Zaragoza
Suscríbete

Vivienda

¿Qué ha sido de las urbanizaciones del entorno de Zaragoza?

La demanda por vivir en las zonas más exclusivas de la ciudad sigue palpable. Se han construido promociones, incluso, en el Zorongo.

Muchas de estas viviendas se han reformado parcial o totalmente. El complejo urbanístico se proyectó en los años 50, con la llegada de las bases militares americanas a España.
Muchas de estas viviendas se han reformado parcial o totalmente. El complejo urbanístico se proyectó en los años 50, con la llegada de las bases militares americanas a España.
Francisco Jiménez

Zorongo, San Lamberto, La Fontana, Las Adelfas, Las Acacias, Maitena... No son nombres al azar. Así se han bautizado a lo largo de las últimas décadas las urbanizaciones del entorno de Zaragoza, algunas más lejanas que otras. Su creación supuso el germen de las unifamiliares en la capital aragonesa, además de un modo de vida más lujoso que los residenciales tradicionales. ¿Siguen teniendo la misma demanda que antaño?

No todas se constituyeron a la vez. De hecho, Torres de San Lamberto es también conocida como el 'poblado americano', ya que se nació para los soldados destinados a la base cercana a Zaragoza. Después, cuando los americanos se fueron, los suelos fueron vendidos y este pequeño barrio ha ido cambiando con el paso del tiempo, ya que combina varias tipologías: enormes unifamiliares, chalés adosados e incluso pisos.

Mientras, Fuentes Claras, por ejemplo, tiene el centro mucho más cerca. Cada urbanización tiene sus bondades y defectos, pero todas coinciden en lo mismo: su lujo sigue teniendo demanda y, aunque ya no se construyen más zonas como estas, sí que se promueve en su interior. "No tiene nada que ver, por ejemplo, Fuentes Claras con El Zorongo. La primera está a un paso del centro, pero también por eso puede ser más caro", explica Fernando Baena, presidente del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Aragón. 

"Además, San Lamberto es muy tradicional, una mezcla de pisos, chalés pequeños y unifamiliares grandes", ejemplifica Baena. Con todo, hubo un 'boom' de construcción de este tipo de urbanizaciones en España en torno a los años 2000 en los alrededores de las ciudades. "En Zaragoza, las más alejadas se concibieron para ser segundas residencias, como en los pueblos. Ahora son viviendas habituales", comenta este experto. La propia expansión de la ciudad ha llevado a que estas zonas estén más integradas en el entramado urbano, algunas de ellas con tranvía hasta la puerta, como las situadas cerca del paseo del Reino de Aragón, en Fuentes de la Junquera.

"Se hicieron muy atractivas por el tema de las piscinas y la privacidad. Ahora, en las zonas de Aragonia o Miralbueno, por ejemplo, se han hecho muchos edificios que tienen zonas comunes como piscinas, pistas de pádel... Y la gente quiere estar más cerca de los servicios", explica Juan Ignacio Morgado, de Morgado Inmobiliaria. De hecho, considera que Miralbueno ha 'absorbido' gran parte del público joven que habría recalado en estas urbanizaciones del exterior por estas bondades. "Se ha llevado muchísimo. Sin embargo, Fuentes Claras, el Zorongo... Es un perfil de gente más mayor, de toda la vida", dice.

Chalé de lujo en la Urbanización Maitena, que se vende por 2,7 millones.
Chalé de lujo en la Urbanización Maitena, que se vende por 2,7 millones.
Garlan Selection
Chalé de lujo en la Urbanización Maitena de Zaragoza, que se vende por 2,7 millones.
Chalé de lujo en la Urbanización Maitena de Zaragoza, que se vende por 2,7 millones.
Garlan Selection

Obviamente, el público de estas zonas de la ciudad es de un nivel adquisitivo más alto, pues la mayoría tienen los precios más elevados, con parcelas muy grandes y chalés de varias alturas, aunque el terreno es cada vez más reducido en ellas. "En el Zorongo ha habido alguna promoción recientemente (al igual que en Fuentes Claras), pero especialmente en Fuentes Claras y Las Abdulas (en El Realengo) hay grandes parcelas que se han dividido para hacer chalés adosados más pequeños que lo habitual", explica Fernando Baena. Hoy en día, es más complicado mantener un terreno de 1.000 metros cuadrados con una enorme unifamiliar.

"Estas zonas siguen teniendo su demanda. Evidentemente, si un chalé sale a precio de mercado, se sigue vendiendo", comenta Juan Ignacio Morgado. De hecho, los cambios generacionales han propiciado que varias viviendas salgan al mercado y mucha gente joven termine comprándolas. En las más cercanas a la capital aragonesa, la oferta no abunda, a diferencia de las que están más situadas en el extrarradio. Por ejemplo, en Idealista se pueden encontrar a la venta hasta 14 viviendas en Las Lomas de Gállego, cerca de Zuera, una de las zonas más exclusivas por excelencia. La más barata roza los 350.000 euros, mientras que la más cara se encuentra ya cerca de los 900.000. Y así en la mayoría de las urbanizaciones. Casas de lujo que, pase lo que pase, seguirán teniendo su atractivo y su público.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión