Despliega el menú
Fiestas del Pilar

fiestas del pilar

Jotas que llegan al corazón gracias a la lengua de signos

El festival ‘La jota en femenino’ de Semblante Aragonés ha contado sobre el escenario con una intérprete de lengua de signos.

Domingo (69), María José (62), Pascual (69) y Conchita (68) son maños, y como tal, adoran las fiestas del pilar. Sin embargo, esta edición pasará a convertirse en una de las más emocionantes de su vida pues, por primera vez, han podido disfrutar de un espectáculo de jota en la plaza del Pilar. Como ellos, otras personas sordas han sido partícipes del festival ‘La jota en femenino’ que protagonizaba Semblante Aragonés este viernes sobre un abarrotado escenario.

“Antes veíamos las jotas, a los joteros, pero no sabíamos lo que decían, ha sido la primera vez que hemos visto algo así”, asegura Domingo, notablemente emocionado. “No estamos acostumbrados. Ha sido muy emocionante y las jotas, por primera vez, me han llegado al corazón”, admite María José.

Además, aseguran que la traducción entrañaba cierta dificultad debido al vocabulario tan específico de algunas de las jotas que hablaban de labores tradicionales del campo como las cañiceras o las esbriznadoras. “Eran palabras difíciles de entender pero la chica lo ha hecho todo muy bien y para nosotros ha sido una grata sorpresa”, añade. “Ojalá sea así siempre”, concluye Conchita.

El grupo Semblanza Aragonesa ofreció este viernes un concierto de jotas en lengua de signos, accesible para personas sordas. Fue una oportunidad para hacer llegar el folclore aragonés a personas con este tipo de discapacidad.

La cita contaba con dos novedades, por un lado la inclusión de una intérprete de lengua de signos, Irene Roche, para la que ha supuesto, sin duda, un grandísimo reto; y por otro, la temática, que era una apuesta de la compañía a la hora de enviar un rotundo mensaje a la ciudadanía en forma de jota. Sobre el escenario, muchos de los joteros y joteras lucían lazos morados en la pechera de sus trajes regionales.

“Era la primera vez que me enfrentaba a un reto así, jamás me lo había planteado pero ha sido una cosa preciosa”, explica. Por su parte, como aragonesa, asegura que a pesar de que siempre ha oído jotas, nunca atendía al mensaje. “Estas letras son distintas, son letras que empoderan a la mujer y conciencian a la sociedad”, afirma.

“Cuando vuelvo por la noche, de regreso a mi casa, no quisiera tener miedo ni sentirme amenazada”, o “Que orgullo sería decir, que somos todos iguales, que el machismo ya murió, y que no hay desigualdades”, han sido algunas de las coplas que se han escuchado sobre el escenario, ante un emocionado público, aunque no ha faltado la nota de disconformidad entre algún que otro asistente.

“Nos queremos joteras, vivas y libres”

Temáticas como el miedo que pasan algunas mujeres al volver solas a casa por la noche, coplas contra el maltrato y un buen puñado de elogios al talante de la mujer aragonesa han conformado la cita, al grito de “Nos queremos joteras, vivas y libres”.

Junto a algunos más famososo como Los Sitios de Zaragoza o la jota de La Dolores, la mayoría de los temas han sido compuestos por las personas del Grupo Folklorico Semblante Aragonés. “Desde 2005 apostamos por un festival que cada año aborde una temática diferente y que resulte sobre todo innovador”, explica Eduardo Serrano, vicepresidente, profesor y bailarín de la compañía, que asegura que otro de sus objetivos era actualizar la jota aragonesa y tratar temas actuales. “Queríamos traer un mensaje tan importante como el de la igualdad a todos los aragoneses a través de algo tan bonito y tan nuestro como es la jota”, añade.

Tampoco se han olvidado de aquellas aragonesas ilustres, que han sido y son ejemplo “del carácter luchador de la mujer de Aragón”, explica Juan Carlos Serrano, director de la compañía. Ente ellas, María Moliner, María Rafols, Casta Álvarez o Agustina de Aragón han tenido su parte de protagonismo en la cita. 

Etiquetas
Comentarios