Fiestas del Pilar
Suscríbete

Un cálido ‘abrazo’ jotero a la Virgen del Pilar pone fin a diez días de programación cultural

200 joteros suman sus voces en la basílica y en el escenario de la fuente de Goya, con 900 asistentes. La ‘Plegaria aragonesa’ escenificó la unión de todos los participantes como colofón al acto.

El gran acto final de la programación cultural del Pilar tuvo este domingo a la jota aragonesa como protagonista indiscutible, tras diez intensos días en los que se han programado más de 250 actividades. Doscientos joteros tanto de la ciudad como de distintas localidades de la provincia y el resto de Aragón, vestidos con sus trajes regionales, unieron sus voces para ‘abrazar’ a la Virgen del Pilar, en una despedida emotiva y diferente que nace con vocación de continuidad y que, en esta ocasión, sustituyó a los tradicionales fuegos artificiales debido a la suspensión de las fiestas por la pandemia del coronavirus decretada por el Departamento de Sanidad de la DGA.

El acto, al que acudió el arzobispo de Zaragoza, Carlos Escribano; el deán del Cabildo Metropolitano, Joaquín Aguilar; el alcalde, Jorge Azcón; la vicealcaldesa, Sara Fernández; y otros representantes institucionales, comenzó a las 22.00 en la Santa Capilla de la basílica del Pilar, donde no se permitió el paso a apenas visitantes al estar el aforo restringido. Se desarrolló en dos partes. En la primera, Nacho del Río y Beatriz Bernad cantaron varias piezas, tanto solos como a dúo, y bailó la pareja formada por Carlos Gil y Alicia Guerri. Los músicos que acompañaron a los cantantes y bailarines fueron Víctor Martín, Ángel Sancho y Sergio Aso, conocido en el mundo jotero por ser el director de la Rondalla del Certamen del Pilar y que además fue el coordinador artístico del evento. El propio Aso explicó hace unos días que este acto tiene como objetivo que «el mundo del folclore aragonés haga patente con su trabajo y su arte el cariño y la devoción que siente por la Virgen del Pilar».

El repertorio fue una breve pero intensa antología del folclore aragonés en honor a la Virgen del Pilar, en la que destacó el estreno de una coreografía de Gil y Guerri sobre una música conventual del maestro Juan José Trullén. En la segunda parte, durante los dos minutos finales, los doscientos joteros presentes cantaron al unísono la pieza ‘Plegaria aragonesa’, escenificando así ese Abrazo de la jota a la Virgen del Pilar.

En el interior de la Basílica del Pilar, Beatriz Bernad y Nacho del Río han interpretado varias Jotas. En el exterior, el público ha podido verlo a través de una pantalla hasta que todos los joteros han salido a cantar al escenario.

Algún baile y largos aplausos

El público congregado en la plaza pudo contemplar las diferentes actuaciones a través de una pantalla gigante que se instaló para la ocasión junto a la fuente de Goya. Un total de 900 personas pudieron acceder a la parte del escenario y, aunque al principio había varios asientos vacíos, discurrido un tiempo se abrieron las puertas para que quien quisiera entrar, siempre respetando el aforo máximo, pudiese hacerlo. Además, como la DGA permitió finalmente retirar las mallas de ocultación, decenas de ciudadanos se acercaron a disfrutar del espectáculo desde el exterior. Algunos, de casualidad, se vieron sorprendidos por el acto: «¡Que bonito!, dentro de la basílica quedará muy elegante», le contaba una mujer a su marido mientras se acercaban a la pantalla. Hubo quien incluso aprovechó que estaba de pie para echar algún baile al ritmo de las jotas.

Con una escrupulosa puntualidad, la primera parte del acto concluyó pasados los veinte minutos previstos. Fue entonces cuando los doscientos joteros comenzaron, uno a uno, a abandonar la basílica. Y lo hicieron sintiendo el calor de quienes les esperaban fuera, acompañados de unos largos aplausos que no dejaron de oírse hasta que todos estaban ya en la plaza. Una vez en allí, los 200 joteros fueron subiendo por grupos al escenario para interpretar distintas piezas y que el público pudiera «conocer a todos los protagonistas del abrazo a la Virgen».

Plegaria del Abrazo de la Jota a la Virgen

Participaron Estampa Baturra, El Pilar, Zierzo, Grupo d’Aragón, Grupo Folclórico Aires del Martín, Escuela de Jota de Estela Alarcón, Rasmia Aragonesa, Escuela de Jota de Sonia Platero, Escuela de Jota de Pedro Morales y Pilar García, Escuela de Javier Soriano, Estilos d’Épila, Nobleza, Grupo Folclórico Nuestra Señora de Burjazud, La Jota de Zuera, Escuela de Jota de Santa Isabel, Escuela de Jota de Luceni, Escuela de Jota Parque Goya, Antología Aragonesa y Puente de Piedra. Al final, todos ellos, repartidos por el recinto, unieron sus voces para volver a entonar la ‘Plegaria aragonesa’ como cierre.

"Hemos sentido la jota de verdad, con mucho silencio y respeto"

La emoción que sintieron los doscientos joteros que participaron ayer en el abrazo a la Virgen del Pilar dentro de la basílica se trasladó también al público que seguía el acto a través de una pantalla gigante.

Dos amigas zaragozanas, Pilar Enguita y Ana Lasheras, no podían ocultar su alegría. «Veníamos de pasear por la ribera y nos hemos quedado a verlo», explicaron. «Ha sido por casualidad, pero la verdad es que nos ha maravillado. Hemos tenido escalofríos por la emoción, porque hemos sentido la jota de verdad, con mucho silencio y mucho respeto».

Hubo, incluso, algún turista que no quiso dejar pasar la ocasión de escuchar la música tradicional aragonesa. Era el caso de Mari Carmen Casasnovas, Flor Rubinos e Iria Álvarez, que regresaban de Badalona a Galicia y decidieron hacer noche en Zaragoza para vivir los últimos coletazos de la semana del Pilar. Juntas, y moviéndose al compás de los acordes de las guitarras, se mostraron «encantadas» con el espectáculo: «Es muy bonito, lo estamos viviendo mucho, igual que hacemos allí con las muñeiras o la jota gallega». 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión