Despliega el menú
Fiestas del Pilar

La fuerza nostálgica de Sinéad O'Connor, en un Auditorio medio vacío

La artista irlandesa no llenó pero consiguió este miércoles por la noche que el público de la Multiusos olvidara sus polémicas y se dejara llevar por su potente voz.

Sinéad O'Connor en el Auditorio
Sinéad O'Connor en el Auditorio
A.A.C

Tras varias amenazas de abandono musical, recopilatorios, discos temáticos dedicados a la religión, a la música jamaicana o a la tradicional irlandesa, Sinéad O'Connor volvió el año pasado a recuperar su espíritu propio con 'How about I be me (and you be you)?'.

Y con la gira de este último disco se presentó este miércoles por la noche en el Auditorio de la capital aragonesa, una de las apuestas más fuertes de las Fiestas del Pilar 2013, que no tuvo la respuesta esperada.

La fuerza y el sentimiento que transmite en el escenario llevan a sus aficionados a olvidar la faceta polémica de esta cantante, y sus recientes rifirrafes con Miley Cirus, para centrarse solo en su música pero el paso de los años y su muchas veces abandonada faceta musical han hecho mella en el número de seguidores.

El grupo Antilope actuó de telonero de la compositora presentando las canciones del que será su primer disco, pero los fans esperaban con ansia la salida de O'Connor y su pop-rock siempre mezclado con otros estilos. A las 22.00 apareció la cantante con su llamativo corte de pelo y un estilo informal de camisa y pantalón vaquero y descalza luciendo los tatuajes que caracterizan sus manos y pies. 

La rebeldía de la artista irlandesa se deja sentir en el escenario y en sus letras. 'The Wolf is Getting Married', su single más rockero lo demuestra y se dejó notar en Zaragoza, bailado por una sala multiusos con una entrada muy baja. Quizás fuera un concierto más acertado para un patio de butacas, aplausos y vitores sí hubo pero escasos bailes al principio solo el balanceo habitual.

Los años pasan por ella pero el 'Nothing Compares 2U' sigue emocionando como el primer día, hace más de 20 años. La canción de Prince que ella lanzó a la fama fue lo más esperado, más de uno pagaría la entrada solo por escucharla y llegó pronto.

Canción tras canción el ambiente se caldeó sobre todo tras una intensa canción a capella de la artista a la que se unieron todos los componentes de la banda y que gustó y mucho.

Después solo hizo falta la aclamada 'Fire on Babylon' para acabar de animar a los presentes. El ritmo de los temas fue subiendo hasta el final en el que O'Connor se quedó sola en el escenario para despedir la actuación.

Sobre las 23.30 una audiencia no muy abundante pero satisfecha aplaudía sin descanso a Sinéad O'Connor. Incluso sola la cantante se sobra para llenar el escenario sin moverse del sitio.

En muchas ocasiones sus rarezas acaparan la atención frente a su talento pero este miércoles en Zaragoza, fue su talento el vencedor. Su voz es extraordinaria, a pesar de estar en horas bajas, aunque sus manías han intentado siempre ocultarla. 

Volver al suplemento de las Fiestas del Pilar 2013.

Etiquetas