Despliega el menú
Fiestas del Pilar

zaragoza

Casi tres meses limpiando las calles de Montañana por amor a sus vecinos

Un residente de este barrio rural sale una vez a la semana con su tractor para limpiar la vía pública y complementar así las labores de desinfección que lleva a cabo del Ayuntamiento de Zaragoza.

Un residente de Montañana sale cada noche a desinfectar las calles del barrio.

La desinfección y limpieza de calles se ha convertido en una actividad fundamental durante el estado de alarma y emergencia sanitaria en el que permanece sumido el país desde mediados de marzo. Estas labores no solo se han llevado a cabo en las capitales de provincia, también en municipios y barrios rurales.

En estos barrios, el Ayuntamiento de Zaragoza impulsó un operativo de desinfección que llegó primero hasta las zonas más sensibles a los contagios como pueden ser los centros sanitarios, las residencias o las paradas de autobús. Además, desde el 25 de marzo, un equipo de operarios se dedica exclusivamente a la desinfección de calles y mobiliario urbano en los barrios rurales realizando dos baldeos semanales, según informan fuentes municipales.

Una tarea exhaustiva y minuciosa que, en algunos barrios como Montañana se ha complementado con las intervenciones de ciudadanos solidarios siempre dispuestos a arrimar el hombro por sus convecinos. Es el caso de Israel Mené, mecánico de profesión y agricultor por afición, que desde que se decretó el estado de alarma sale a la calle para limpiar y desinfectarla para que todos los residentes puedan salir de sus casas de forma más segura.

Comenzó haciéndolo por la calle en la que vive, La Hiedra, y sus adyacentes con una mochila de sulfatar. “Iba caminando tres o cuatro días a la semana”, explica Mené. Poco después decidió cambiar la mochila por un tractor y una sulfatadora y la alcaldía se puso en contacto con él para regular su actividad. En un principio, el área de Servicios Públicos desaconsejó a vecinos y voluntarios que ayudaran en esta tarea porque “requería uso de productos tóxicos” y debía hacerse con equipos de protección adecuados. No obstante, el consistorio ofreció a los alcaldes de los barrios rurales la posibilidad de reforzar los baldeos si consideraban que eran insuficientes siempre que se hicieran “con detergente y agua clorada de la red municipal”.

“Preguntamos si desde las alcaldías podíamos hacer algún servicio extra y contacté con el Ayuntamiento diciendo que por nuestra cuenta íbamos a hacer un día más de limpieza”, señala Cristina Vargas, alcaldesa de Montañana. El consistorio, por su parte, les hizo llegar una tabla con los productos desinfectantes permitidos y las proporciones de las mezclas.

Para evitar que haya vecinos en las calles, Israel sale con su tractor cuando cae la noche y su mujer se encarga de avisar a través de las redes sociales para que los vecinos estén informados. “Me tengo que ir adaptando. No es lo mismo cuando salía las primeras semanas porque no había nadie por la calle ni tampoco coches circulando”, comenta el voluntario. Por ello, a pesar de tener que hacer malabares para compaginar esta labor con sus turnos de trabajo prefiere limpiar a horas intempestivas. “Así no molesto a nadie ni tengo que ir parando la sulfatadora”, añade.

El ‘héroe del tractor’ para muchos vecinos

Con sus salidas nocturnas Israel se ha ganado la simpatía de muchos vecinos del barrio que por redes sociales lo han llegado a calificar como el ‘héroe del tractor’. Este vecino prefiere huir de este tipo de calificativos, aunque reconoce que sí le gustaría que hubiera habido más voluntarios que como él aportaran su maquinaria para continuar desinfectando el barrio.

Con todo, y aunque espera que no ocurra, asegura que si más adelante hay algún rebrote volvería a hacer lo mismo. “Mientras todos en la familia estuvieran bien y pudiera, lo haría”, señala. Y es que, a pesar del trabajo extra que le supone esta tarea a Israel le gusta y recibe numerosas muestras de agradecimiento por llevarla a cabo. “La máquina que llevo es para sulfatar en espacios grandes como campos de alfalfa y he tenido que adaptarla para la limpieza de las calles. Cada vez que quiero trabajar en el campo tengo que desmontarla y montarla de nuevo”, apunta.

Las previsiones apuntan a que pronto Israel dejará de desinfectar las calles de Montañana. De hecho, tal y como comentan desde la alcaldía del barrio esperan que esta o la que viene sea la última semana que necesiten los servicios del agricultor. “Eso significará que todo va a mejor y será una buena noticia”, concluye Israel.

Etiquetas
Comentarios