Despliega el menú
Fiestas del Pilar
Suscríbete

Los vecinos del Casco piden mayor control policial para evitar aglomeraciones, botellones y ruido

La noche del sábado al domingo se saldó con una veintena de botellones. Además, dos jóvenes fueron detenidos tras arrojar botellas y sillas a los agentes de la Policía Nacional en la plaza del Justicia.

SUCIEDAD EN LA PLAZA DEL JUSTICIA Y EL CASCO VIEJO ( BOTELLONES ) / PILAR 2021 / 10/10/2021 / FOTO : OLIVER DUCH[[[FOTOGRAFOS]]]
Efectos del botellón en el centro de Zaragoza
Oliver Duch / HA

Los vecinos del Casco Histórico reclamaron un mayor control policial para evitar las imágenes vividas durante el pasado fin de semana, "muy similares" a las que se producían en unas Fiestas del Pilar al uso. "Hay muchísimo ruido de forma permanente y las calles están abarrotadas. Es un botellón constante", apuntaron desde la Asociación Stop Ruido Zaragoza. Entre las mediciones llevadas a cabo alrededor de las 0.30, tanto en la calle Mayor como en San Jorge y el Tubo se superaban ampliamente -por encima de 70- los 55 decibelios permitidos. "Se utiliza la calle como bar y eso no es un fenómeno de ahora. Llevamos mucho años sufriéndolo", recalcaron, al tiempo que lamentaron la suciedad resultante. En este sentido, reconocieron que durante las semanas previas a las ‘no fiestas’, cuando ya estaba abierto el ocio nocturno, había aglomeraciones pero no como las de estas dos últimas noches. Por su parte, desde la Asociación de Vecinos de Valdespartera, otro de los puntos más concurridos, aseguraron que, de momento, no habían recibido quejas al respecto. 

Incidentes del sábado al domingo

La segunda noche de la semana del Pilar se saldó con una veintena de botellones -tres de ellos con más de un centenar de participantes- en los alrededores del recinto ferial de Valdespartera y en el Casco Histórico. Además, dos jóvenes fueron detenidos tras arrojar botellas y sillas a los agentes de la Policía Nacional en la plaza del Justicia, que tuvo que ser desalojada ante el riesgo de que se produjeran altercados de mayor calado al haber concentradas más de 200 personas todavía de fiesta.

Durante la noche, los efectivos de la Policía Local llevaron a cabo 12 intervenciones para disolver botellones, dos de ellas, con más cien personas en Valdespartera. En otras ocasiones, apuntaron fuentes de la Nacional, no tuvo que ser necesaria la intervención, puesto que los jóvenes, una vez veían aparecer a los agentes, se dispersaban. Su presencia también está siendo disuasoria en los principales parques y en la ribera del Ebro, espacios en los que tradicionalmente se llevan a cabo las reuniones para ingerir alcohol. Así, tras recibir un aviso desde el Hospital Universitario Miguel Servet, la llegada de la policía evitó la celebración de un botellón en el parque José Antonio Labordeta, donde numerosos jóvenes empezaban a agruparse.

Ya de madrugada, comenzaron las aglomeraciones en calles del Casco Histórico como el Temple, donde el uso de la mascarilla era casi anecdótico y la distancia interpersonal, inexistente. En un ambiente de alegría y jolgorio, la noche transcurrió sin graves altercados hasta que sobre las 4.30 la Nacional recibió un aviso de que estaban tirando piedras al balcón de una vivienda ubicada en la calle Santa Isabel y que hirieron a una mujer en el ojo. Cuando llegaron al lugar, apuntaron fuentes policiales, la afectada ya se había ido a un centro médico y, por el momento, no consta que haya presentado denuncia por los citados hechos.

La afluencia no disminuyó durante las horas siguientes, cuando todos los establecimientos de ocio nocturno ya habían cerrado sus puertas. Y unas 200 personas continuaban en la plaza del Justicia ingiriendo bebidas alcohólicas. En aquel momento empezó el caos. Un joven, C. T. F. S., de 18 años, comenzó a arrojar sillas metálicas a los efectivos policiales y botellas de vidrio a los vehículos de la patrulla, por lo que fue detenido. Alrededor de las 7.00 se procedió al desalojo de la plaza y fue entonces cuando se produjo la segunda detención, de Y. R. T., de 21 años, que llegó a romper una botella en los pies de uno de los agentes y posteriormente se dio a la fuga. A ambos se les imputan delitos de resistencia y desobediencia. A lo largo de la jornada, se notificaron robos con violencia y hurtos, además de producirse alguna pelea que, según puntualizaron estas mismas fuentes, no fue a mayores. 

"Relativa normalidad"

La vicealcaldesa de Zaragoza, Sara Fernández, reconoció que durante la pasada noche hubo "algún que otro botellón más grande". No obstante, matizó que la jornada se desarrolló "con relativa normalidad" y que los cuerpos policiales desplegaron al 100% sus efectivos. Asimismo, se efectuaron 199 pruebas de etilometría, con un resultado de 14 sanciones administrativas y tres penales y se practicaron 17 mediciones de ruido, cuatro positivas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión