Fiestas del Pilar

Historia de las Fiestas del Pilar

400 años de fiesta municipal

En 1613, el Ayuntamiento de Zaragoza se incorporó oficialmente a la celebración del 12 de octubre.

Un grabado de la procesión del 12 de octubre de 1856
400 años de fiesta municipal
COLECCIÓN MARIANO GARCÍA

El 12 de octubre es fiesta ‘municipal’ de Zaragoza desde hace 400 años. Así lo acaba de dictaminar una comisión de expertos que ha estado trabajando en los últimos días para comprobar si el dato que aparece en distintas fuentes es cierto: que en 1613 el concejo de la ciudad decidió sumarse oficialmente a la celebración religiosa que se venía haciendo desde tiempos inmemoriales el 12 de octubre.

La comisión ha estado integrada por los historiadores Guillermo Redondo y José Antonio Armillas; la directora del archivo municipal, Elena Rivas; el canónigo archivero del cabildo, Isidoro Miguel; y el jefe del Servicio de Patrimonio Cultural del Ayuntamiento de Zaragoza, Antonio Mostalac.

En las reuniones mantenidas en las últimas horas han establecido que sí es cierto el dato, y este viernes el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, firmaba un decreto por el que «se acuerda conmemorar el aniversario de esta efeméride durante las próximas fiestas del Pilar» y establecía que «se adopten las medidas oportunas con la finalidad de programar los actos necesarios para la celebración del citado aniversario». El próximo jueves emitirá un bando sobre el tema.

Las fuentes

Según diversas fuentes –desde la Wikipedia hasta la ‘Historia de la Virgen del Pilar’ de Francisco Gutiérrez Lasanta–, el 10 de octubre de 1613 el Concejo de Zaragoza acordó celebrar oficialmente la fiesta de la Virgen del Pilar en la fecha del 12 de octubre, vinculándose a la celebración litúrgica y religiosa que se realizaba en esa fecha desde principios del siglo XII.

Pero el dato, repetido con frecuencia en todo tipo de publicaciones, no tenía constatación documental. De hecho, el acuerdo no aparece reflejado en los ‘Libros de Actos Comunes de los jurados, capítulo y consejo de la Ciudad de Zaragoza’, por lo que algunos historiadores dudaban de su certeza.

Ha sido un manuscrito, en gran parte inédito, el que ha dado la clave de la investigación. Se conserva en el archivo municipal de Zaragoza y es un ‘Memorial de las cossas ordinarias que deven hazer los jurados de Çaragoça en cada uno de los messes del año, hecha por mi Martín Español, su secretario».

«Una vez examinados los documentos que hacían referencia al caso y que se guardan en los archivos municipal y del Pilar, nos inclinamos a pensar que sí se pueden conmemorar los 400 años de la declaración, pese a que no esté recogido ese acuerdo en los ‘Libros de Actos Comunes’, que sería la fuente de primera mano», relata el historiador Guillermo Redondo.

El documento en cuestión es un resumen de los actos a los que acudían los jurados de la ciudad. Y en él se dice que era costumbre en Zaragoza celebrar todos los 12 de octubre la aparición de la Virgen del Pilar a Santiago, y que a la celebración acudían los jurados de la ciudad, que acabaron acordando «guardar y celebrar la dicha Fiesta», y hacerlo perpetuamente y con «proçesión general», vestidos con sus mejores ropas.

El problema es que el documento tiene algún dato discordante, e incluso asegura que la celebración se hizo el 15 de mayo.

«La redacción es un poco confusa, pero es que la mayoría de los documentos del siglo XVII lo son –subraya Redondo–. Ha sido investigando un poco en torno a la figura de quien lo escribió cuando hemos concedido verosimilitud a lo que cuenta. En aquella época se iba al notario casi para cualquier cosa, y pensando que si el acuerdo no aparecía en las actas podría haberse recogido en un protocolo notarial, hemos visto que Martín Español, además de secretario municipal, era notario en la ciudad. Por lo que estaba acostumbrado a hacer relatos fieles de cosas. Y cesó en su actividad en 1617, en una época en la que los notarios solo dejaban de trabajar cuando fallecían. Así que el documento es necesariamente anterior a esa fecha, es decir, bastante cercano en el tiempo al momento en que el Concejo debió tomar la decisión».

Además, en el archivo del Pilar se conserva copia de una carta enviada a Roma y en la que al parecer se da cuenta del acuerdo adoptado por la ciudad de Zaragoza.

Rivalidades

En aquel momento los canónigos de la Seo y del Pilar estaban enfrentados y luchaban por mantener los privilegios sociales de sus respectivos templos, lo que explica una afirmación del manuscrito en el sentido de que la fiesta de 1613 se hizo «sin procession por los pleitos que hay entre las Yglesias del Asseo y el Pilar», aunque, según se asegura más adelante, « despues se ha guardado cada año la dicha Fiesta y voto en toda la ciudad con mucha puntualidad».

Los expertos reunidos por el Ayuntamiento de Zaragoza han concedido credibilidad al dato de que en 1613 el Concejo convertía el 12 de octubre en una ‘fiesta oficial’, vinculándose de forma definitiva a los actos religiosos y litúrgicos que ya se venían celebrando desde antiguo. Así, se ha puesto fecha a la conmemoración desde el punto de vista municipal, y este año se conmemorará el cuarto centenario de la declaración.

Además, en ese mismo año de 1613, la Sagrada Rota Romana, en una de sus decisiones, autorizaba la forma en la que se tenía que desarrollar la procesión del 12 de octubre y la revestía de gran solemnidad.

Volver al suplemento de Fiestas del Pilar 2013

Etiquetas