Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Comercio

La crisis vacía los mercados de Zaragoza

La situación económica ha condenado a muchos minoristas a la clausura de sus negocios y la mayoría de estos espacios dedicados a la alimentación tienen locales vacíos.

J. L. G. Zaragoza Actualizada 24/08/2012 a las 21:15
36 Comentarios
Los locales vacíos abundan en el mercado de San MiguelHERALDO

La aparición de los supermercados y grandes superficies comerciales iniciaron el declive de los mercados zaragozanos, que con la llegada de la crisis están sufriendo una auténtica epidemia de persianas bajadas. Pocos de estos espacios dedicados a la alimentación pueden presumir de estar completos y hasta algunos de los más populares cuentan con numerosos locales vacíos. Varios de ellos incluso parecen abocados a la desaparición.

En el mercado Arenas, en el barrio de San José, solo permanece un puesto abierto desde hace seis años y posiblemente cerrará definitivamente dentro de dos años, cuando su único ocupante se jubile. El de San Miguel tiene una veintena de locales cerrados e incluso en los pasillos del Mercado Central, santo y seña de estos espacios en la capital aragonesa, se pueden contar hasta una treintena de persianas bajadas. Una situación que se repite en el de Rosales, también en San José, en el que solo sobreviven 7 de sus 20 comercios, en el de San Vicente de Paúl, en los de La Romareda y en la mayoría de los alrededor de 70 mercados que, según el Ayuntamiento, existen en Zaragoza.

“La crisis ha afectado al consumo, lo que inevitablemente ha repercutido en todos los mercados”, aseguran desde Mercazaragoza, empresa que gestiona los tres mercados municipales -Mercado Central, San Vicente de Paúl y Valdespartera- de la capital aragonesa. Sin embargo, la situación económica no ha afectado a todos estos negocios por igual, y han sido aquellos que estaban más debilitados por la competencia de las grandes cadenas los más perjudicados.

Competencia en San Vicente de Paúl

“El de San Vicente de Paúl, que cuenta con mucha competencia, está sufriendo más para seguir adelante, ya que las ofertas más agresivas las hacen los supermercados”, indican desde Mercazaragoza, quienes no olvidan las muchas ventajas de este modelo tradicional: “Es una apuesta por la confianza, la calidad de los productos, la cercanía del trato y la supervivencia del pequeño comercio”.

Unas virtudes que, sin embargo, no han conseguido frenar la progresiva pérdida de clientes y de comercios. “Solo hay siete u ocho mercados en Zaragoza que mantengan la ocupación en buenos niveles. El Ayuntamiento habla de la importancia de estos espacios, pero los ha descuidado demasiado”, denuncia Manuel Remiro, presidente de la Asociación de Carniceros y Charcuteros de la capital aragonesa. En muchas casos, la situación que viven estos comercios ha situado a muchas familias en una difícil tesitura: “La mayoría de los minoristas son gente de alrededor de 50 años que todavía no puede jubilarse y tampoco cerrar. Además, no suelen tener más de dos trabajadores, por lo que la solución tampoco es despedir a gente, como hacen las empresas más grandes”.

El problema, que afecta a la mayoría de mercados y barrios, alcanza su máxima expresión en San José, donde varios de estos espacios languidecen desde hace años. “Tristes, solos y abandonados por todas las instituciones”. Así describe el estado de estos establecimientos el presidente de la asociación de vecinos del barrio, Manuel Andrés: “Muchos de estos negocios han pasado de generación en generación durante décadas, pero ya nadie sueña con que sus hijos continúen con su trabajo. Tan solo tienen la esperanza de ganar lo suficiente como para no arruinarse antes de que llegue el momento de jubilarse”.

Contadas excepciones

En medio de esta epidemia de persianas bajadas, algunos mercados han afrontado con más éxito la recesión económica e incluso osan desafiarla. Es el caso del recién estrenado mercado de Valdespartera, que tras varios meses de retrasos abrió sus puertas el pasado junio. “Se trata de una situación excepcional porque se ha abierto ya en plena crisis, pero en un barrio que todavía tiene una carencia importante de servicios y que demandaba desde hace tiempo la apertura de este espacio”, indican desde Mercazaragoza.

También puede considerarse inusual, a pesar de los puestos cerrados, la resistencia del Mercado Central, cuya situación céntrica y trayectoria le sitúan a la cabeza de estos espacios. “La crisis y las obras del tranvía han afectado a los comercios, pero sigue siendo un referente y sigue funcionando muy bien”, asegura Julio Pasamón, dinamizador del Mercado Central: “Hay puestos cerrados, pero en muchos casos la causa es que ha caducado la concesión o sus dueños se han jubilado”.


  • indignado11/04/14 00:00
    Creo que sino fuera por el cancer y las enfermedades cardiovasculares solo comeriais mierda llena de transgenicos y productos quimicos comprado todo en supermercados, a no!! Si eso ya lo estais haciendo, disfrutar de vuestras mierdas de ofertas y panes hechos con arinas para piensos de animales (soy panadero y se de lo que ablo) eso si luego ir a llorar al medico para que os termine de matar si esque podeis pagar los medicamentos, eso sI a la mani vestidos de marca a luchar por ¿vuestros derechos?
  • Trollface27/08/12 00:00
    Es más comodo ir al "Carrefull" y comprar todo empaquetado y desnaturalizado.... Se gana en comodidad, pero se pierde en salud y calidad por lo general. Ya no se puede ser autónomo, ahora para ser carnicero hay que ir a Carrefull a que te contrate por 700 euros(eso si te aceptan por ser español y no de otro origen)
  • Para Ventilador27/08/12 00:00
    Pues resulta amiguito que yo si conozco el sector (de verdad, no como tu dices) y te puedo asegurar q no conozco a ningun carnicero de Zaragoza cercano siquiera a las practicas q tu dices.
  • Sr. XY27/08/12 00:00
    ¿De verdad?... No me lo creo.
  • Eva26/08/12 00:00
    Creo que el mercado Delicias es una de las excepciones. A no ser que este verano hayan cambiado mucho las cosas y yo no lo sepa, siempre que paso está lleno, a cualquier hora, y con todos los puestos abiertos.
  • Rosamar26/08/12 00:00
    Pues yo me fio mas de las grandes superficies en cuanto a rotacion de  producto,  a controles sanitarios, y prefiero ir por libre a que me presionen a comprar como y lo que no quiero.   No se han sabido adaptar, ni  tienen cultura de como tratar al cliente. 
  • maria26/08/12 00:00
    el problema ha sido de adaptación, la mayoria de los mercadillos no se han renovado,,,,,siguen con los horarios de hace 40 años y hay que ir evolucionando con los años.,  sales de trabajar a las 3 y donde puedes comprar a esas horas,? en los centros grandes y por la tarde lo mismo,,,,,,,,,,,quedan pocos y desapareceran con el tiempo como no se espabiles
  • Josefo25/08/12 00:00
    Yo no creo que sea por la crisis, más bien es por la comodidad, yo compro una vez al mes y hago una compra mínima cada semana, a la primera me voy con el coche para no tener que volver a casa cargado, es casi para lo único que lo uso, a las restantes voy a pie y con el carrito para poder apoyarme en él y no cargarme de bolsas. También es por la confidencialidad, a nadie le importa si compro sardina o boquerón o merluza o pescadilla, en el mercadillo del barrio se juntaban todos los vecinos y se sabia lo que cada uno compraba, ahora que ya no podemos comprar genero caro, no queremos que el vecino sepa lo que podemos adquirir. Y por otro lado, tampoco tenemos que darle explicaciones al comerciante si dejamos de compra carne de primera o productos de mayor o menor lujo, si ahora ya no podemos, es preferible que nos eche de menos a tener que explicarle que nos hemos jubilado y que ya no podemos comprar sus productos porque no llegaríamos a final de mes. Y en menos casos, pero van aumentando de numero, porque el super nos lleva la compra a casa y el minorista del mercadillo, en contadas ocasiones lo hace. En cuanto a la calidad, no nos creamos todo, las grandes cadenas pueden ofrecer precio porque compran en cantidad y calidad porque sus métodos de distribución no son los del minorista con la furgonetilla o el remolque del pescado, no fastidiemos.
  • Josefo25/08/12 00:00
    q, ¿y tu no has visto como tratan las canales en Mercazaragoza?. Que una media canal se caiga y rebote en el suelo, es un accidente en la manipulación por parte del transportista, no es achacable ni al matadero ni al vendedor, la diferencia es que la mayor parte de las carnes que van a las grandes superficies, van envueltas en un paño, mientras que las que van a minoristas de pequeños comercios, y tengo uno debajo de casa, vienen al aire. No os creáis lo que no veáis, hay mucha leyenda urbana.
  • manadon25/08/12 00:00
    Pues por mi parte pienso que las grandes superficies son unos chorizos de tomo y lomo. Nunca sabes la carne que compras y si el pescado es fresco, pues lo venden hasta los lunes que no hay plaza. Ademas, cada vez que compras hay un dependiente nuevo, al que obligan ha decir que sus productos son frescos y buenos sino los despiden al otro dia. En cuanto a los controles son mucho menores en las grandes superficies, pues amenazan con despedir a empelados si la administracion les pone pegas. Cualquiera sabe que lo que venden en las grandes superficies, es producto no natural, fabricado con productos de dudosa procedencia.
Ver más comentarios


Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo