Despliega el menú
Fiestas del Pilar
Suscríbete

Un reino de bichos y niños

En el Parque de las Delicias viven todo el año tranquilamente un montón de insectos: orugas, piojillos, escarabajos peloteros, mantis religiosa, gusanos de seda, pulgas… Se arrastran, se cuelgan de los árboles, nadan en el lago y se tumban a la bartola. Hasta que llegan el mes de octubre y las fiestas del Pilar. "Entonces los bichos invitan a los humanos a entrar en su parque. Así, niños y mayores se convierten estos días en seres pequeñitos. En la ciudad de los insectos pueden compartir con ellos sus zonas de ocio, descanso, baile y deporte", explica Luis Bordonada, del grupo de animación PAI, organizador del parque.

Es el tercer año que niños e insectos comparten el Parque de las Delicias. Son 65.000 metros cuadrados ocupados por juegos, laberintos, camas elásticas, escenarios musicales, cuentacuentos, pelotas, disfraces, trapecios… Hoy por la tarde estará abierto de 17.30 a 20.00 (que por la mañana los bichos también tienen cole). Y el fin de semana, de 11.30 a 14.00 y de 17.30 a 20.00.

"Es un parque muy familiar, con muchos escondrijos y zonas de juego para distintas edades", apunta Luis. Unas abejas reparten planos en las entradas del parque para no perderse. Aunque si alguien quiere ir, por ejemplo, a los Puentes Piojillo y termina en las Galerías Mantis, pues no pasa nada. Hay juegos por todos los rincones. Y el que se pierda o quiera encontrar algo puede acudir a Radio Cucaracha, en medio del parque.

Una de las novedades de este año es la zona de la Ferieta: con camas elásticas, discoteca, espejos deformantes y la gran estrella, la Gran Caca (el que quiera descubrirla que vaya con ganas de saltar). Para los bebés, se ha renovado la zona de los Gusanos de Seda. "Este espacio está genial. No hay otras cosas para chicos tan pequeños", afirma Diana Cebollada, madre de Ánchel, de 8 meses. Los mayores disfrutan en el Circo de las Pulgas. Para subirse al trapecio, a 8 metros de altura, hay que tener 10 años. "He estado en el Pelotero y quería subir ahí arriba pero mi abuelo no me deja", explica Sergio Pasamón, de 7 años.

El Parque de los Insectos cerrará sus puertas el domingo por la tarde. Gusanos, piojillos y escarabajos peloteros recuperarán su tranquilidad. Aunque echarán de menos a los niños…

Etiquetas