Despliega el menú
Fiestas del Pilar

día del pilar

Una Ofrenda de Flores de altura "con la misma ilusión e idéntico cariño"

Gladiolos y claveles se asoman tímidamente a los balcones zaragozanos, en una iniciativa lanzada por los floristas de Aragón, que no contaban con el cierzo de estos días.

Desde un balcón se cuenta que Julieta lanzó sus trenzas a Romeo. Desde atalayas semejantes saluda la realeza a sus súbditos y los fieles católicos atienden a las fumatas, negras o blancas. Balcones más mundanos, los de los particulares, sirvieron durante el confinamiento de la pandemia de coronavirus para socializar mínimamente y aplaudir el esfuerzo de los sanitarios. Ahora, en estas fiestas que no son fiestas, los balcones de Zaragoza adquieren un nuevo protagonismo para cumplir con la tradición de la Ofrenda de Flores a la Virgen del Pilar.

“En circunstancias normales, me hubiera vestido hoy de baturra. Muchos años he participado en la Ofrenda, aunque en las últimas ediciones me bastaba con ir a la plaza del Pilar para hacerme una fotografía con la familia”. María Pilar Alonso, vecina de San Vicente de Paúl, muestra algunas de estas instantáneas en las que posa junto a su marido: ella con el traje tradicional aragonés y él, Teo, vestido de labriego manchego dado que procede de Albacete.

La pareja pasó ayer la mañana del domingo diseñando su singular Ofrenda de balcón de este peculiar Pilar. “Cuando conocimos la propuesta de engalanar los balcones nos pareció buena idea y nos apetecía participar. Lo hacemos con la misma ilusión e idéntico cariño. Es verdad que no se están viendo aún muchos balcones decorados, pero todavía hay tiempo para que más vecinos se animen”, comentan.

María Pilar explica que su balcón luce muy verde porque han optado por hacer uso de más ramas que flores. “Tenemos un pequeño terreno en Movera y de allí hemos recolectado algunas plantas. Hemos colgado ramas de granado, hiedra, adelfa y flores de ciprés”, explica Teo, al tiempo que señala un poto del salón de casa, que han aprovechado para podar. “En el centro hemos colocado una imagen de la Virgen de cerámica, sobre una base que hemos revestido con un mantón para adornarlo”, comentan.

El matrimonio seleccionando algunas de las ramas para la decoración.
El matrimonio seleccionando algunas de las ramas para la decoración.
Toni Galán

La Ofrenda es el acto más emocionante de las fiestas. Tanto por lo vistoso como por lo participativo”, explican, antes de redundar en que no hace falta tener un sentimiento religioso exacerbado para llevar flores a la Virgen el 12 de octubre. “Recuerda la frase aquella de Buñuel en la que el cineasta se confesaba ateo pero decía que a la Virgen del Pilar no se la tocaran”, apunta Teo.

Para que el cierzo no hiciera de las suyas, los elementos que han colocado en el balcón están bien sujetos con bridas y permanecerán en el chaflán de San Vicente de Paúl “hasta que las ramas se vayan secando”. Desde la calle se aprecia perfectamente esta creación y algunos viandantes comentan que la parte más alta de la estructura sobre la que se suele colocar la Virgen (tiene unos 15 metros) “no tendrá más altura de las ofrendas que se ven en algunas terrazas”.

La iniciativa de engalanar ventanas y balcones, a la que parece que se están sumando más instituciones que particulares, partió de la Asociación de Empresarios Floristas de Aragóny se hizo extensiva a toda la provincia de Zaragoza. En los balcones no hay papel de celofán, ni esperas, ni embotellamientos, pero sí los claveles rojos y blancos que suelen acompañar a la Patrona. Hasta el Ayuntamiento de Zaragoza se ha sumado a la propuesta, que trata de suplir también el déficit de venta de flores para el sector. Además, hasta se ha convocado un concurso de engalanamiento de los balcones con tres premios de cien euros cada uno. Los participantes pueden subir hasta dos fotos a Instagram con el hashtag #ofrendabalconeszgz, desde las 10.00 del 11 de octubre hasta la medianoche del día 12.

Teo y María Pilar aún no saben si se animarán a mostrar su diseño en las redes sociales, pero sí están dispuestos a “curiosear” también la otra Ofrenda, la virtual, que hace dos días se puso en marcha en Internet. A través de la web 'www.ofrendadeflores.com', quienes lo deseen pueden pasear, de manera virtual, por la plaza del Pilar y seleccionar su ramo para adornar el manto de la Virgen. Quizá esta Ofrenda virtual, a golpe de clic, no tenga el encanto de elaborar una pequeña selva en el balcón de casa, pero “todo cuenta para honrar a la Virgen en un año en el que toca cumplir con la tradición de forma distinta y original”, concluye María Pilar Alonso. 

Etiquetas
Comentarios