Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Seguridad en Aragón

La Guardia Civil custodia 1.800 armas involucradas en delitos en Aragón

Además, otras 5.700 se encuentran en sus dependencias por falta de licencia u otros incumplimientos administrativos. La mayoría acabarán destruidas.

I. M. Zaragoza Actualizada 02/07/2013 a las 09:19
1 Comentarios
La Guardia Civil controla las armasEFE

La Guardia Civil custodia un total de 1.830 armas en su depósito relacionadas con algún tipo de hecho delictivo en Aragón. Se trata de una importante cantidad de piezas puestas a disposición de la autoridad judicial. O lo que es lo mismo, será un juez quien dictamine qué hacer con ellas una vez concluido el proceso y hecha pública la sentencia.

A esta mercancía potencialmente peligrosa se une otra aún mayor. El depósito de la Guardia Civil contiene en la actualidad 5.777 armas retiradas del mercado como consecuencia de algún tipo de infracción administrativa.

En este caso se trata, en su mayoría, de armas de caza, cuyos propietarios han incumplido la regulación vigente, como la Ley de Caza o la de Protección de la Seguridad Ciudadana, o que simplemente la han aportado voluntariamente.

Para estos supuestos la autoridad competente no es un juez, sino las diferentes administraciones, como la “Subdelegación de Gobierno, el Gobierno de Aragón, o incluso, y en menor medida, los ayuntamientos”, explican fuentes de la Comandancia de Zaragoza, donde se guardan la mayoría de las armas confiscadas o depositadas en la Comunidad.


¿Quién da más?

El destino final de estas armas pasa por cuatro soluciones: devolución, destrucción, subasta o exposición en un museo. La última venta al público en Aragón tuvo lugar el pasado mes de junio en la Comandancia de Huesca, donde se subastaron 92 armas -entre revólveres, rifles de caza mayor, carabinas y escopetas- por el departamento de Intervención de Armas.

La puja final superó los 3.000 euros. “Se trata de armas que nos traen sus dueños cuando se les ha caducado la licencia o han decidido dejar de practicar la caza o el tiro deportivo”, explicaba el Cabo Primero Catalán, uno de los agentes encargados de supervisar la subasta. “Hay personas mayores, que deben renovar su licencia cada dos años –los mayores de 60- o cada año –los mayores de 70-, lo que puede suponer un coste de 50 o 60 euros, una cantidad que a muchos jubilados, que salen a cazar una o dos veces al año, no les compensa”.

El dinero recaudado en este tipo de pujas sirve para pagar las costas del juicio, en su caso, o directamente a las arcas del Estado. A cambio, el nuevo propietario desconoce por completo el origen de las armas. Nadie sabe si se empleó en un asesinato o simplemente como actividad deportiva.

No obstante, las armas de fuego son minoritarias en las subastas que organiza cada comandancia de la Guardia Civil, en las que son mayoría las armas de caza, seguidas de las armas de coleccionistas y las deportivas, incautadas porque el particular pierde la licencia.

La mayor subasta de la historia de la Guardia Civil se produjo el pasado año en Madrid cuando se adjudicaron 1.000 de las 4.000 armas expuestas, de las cuales solo el 1% eran de fuego.

Incluso al museo

Son las que han sobrevivido y vuelven al mercado. En realidad, representan la excepción, ya que la mayoría serán destruidas. Tan solo unas pocas privilegiadas acabarán en una vitrina expuestas al público. Son aquellas con un componente histórico o artístico por el que merece la pena conservarlas en el Museo de la Guardia Civil.



  • Miguelon196802/07/13 00:00
    No se podrian aprovechar para las fuerzas de seguridad del estado?, seria un ahorro,


Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo