Fiestas del Pilar
Suscríbete

"Ojalá todo el mundo pudiera sentir esta emoción"

Los participantes en este ‘abrazo’ coincidieron en la "oportunidad única» de este acto, que calificaron como «un privilegio" pero también "una gran responsabilidad".

Abrazo jotero a la Virgen del Pilar
Abrazo jotero a la Virgen del Pilar
José Miguel Marco

El reloj acababa de marcar las nueve de la noche y una larguísima hilera de joteros caminaba casi en procesión a orillas del Ebro. Lo hacían tranquilos, sabiéndose rodeados de aquellos a los que les une un mismo sentimiento: una única pasión que en poco más de una hora iban a hacer sonar ante la Virgen del Pilar como colofón a los actos culturales organizados en su honor este 2021. Eran nada más y nada menos doscientos los joteros que, llegados de distintos puntos de la provincia y del resto de la Comunidad, estaban a punto de hacer sonar sus voces al unísono en el interior de la basílica. Una ocasión para todos «muy especial» que despertaba en ellos, sobre todo, una «gran emoción», aunque también orgullo, responsabilidad y, cómo no, «algo de nervios».

Tantos, que se habían preparado para la cita con mucha antelación. Desde luego, no podían llegar tarde. A las 19.45 habían quedado para reunirse en las escaleras del Club Náutico. Y poco antes de las 21.30 ya habían pasado, en orden de llamada y, ahora sí, en un respetuoso silencio, al interior de la basílica del Pilar, a través de la puerta trasera que da acceso a la Santa Capilla. «Todos sienten mucho honor. No es por lucimiento ni por diversión, sino que se sienten muy honrados de poder cantarle a la Virgen. Es más emoción que otra cosa», explicaba el coordinador del evento, Sergio Aso, poco antes de que se abrieran las verjas del templo. Otra cosa en la que coincidían tanto él como el resto de los presentes era en la «vocación de continuidad del acto».

Al menos, era lo que deseaba Marta Gregorio, que había venido junto a La Jota de Zuera desde la localidad que da nombre al grupo. «Creo que ha sido una buena idea. Ojalá se convierta en una tradición, como los fuegos artificiales», expresó, no sin antes dejar claro que «este privilegio no se tiene todos los días». Se refería, claro, a cantar ante la Virgen, y en unas fechas tan emblemáticas como estas. Aunque se mostraba serena, aseguraba que «la procesión va por dentro», porque participar en un acto así no deja de ser también «una responsabilidad». Tampoco lo había hecho nunca acompañada por tantas voces.

En el interior de la Basílica del Pilar, Beatriz Bernad y Nacho del Río han interpretado varias Jotas. En el exterior, el público ha podido verlo a través de una pantalla hasta que todos los joteros han salido a cantar al escenario.

No era el caso de Ariadna López, que explicaba que al ser guitarrista había participado ya en otras ocasiones en «algún juntón» donde había más de 200 personas. Pero en el canto, aclaraba, no es lo más habitual.

Un poco más atrás en la fila para acceder a la basílica, una familia de Grisén, María Pilar Larrosa y Francisco Lorente, con su hija Leyre, acudía con la rondalla de Luceni. Mientras esperaban su turno para entrar con su grupo, resumieron el sentir general de los joteros que participaron ayer en este acto: «Es una oportunidad. Ojalá todo el mundo pudiera sentir esta emoción». Para ellos, el mundo de la jota es «una gran familia». Otro de los grupos que participó en el colofón de la programación cultural del Pilar fue el de la escuela de jota de María Estela Alarcón, de Pastriz, que acudió con una veintena de alumnos, tanto de este municipio como de Fuentes de Ebro, El Burgo de Ebro, Sabiñán, Paracuellos de la Ribera o Ricla. La propia María Estela, junto a Mª Pilar Rubio y Víctor Pascual, madre e hijo, coincidieron en «la gran emoción y alegría» de este momento. «Es una oportunidad única», aseguraron.

Además de los grupos, asistieron algunos de los premiados en distintas ediciones del Certamen Oficial de Jota Aragonesa. Una de ellas, Ana Belén Montorio Gracia, que acudió con el grupo Aires del Martín, trasladó que este momento «representa la unión del mundo de la jota y es una emoción cantar en la basílica», indicó. Reconoció, minutos antes de entrar, que estaba «tranquila»: «Tenía más nervios al cantar en el Auditorio».

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión