Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Fiestas de San Atilano

El Cipotegato inicia las fiestas de Tarazona

Turiasonenses y visitantes abarrotaron la plaza de España de la ciudad del Queiles para ver la salida del Cipotegato del Ayuntamiento.

Europa Press. Tarazona Actualizada 28/08/2013 a las 09:47
11 Comentarios
El Cipotegato inicia las fiestas de TarazonaZtv

En torno a 12.000 personas han recibido este martes al Cipotegato 2013, fiesta declarada de Interés Turístico Nacional y que este año ha sido representado por el joven turiasonense Víctor Villarroya, al que han lanzado más de 10 toneladas de tomates al grito de '¡Cipote, Cipote!'.

Este turiasonense, ayudado por los miembros de su cuadrilla y los veteranos de las peñas festivas de la ciudad, se ha abierto paso entre la multitud, y ha realizado un recorrido que se había hecho oficial hace unos días en el que ha invertido alrededor de 12 minutos.

Ha confesado que ha pasado "momentos de agobio, sobre todo en la salida", en los que incluso le ha llegado a faltar la respiración, ha informado el Ayuntamiento de Tarazona.

A su vuelta a la Plaza de España, y desde el monumento a la figura del Cipotegato, ha sido izado hasta la base de este monolito, y ha saludado a la multitud que le vitorea, y desde allí ha sido llevado a hombros e introducido nuevamente en el interior de la Casa Consistorial. "Para mi ese momento es increíble, indescriptible y con un fuerza que no se puede explicar hasta que no se conoce", ha asegurado Víctor.

Finalmente, el 'Cipotegato 2013' se ha desprendido de su capucha, gesto con el que ha dado a conocer su identidad, que hasta entonces permanecía en secreto. Villarroya calificó la experiencia "sin palabras, llena de emoción y de mucho, mucho sentimiento".

Fiestas de San Atilano

Villarroya ha querido dedicárselo a su padre, que cumplía años este martes, además de a su familia, sus amigos y todo la gente que le "ha arropado". Con la salida del Cipotegato, se inician las fiestas de la ciudad en honor a su patrón, San Atilano, que se prolongarán hasta el próximo 1 de septiembre.

Durante estos días, este joven turiasonense participará en diferentes actos festivos.

Sin duda, que este personaje, con una gran historia a sus espaldas, se ha convertido en un gran foco de atracción para muchos visitantes que quieren conocer la fiesta 'in situ' y poder ser testigo de la emoción que este acto encierra.


300 años de Cipotegato
Este personaje ha cambiado durante más de 300 años y hasta los años finales del siglo XX no se sabía casi nada y ha costado muchos años ir descubriendo sus oscuros orígenes y su evolución hasta llegar al día de hoy, en el que el Cipotegato se ha convertido en emblema de la ciudad de Tarazona.

Es un personaje que ha caminado por una fiesta religiosa como el Corpus Cristi hasta iniciar las fiestas civiles de Tarazona. De bufón a mojigato, o al mismo diablo, se ha transmutado en un acto que en la actualidad representa una cualidad positiva y de orgullo para los habitantes de esta ciudad aragonesa, ha destacado el Ayuntamiento de Tarazona.

Así pues, el antiguo 'Pellexo de Gato' acompañó más de 200 años la fiesta del Corpus cumpliendo su papel de "encorrer" a los niños para que no entorpeciesen los oficios religiosos hasta que se incorporó al dance de Tarazona.

Con el paso del tiempo fue ganando fuerza y tradición, casi como el propio diablo, porque hacía daño a los muchachos con el palo y fue tan denostado que incluso se llegaba a decir en Tarazona "eres más tonto que el Cipotegato".

Ya en pleno siglo XX el Cipotegato salía el 27 de agosto por la puerta de la antigua lonja municipal tranquilamente, andando y por un pasillo enorme. Sólo algunos niños se atrevían a desafiar el poder de este personaje vivo y en permanente evolución lanzándole gallones y después tomates, como manda la tradición. Poco a poco, la gente fue tomando la Plaza de España como suya y la fiesta comenzó a tomar cuerpo y fuerza, como se demostró aquel Cipotegato del año 1974 cuando todo el pueblo, por primera vez, lanzó tomates contra la Policía Local, el alcalde y la Reina de las fiestas de aquel año.

Aquel que era mal visto, que solo se le pagaban unas cuatro perras, unas alpargatas y un abono para los toros; ese Cipotegato, con más de 250 años, muere en 1985 ya que ese año nadie quiso salir. A partir de aquí nace otro nuevo Cipotegato, al que se presentan voluntarios para representarlo gratuitamente y por orgullo, y cada año son más.


  • Danielort28/08/14 13:39
    Esa tradición que algunos dicen del siglo XXI  se remonta al siglo XVIII, evolucionando de forma absolutamente libre de suspicacias mercadistas o politiqueras. Dense el gusto de mejorar su mal carácter los que nos critican pásandose por mi pueblo. Les haremos sentirse como en casa y hasta quizás puedan aprender algo sobre nosotros y de nosotros que les haga pensarse dos veces escribir a un periódico a criticar por desahogar mala leche, sin más. 
  • altoaragón28/08/13 00:00
    Si la envidia fuera tiña...
  • babel28/08/13 00:00
    No hay como ser de Tarazona y no poder estar en la plaza , a las 12, por estar trabajando fuera. Lo he visto un poco en Antena Aragón y me he emocionado. Aupa San Atilano, Aupa Tarazona!!.
  • yo28/08/13 00:00
    Mira que hay gente amargada por ahí eh... nunca he estado en esta fiesta y me gustaría ir un año. Dejar vivir un poco y el que no quiera salir (como los que comentan) que no lo hagan, pero dejar que el resto disfruten! Total ahora llega el Pilar y más quejas... con lo que cuesta producir y distribuir las flores para que acaban en el vertedero... dejar vivir un poco y disfrutar de una vez
  • turiaso28/08/13 00:00
    Opinar de todo peyoratívamente eso sí que es una tradición insana. El que viene a Tarazona y nos conoce sí que puede hablar y no lo hará por no callar, que perderá el tiempo en otros menesteres. Viva el Cipote!!
  • Alberto27/08/13 00:00
    Querida Hortelana, no se de que localidad serás, pero me imagino que de aquella que seas, tendrá alguna tradición que celebres. Yo no me atreveré jamás a faltar ninguna tradición de ninguna localidad del mundo, ya que las tradiciones de cada municipio son las señas de identidad de sus habitantes. Por eso ruego que no faltes al respeto a ningún vecino ni de Tarazona ni de nuestros amigos de Buñol. Ya que todos estamos muy argullosos de celebrar nuestras tradiciones y de seguir las señas de identidad de nuestros municipios y de nuestros antepasados. Saludos de un turiasonense.
  • Hortelana27/08/13 00:00
    ¡Con lo que cuesta producir los tomaticos, qué pena me dan que tanto en Tarazona como en Buñol se destrocen de esta manera! Tradiciones absurdas....
  • santi27/08/13 00:00
    #2 menuda tradicion, con la gente que pasa hambre en este mundo, sigue estando orgulloso de tirar comida de esas maneras.
  • arheesk27/08/13 00:00
    Querido Alberto: si el "moderador" me lo permite decirte que en España se induce al alcoholismo a los niños. Eso se llama VERGUENZA HUMANA. Que tirar comida no es una tradición, con el hambre que se pasa se llama VERGUENZA HUMANA. Y si vuestros políticos os han hecho así de insensibles, siempre habrá gente con valores para al menos decir lo que son estas fiestas: ABSURDAS.
  • Daniel27/08/13 00:00
    Y si en mi pueblo fuera tradición quemar el coche del alcalde... Sólo por ser tradición estaría permitido y habria que hacer la vista gorda al margen de la ley y la etica? Venga hombre, para hacer semejante jilipollez que repartan los tomates entre los que no les llega ni para comer, que desafortunadamente cada vez son más.
Ver más comentarios


Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo