Despliega el menú
Fiestas del Pilar
Suscríbete

FIESTAS 2009

Los hosteleros no subirán los precios en el Pilar y esperan un bajón de gente a partir del día 12

Los hoteles están llenos para los días festivos, mientras que entre semana ya tienen reservado el 80% de ocupación

Los hosteleros esperan las fiestas del Pilar entre la expectación y el tímido optimismo. El comentario de "al final en fiestas la gente acaba saliendo" es el lugar común que les permite a casi todos ver la botella medio llena. La crisis, el tirón que tiene la oferta de las carpas alejadas del centro y la incertidumbre del tiempo son los principales enemigos. Los hoteles, por su parte, ya están completos para los días de fiesta y presentan un aceptable 80% de ocupación para los laborables, entre el 13 y el 16.

 

El calendario este año ha dictado que el día del Pilar, lunes, quede por tanto 'pegado' al primer fin de semana. Las visiones sobre el asunto son diversas. Hay quien, como José Luis Yzuel (de Horeca), piensa que "después de esos tres primeros días va a parecer que se han ido las fiestas". Santiago Gracia, encargado del bar Karisma, opina que "lo bueno hubiera sido que empezaran el fin de semana anterior, el de los días 3 y 4, porque así quedaría el día del Pilar para el final".

 

Otros no ven demasiado problema en esta circunstancia. "Para nosotros lo importante es que haya dos fines de semana, caiga como caiga. La gente solo vive las fiestas esos días", opina Jorge Bernués, de Cafés y Bares. Los hoteles también se felicitan de que el día grande de las fiestas se 'acople' a un fin de semana: "El año pasado cayó en domingo y es mucho peor", dice Francisco Velázquez, presidente de la Asociación de Empresarios de Hoteles de Zaragoza.

 

Los datos confirman su impresión, ya que no hay camas disponibles para estos primeros días festivos. La ocupación de los días laborables es buena, "de entre el 70% y el 80%", señala el presidente de los hoteleros. Las reservas de octubre van remontando y ya son un 3% superiores a la del año pasado por estas fechas. También ha influido la celebración del congreso de Semergen (Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria) del 21 al 24 de octubre, que traerá a Zaragoza a 4.000 personas.

Centrado en el fin de semana

Los hosteleros, por su parte, también ven las fiestas del Pilar con moderado optimismo. Enrique Moreno, del bar Bacharach, dice que "la gente que se queda en Zaragoza al final acaba saliendo". Casi todos los negocios, tanto bares como restaurantes, prometen que no subirán los precios durante las fiestas, aunque muchos se apuntan a menús especiales que en algunos casos rondan e incluso superan los 50 euros.

 

"Nosotros nunca hemos subido precios, y eso que contrato a cuatro personas más para las fiestas. Nosotros esperamos mucho trabajo", dice David Blasco, dueño de la cervecería La Ría. Raúl y Jorge, propietarios del bar Donde Siempre, viven sus primeros Pilares como dueños y dicen que subirán ligeramente -"un 10%"- los precios. "La gente va a salir igual. Igual gastan un poco menos, pero saldrán", pronostican.

 

No todos son tan optimistas. Jesús Gómez, de la sala Oasis, cree en cambio que "las fiestas no van a ser muy buenas, el año pasado ya no lo fueron". Dice que, en su local, los precios se mantendrán, aunque entre semana ni siquiera abrirán las puertas.

 

"Antes el ocio nocturno, durante el año, empezaba el jueves y terminaba el domingo por la tarde. Ahora se centra en el sábado noche. En el Pilar pasa algo parecido, se reducen los días cada vez más", reflexiona Jorge Bernúes. Todos coinciden: el bajón será fuerte desde el día 12 por la noche hasta el jueves día 15.

 

El sector de las discotecas ha criticado con dureza la presencia simultánea del recinto ferial de Valdespartera y de Interpeñas en el parquin norte de la Expo. "Hay fines de semana del Pilar que hemos facturado menos que un fin de semana normal", critican algunos bares del centro, que ven cómo los jóvenes 'emigran' a las carpas periféricas. Las previsiones, de momento, no son malas, pero el día 19, cuando se limpien las calles de las basuras de las fiestas, será hora también de mirar a las cajas y hacer recuento.

Etiquetas