Despliega el menú
Fiestas del Pilar

fiestas del pilar

La comparsa da la bienvenida a Río y Juego, el nuevo referente infantil

La propuesta de la PAI para los más pequeños de la casa se estrenó en 2016 en Ranillas con una gran afluencia de público.

La comparsa dio la bienvenida en 2016 a Río y Juego en Ranillas
La comparsa dio la bienvenida en 2016 a Río y Juego en Ranillas
A. Navarro / HA

Una traca de pólvora inundó el cielo del meandro de Ranillas el 9 de octubre de 2016 para dar el pistoletazo de salida a una de las iniciativas de más éxito de los últimos años en las Fiestas del Pilar de Zaragoza. El espacio Río y Juego comenzó su andadura a orillas del Ebro, y lo hizo además con la inestimable bienvenida de la comparsa de gigantes y cabezudos, que no quisieron perder la ocasión de dar un caluroso recibimiento a los recién llegados.

Entre gritos de admiración por la Pilara, el Morico y compañía, y algún abrazo repentino a la pierna del progenitor de turno por miedo a recibir algún azote, los más pequeños de la casa fueron los grandes protagonistas de una jornada marcada por la inusitada concurrencia en el antiguo recinto de la Expo. «Vino tanta gente que tuvimos miedo de que fuera demasiada», reconoce Luis Bordonada, de la Promotora de Acción Infantil (PAI), responsable del proyecto. «Sin embargo –aclara al momento–, fuimos ajustando poco a poco, acabamos muy contentos porque fue todo un éxito».

«Vino tanta gente que tuvimos miedo de que fuera demasiada»

Pese a enfrentarse a un recinto «gigante» que suponía una «apuesta potente», los responsables de la PAI pisaban suelo firme, ya que llevan desde 1988 entreteniendo a los niños –y no tan niños– de la capital aragonesa en montajes similares, aunque más reducidos, en parques como el de Bruil, Torre Ramona o Las Delicias.

«Había que cambiar de ubicación y la Expo estaba disponible. Cabía mucha gente y al Ayuntamiento la idea les gustó mucho, ya que además se podría recuperar un recinto algo en desuso», relata Bordonada.

Una oda a la sostenibilidad

Una vez logrado el espacio ideal, la PAI debía confeccionar una propuesta atractiva que, además, aportara a los más pequeños una visión enriquecedora de su entorno. «El reto era hacer un parque con materiales reciclados», explica Bordonada, que relata que contaron con la ayuda de la Fundación Ecología y Desarrollo. «Con ellos trabajamos en un plano teórico sobre la sostenibilidad, y a partir de ahí le dimos forma. La idea era que la gente comprobara cómo se podía hacer arte, cosas bonitas, con materiales sencillos», apunta.

Parece que acertaron el tiro, porque junto a la comparsa y a otras propuestas de éxito como el Parque de las Marionetas, llevan desde 2016 haciendo las delicias de los más pequeños.

Etiquetas
Comentarios