.000 personas. Sin embargo, desde este colectivo siguen lamentando el traslado de su ubicación habitual, junto al estadio de La Romareda.

“Desde entonces, y con la crisis, hemos perdido un 80% de las ventas”, reconoce. Y no lo dice él, sino un estudio elaborado por el Gobierno de Aragón. Una vez emplazados en La Almozara, al menos solicitan mejoras: “Hemos pedido cientos de veces al Ayuntamiento una fuente de agua y más baños, pero no nos hacen caso”, critica.

En mejores o peores condiciones, lo cierto es que el Rastro es la única opción para miles de comerciantes y compradores. “Vivimos de esto más de 3.000 personas. La mayoría somos autónomos y trabajamos aquí toda la familia. Ojalá mis hijos encontraran otro trabajo, pero mientras no haya, están conmigo”, explica Carbonell.

“Se valora el trato directo”

Según una reflexión compartida por buena parte de los comerciantes callejeros, cada vez hay más público interesado en estos eventos, pero las ventas no despegan por culpa de la crisis. Zaragoza cuenta con otros dos históricos mercadillos, el de la plaza de San Francisco, donde operan medio centenar de vendedores, y el de San Bruno, que ofrece en sus 71 puestos antigüedades y artículos de artesanía y gastronomía.

Pascual del Río, de Quesos Letux, es uno de ellos. “El mercadillo de San Bruno nos aporta un porcentaje muy importante de nuestras ventas”, explica. Entre sus productos, todo tipo de quesos artesanos de la Comarca Campo de Belchite. “Somos una empresa artesana, no vamos a grandes superficies, y esto nos acerca más con la gente, que valora el trato directo con el productor, aunque las ventas hayan bajado con la crisis”, reconoce.

Más solicitudes

La moda de los mercadillos es patente, y la oferta que recibe el aficionado a las compras bajo el sol de Zaragoza crece de forma continua: Mercado Medieval, el de las Culturas, el Agroalimentario, los de Comercio Justo, el de pintura de la plaza Santa Marta, contra el cáncer, la Feria de Libro Antiguo, los navideños...

Desde el Ayuntamiento de la ciudad aseguran que el número de peticiones para instalar nuevos mercadillos o puestos en los ya existentes ha crecido notablemente. Reconocen que “hay que evaluar todas las solicitudes una a una” y que “es imposible autorizar todas”.

Los técnicos municipales debe evaluar la idoneidad de la ubicación, las posibles afecciones al tráfico o al comercio de la zona, las fechas propuestas...


También para emprendedores

Buena parte del éxito de público de los mercadillos pasa por la llegada a la ciudad de los eventos en Las Armas. El remozado espacio de esta estrecha calle de Zaragoza reúne periódicamente algunas de las propuestas más interesantes, a imagen y semejanza de los rastrillos europeos.

Reclamos como el Urban Picnic o la Placica Vintage atraen a todo tipo de visitantes y vendedores, muchos de ellos emprendedores que aprovechan el contacto directo con el público para darse a conocer. Pétula Plas, responsable de un centro de reciclaje creativo donde entran materiales desechados y salen originales muebles y artículos de decoración, lo tiene claro.“Antes solo teníamos contacto a través de internet, pero en los mercadillos puedes ver la reacción de la gente a tus productos y conocer mejor sus gustos”, explica


  • zorro23/06/13 00:00
    #1 Ser claro y decir la cosas bien mejor que se queden tus IDEAS entre tus teclas y tu.Decir quien no paga y porque no paga.Te explicare¿mas tarde.
  • Francisco23/06/13 00:00
    Toda la vida he comprado en el mercadillo de San Francisco y pienso seguir haciendolo. Mi padre me llevaba a un puesto donde un señor nos vendía albumés y toda clase de material, ahora ese señor ya no esta en el mercadillo porque era muy mayor pero ahora hay gente mas joven ocupando su lugar y me siguen tratando como antaño. Puedes estarte un buen rato hablando, comentando mil y una cosas, no es lo mismo comprar allí que en una tienda. La de mañanas que he pasado hablando de sellos y monedas con comerciantes y coleccionistas...  Espero que no se pierda esta tradición.
  • Beloki23/06/13 00:00
    Cuanta razón tienes #1, las concesiones de los puestos del rastro son siempre para los mismos, aunque alguno debe ya mas de 12 recibos, que ya veremos si paga. Pero no se puede alzar la voz cuando hay colectivos así de por medio...
  • Francha Menayo y Domingo23/06/13 00:00
    Sobre el mercadillo de Las Armas habría mucho que hablar, desde el follon que arman y que molestan a los vecinosde las Armas por que hay musiqueta, que eso es lo que atrae a la clientela, pasando por que se creen que vende la octaba maravilla del mundo, cuando es vitualla, pasando a que la gente viene más a ver que hay que a comprar, terminado por que interesa que en esa plaza haya mogollon.- No voy a discutir que hay ratos que eso esta bastante lleno, pero por que es una paza pequeña, pero durante la semana las tiendas estan VACIAS y no escribo desde lo que no se o no veo, vivo en San Pablo y paso con cierta frecuencia por la calle con el unico objeto de ver si hay alguien más que quien lo atiende dentro de la tienda..Pues por el momento no lo he visto ¿ les sale gratis el alquiler? ¿ Se lo paga alguien? ese es un misterio tan grande como el de la santisima Trinidad
  • lavozdelaconcienciazaragonesa23/06/13 00:00
    No me gusta escribir por estas falacias de lineas partidistas de todo tipo, de los animales, policias, y todo que se menea, pero no he querido ni leer este articulo, y por ello y sin saber de que va solo voy a poner este anuncio. Si proliferan los puestos callejeros, me parece muy bien.... pero tiene  un pero, todos los 3 millones de "tontos" que pagamos todo lo que se menea al 21%,  y todas las gabelas galacticas, deberiamos de dejar de pagar ni un centimo. Asi veriamos quien paga la SS, los comedores, los empleados publicos, ectc. Debe de haber ya un respeto hacia la Ley, y no quiero extenderme, pues enseguida se ponen los que reciben sin dar nada a la sociedad nunca de por vida, pues no les interesa nada de arreglar en entuerto que hay e España, que no se va a arreglar en los 100 años que nos faltan por pagar las deudas billonarias que nos tocaran pagar a los que pagamos. Al resto no les tocara pagar nada, pues mientras haya quien pague como enl as Comunidades de vecinos que pagamos derramas para los que no pagan nada dedse hace años y se aprovechan de todo. Fin. Total no lo publicaran esta gran verdad.
  • carmen23/06/13 00:00
    Para #1.mi padre en los 80 se quedó en el paro, con mujer y dos hijos pequeños y encontró en el rastro su medio de  vida.  Ya qhe hablas sin saber, te diré que trabajó como una mula, no dejó de pagar ni un mes sus  cuotas a la seguridad social, ni las tasas para trabajar   ni a los proveedores y nos inculcó un respeto por el trabajo y un sentido de la responsabilidad que ya lo querrías para ti. Ah! Gracias a dios no hemos vivido de la caridad ni de subsidios. 
  • Liberto23/06/13 00:00
    #1 Evidente que escribes sin saber de que va el tema, como tu mismo reconoces. Este artículo habla de mercadillos callejeros. Los conforman muchas personas humildes, que los tienen como único medio de subsistencia. Y lo hacen de modo legal, pagando las tasas e impuestos correspondientes. Si hay fraude entre ellos, no es ni mas ni menos que el que hay de promedio en el resto de la sociedad. Cuanto miedo me dais los que vais con vuestra "gran verdad" por delante, yo soy de los que solo tienen "pequeñas opiniones", eso si, contrastadas e imparciales.


Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo