Despliega el menú
Fiestas del Pilar
Suscríbete

La Virgen del Pilar volverá a lucir su manto el día 12 después de año y medio con la columna al descubierto

En marzo de 202o se decidió dejar de ponerle los ricos textiles para evitar su manipulación durante la pandemia. Este martes volverá a lucir, como es tradición, el donado por el Cabildo en 1762. 

Manto de la Virgen del Pilar donado por el Cabildo
Manto de la Virgen del Pilar donado por el Cabildo
Blog Devoción a la Virgen del Pilar

La pandemia generó hechos históricos, como el cierre de la basílica del Pilar por primera vez en sus 340 años de historia. Fueron 57 días extraños entre marzo y mayo de 2020, y el temor al nuevo coronavirus también obligó a dejar a la Virgen del Pilar sin manto para evitar la manipulación diaria de las costosas vestimentas, dejando al descubierto la columna repujada en plata sobre la que, según la tradición, la Virgen se presentó en carne mortal al apóstol Santiago en el año 40 a.C.

Se rompió así la tradición que dicta que los días 2, 12 y 20 de cada mes no luce los ricos paños donados por particulares o asociaciones. Lo hace en recuerdo de la venida de la Santísima Virgen a Zaragoza (2 de enero), de su fiesta principal (12 de octubre) y de la Coronación canónica de la Imagen (20 de mayo).

Sí lo viste, claro está, el 12 de octubre, su día grande, y en esa fecha siempre luce el más antiguo que posee, el donado por el Cabildo en 1762, confeccionado por las madres capuchinas de Zaragoza. Es de terciopelo blanco, ocre ya debido al paso del tiempo, con bordados en oro. Luce el anagrama de MARIA con la corona real, volutas, flores y ramas. De este modo, el próximo martes será el primer día en que la Virgen volverá a llevar su preciado adorno más de año y medio después.

Más de 450 paños diferentes

En la actualidad, la Virgen cuenta con más de 450 mantos, que se guardan en el Museo Pilarista de la basílica. Salvo los días del mes en que no luce ninguno, cada día lleva uno diferente. Cada noche tras cerrar el templo, el Capellán de la Virgen accede a su camarín para retirar el manto que la ha cubierto durante la jornada y coloca el que lucirá al día siguiente.

Los mantos conservados tienen dos medidas, dependiendo de si estaban confeccionados para colocarse sobre la propia imagen, a modo de falda que cubriera el Pilar, o sobre la Santa Columna directamente. Antiguamente, los paños se colocaban como un vestido, dejando al descubierto tan solo la cabeza de la Virgen y del Niño y sus manos. No fue hasta el siglo XX cuando se decidió que el manto cubriese tan solo el Pilar, y la imagen quedara descubierta.

El color del manto elegido debe adaptarse al calendario litúrgico. Además, casi todos los días se reciben peticiones de donantes para poner un manto concreto, aunque estas solo se conceden si el elegido se adecúa a los colores correspondientes del ciclo litúrgico. También se tiene en cuenta la festividad que se celebra el día concreto, como es el caso del Día de la Virgen del Carmen (16 de julio). Ese día se coloca el manto de las Carmelitas.

Algunos días la Virgen puede vestir hasta dos mantos, según las circunstancias y acontecimientos. Por ejemplo, si un día se celebra el día de las Fuerzas Armadas por la mañana y por la tarde se oficia una misa para los joyeros de Zaragoza, entonces la Virgen vestirá con los ofrendados por ambos.

Consulta el programa completo de las 'no fiestas' del Pilar 2021 de Zaragoza.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir todos los Planes del Pilar 2021.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión