Zaragoza
Suscríbete

Levantar un refugio de emergencia en 15 minutos

La Compañía de Apoyo a Emergencias de la UME realiza en Calatayud un ejercicio práctico para instalar un campamento con capacidad para 250 personas

La instalación de los distintos elementos se ha hecho en el recinto ferial de Calatayud
La instalación de los distintos elementos se ha hecho en el recinto ferial de Calatayud
J. Z.

Poder levantar un campamento para 250 damnificados por una situación sobrevenida, como un terremoto, un incendio o una inundación, en apenas 24 horas. Esa es la capacidad con la que cuenta la Compañía de Apoyo a Emergencias, perteneciente al Grupo de Apoyo a Emergencias (GAEM) del Regimiento de Apoyo e Intervención en Emergencias (Raiem) de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y para lo que llevan a cabo el montaje de esta infraestructura en el recinto ferial de Calatayud como parte de un ejercicio práctico, y que el jueves por la mañana podrán visitar escolares de distintos centros educativos de la ciudad. Una de las modalidades de los refugios que se han instalado se puede levantar por seis personas en 15 minutos.

Hasta esa jornada, 55 integrantes de los cerca de 70 con los que cuenta la compañía, con base en Torrejón de Ardoz, se afanan en desplegar todo el material, llegado hasta la ribera del Jalón en unos 60 contenedores, acompañados de una decena de vehículos, entre camiones, góndolas, un vehículo especial multiplataforma de abastecimiento y recuperación, autobuses, vehículos ligeros y una grúa. Todo ello contando con la posibilidad de generar los servicios fundamentales de suministro de agua y luz, mediante depósitos y grupos electrógenos, con aseos y duchas e incluso zonas de ocio.

"Se nos activaría, por la comunidad autónoma y primero podríamos habilitar un albergue de hasta 300 personas en un polideportivo o en una nave industrial, con comida en frío y un kit básico de atención para 15 días. Si la situación lo requiere, podemos aportar todos los medios para desarrollar una vida normal", detalla el capitán Enrique Grijalvo, jefe de la compañía desplegada en suelo bilbilitano. En este ejercicio de instrucción, desarrollan el montaje para 250 personas en 48 horas, lo que se reduce a la mitad si la situación es real, excluyendo el tiempo de desplazamiento hasta el lugar afectado.

Dentro del recinto, los montajes se dividen en tres tipos de estructuras, todas ellas con la posibilidad de ofrecer el máximo confort posible. "Los centros de habitabilidad polivalente (Cehapo) se pueden montar por seis personas en 15 minutos y pueden distribuirse en modo familiar, para seis personas, o de manera diáfana, que tendría capacidad para diez", detalla Grijalvo. Estos habitáculos se pueden distribuir en habitaciones, tienen posibilidad de tener aire caliente y frío, luz y la cubierta es de fibra de vidrio.

Por otra parte, estarían los llamados 'rocaedros', que sobre un sistema modular, también pueden compartimentarse e incluso son accesibles para personas con movilidad reducida. Otra de las áreas dentro del recinto son las tiendas, por un lado las hinchables, que se montan en seis minutos. "Dan servicio a personal o zonas de comedores o de ocio, para estancias largas donde pueden ser necesarios una ludoteca, zona de internet o gimnasio", indica el responsable del despliegue. De forma reciente, se han incorporado un tipo de tiendas que se desarrollan sobre estructuras rígidas que pueden acoger hasta a 18 personas o una unidad familiar.

Grijalvo explica que algunos de estos elementos ya han sido puestos en práctica en situaciones reales, como fue el caso de Lorca en 2011 o de forma más reciente para acoger a los refugiados afganos en 2022 o a los ucranianos en 2021. Asimismo, la compañía está en pleno proceso para adquirir el equipamiento necesario para participar en un proyecto a nivel europeo y financiado con fondos comunitarios. "La idea es que en 2026 hasta 30 países podamos poner en marcha un campamento para 5.000 personas, vistos los casos del terremoto de Turquía o los incendios de Grecia", apunta Grijalvo.

"Nuestra área sería la punta de lanza y luego se dimensionaría", adelanta. En este caso, el objetivo es que estos recintos "sean cero emisiones y cero residuos". Para ello se sumarán los medios necesarios para depurar aguas o incluso incinerar residuos de materia orgánica. Con estos ejercicios como el de Calatayud, Grijalvo asume que es una manera de, por un lado, "hacer reconocimientos y tener fichas de este recinto y de localidades cercanas en caso de que hiciera falta" y, por otro, para que "los ayuntamientos sepan que tienen esta posibilidad".

En su visita a Calatayud, además del montaje en una superficie de casi 4.000 metros cuadrados, la compañía también desarrollará ejercicios de tiro, una marcha táctica y una de sus secciones, de fontanería y electricidad, seguirá un curso de actualización de conocimientos en la Academia de Logística.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión