Despliega el menú
Fiestas del Pilar

El Rosario de Cristal alumbra un participativo domingo

Salió a las 19.00 desde la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús y llenó de luces y faroles las calles del centro de la ciudad, en uno de actos más multitudinarios de las Fiestas del Pilar.

Procesion del Santo Rosario de Cristal por las calles de Zaragoza
Rosario de cristal_2
A PHOTO AGENCY

El Rosario de Cristal volvió a llenar de emoción y fervor el centro de Zaragoza, esta vez en el último día de las Fiestas del Pilar de este año. Tras una multitudinaria Ofrenda de Frutos y tras vivir este sábado una Ofrenda de Florescon récord de participantes, se esperaba una afluencia masiva también en el Rosario, uno de los actos preferidos por los zaragozanos y que el año pasado contó con unos 150.000 participantes.

Salió a las 19.00 desde la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús y llenó de luces y faroles las calles del centro. Como cada 13 de octubre, el casco histórico de la capital aragonesa ve desfilar una procesión formada por decenas de carrozas y estandartes, que ya en 2012 recuperó su tradicional recorrido pasando por San Pedro Nolasco, Santo Dominguito de Val, San Vicente de Paúl, Coso, plaza de España, Alfonso I, plaza del Pilar, Don Jaime, La Seo, Sepulcro, San Bruno, San Lorenzo, San Jorge y Pedro Joaquín Soler, hasta regresar a su lugar de origen.

Un rosario de dos kilómetros

Minutos antes de que diera comienzo el acto, hombres, mujeres y niños vestidos para la ocasión se agolpaban a lo largo de la calle de Verónica, esperando a que su grupo fuese llamado por megafonía. En las principales vías del centro, el público se concentraba a los laterales, al otro lado de las vallas, para contemplar pasar a los devotos y los faroles de cristal que simbolizan las cuentas de un rosario. 

Los faroles, diseñados por el arquitecto Ricardo Magdalena, representan cada una de las partes de la oración del rosario que se escucha aún por megafonía en todo el Casco Histórico: los Misterios, los Padrenuestros, las Avemarías, los Glorias y la Letanía.

Faroles monumentales

Los quince faroles monumentales, más grandes que los demás y transportados en carrozas, simbolizan los quince misterios y la multitud de vidrieras iluminadas que recorren las calles este día son las que dan el nombre de 'Rosario de Cristal' a esta tradición que data de 1889.

El Rosario de Cristal destaca, además de por su aspecto religioso, por su valor artístico, social y regionalista. Es uno de los más importantes de España y logra concitar a un gran número de aragoneses y vistantes cada 13 de octubre.

La Real Cofradía del Rosario vela por la conservación y mantenimiento de los faroles, que se pueden ver durante todo el año en la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, en la plaza de San Pedro Nolasco.

Un año más, el Rosarío de Cristal puso luz y color a la noche zaragozana aunando la oración y la tradición de los aragoneses.

Más información en el especial de las Fiestas

Etiquetas