Despliega el menú
Fiestas del Pilar
Suscríbete

aragón

José Dallo: "He cruzado el Atlántico para estar estos días en Zaragoza"

El zaragozano, asesor del secretario general de la ONU, se encuentra en la capital aragonesa.

Dallo, ayer, en las calles anejas a la plaza del Pilar.
Dallo, ayer, en las calles anejas a la plaza del Pilar.
Oliver Duch

Usted se llama José María Dallo Moros, pero al asesor del secretario general de la ONU (Organización de la Naciones Unidas), Antonio Guterres, le llaman Jose Dallo…

Es cierto, en la ONU soy Jose Dallo. Soy de Zaragoza, me crié en el barrio de San José, estudié en el colegio Agustinos; pero me llaman así. No le ponen acento, el teclado del ordenador es en inglés. Y María puede ocasionar algún equívoco.

¿Qué hace Jose Dallo en Zaragoza en el día del Pilar?

¡Qué mejor día que el día del Pilar para estar en Zaragoza!

Entiéndame usted, se lo tenía que preguntar...

Precisamente, he cruzado el Atlántico para estar estos días en Zaragoza. Llegué el día 11 y me iré hoy, día 13.

Al menos ha estado dos días sin trabajar en la ONU…

No, también he teletrabajado estos dos días.

No para…

Es que todos los días surgen cuestiones, y hay que resolver esas cuestiones de inmediato.

Por cierto, ¿cómo se llega hasta el puesto de asesor del secretario general de la ONU? Confieso que me intriga ese itinerario.

Desconozco otros caminos. El mío es el siguiente. Me licencié en Económicas y en Derecho. Tengo que decirle que a las clases de Derecho no podía ir. Estudié la carrera en la biblioteca. Completé mi formación en la Pompeu Fabra, en la UNAN de Managua y en Harvard.

¿Cuáles fueron sus primeros trabajos y cargos?

Trabajé como camarero en bares de Zaragoza durante mi etapa de estudiante. Me marché de Zaragoza hace 27 años. Trabajé hasta 2009 para la Agencia Española de Cooperación Internacional. Viajé mucho en ese desempeño: en El Salvador en plenos terremotos de 2001, Nicaragua con el huracán Mitch, Uruguay, Honduras… Mi mujer, Mariela, es nicaragüense. Mis hijos, Paula y Sebastián, nacieron en Uruguay. De Honduras me vine a la ONU, a Nueva York.

¿Qué tal en Nueva York?

Muy bien. Antes vivía en un pequeño apartamento en Manhattan. Como tengo mujer e hijos, ahora residimos en el extrarradio, en Westchester.

Ya lleva un tiempo en la ONU, le ha ido bien allí…

Comencé en el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo. Luego estuve en la sección de Objetivos de Desarrollo Sostenible, otro año en Coordinación de Agencias (Unicef, FAO…). De allí me fui a Montevideo para abrir la Oficina para América del Sur para el Medio Ambiente. Ahora trabajo como ‘senior advisor’ en el gabinete del secretario general.

Habrá conocido a gente importante…

La semana pasada estuvimos con Jeff Bezos…

¿Qué imagen tienen de España en la ONU?

Muy positiva en todos los sentidos. Es un país querido y respetado. Ayer, por ejemplo, hubo el Desfile de la Hispanidad en la Quinta Avenida de Nueva York. Por cierto, hace unos años asistió al acto mi madre, vestida de baturra, y mis hijos, también vestidos de baturros.

Eso está bien. Pero a usted se le ve gozoso hoy en Zaragoza.

Pasear por el Camino de las Torres, por el Paseo de las Damas, por Independencia, ir al Pilar, tomarse tranquilamente un café… Eso no tiene precio. Qué le diría de ver a mis padres, José María y Amparo; a mis hermanos, Eduardo y Mónica. El día 11 cené con mis primos. Hoy quedaré con los amigos de Agustinos de siempre: con Miguel Ángel Trigo, Sergio Ochoa, Fernando Cura, Rafa y Pepito Fernández, Fernando Esteban, Nacho Linares…

Qué bien jugaba al fútbol Nacho Linares…

Jugué con él en Agustinos. Nos entrenaba Pepe Sarasa, que luego fue médico del CAI Zaragoza, y Emilio Larraz, que ahora entrena al filial del Real Zaragoza, el Aragón. Ya ve, ha pasado mucho tiempo; pero sigo teniendo muchísimos motivos para regresar a Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión