Zaragoza
Suscríbete

El hombre que disparó a la cara a su cuñado en Villamayor de Gállego, condenado a ocho años de cárcel

La Audiencia considera que la intención del condenado fue la de matar a la pareja de su hermana cuando en enero acudió junto a su hijo armados con una escopeta y una pistola.

Los acusados, Daniel A. S. y Daniel A. D., este lunes en la Audiencia Provincial de Zaragoza.
Daniel Arizón Simón y su hijo Daniel A. D., durante el juicio en la Audiencia Provincial de Zaragoza.
Oliver Duch

La intención que tuvo Daniel Arizón Simón cuando a través de la ventanilla de una furgoneta disparó con una escopeta a Óscar S. F., pareja sentimental de su hermana, fue matarlo. Así lo ha considerado la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Zaragoza que ha decidido condenarlo a ocho años y tres meses de prisión por un delito de homicidio en grado de tentativa, pena a la que hay que sumarle otros nueve meses de cárcel por la tenencia ilícita de armas y el pago de 78.790 euros en concepto de responsabilidad civil. El otro acusado, Daniel A. D., su hijo, ha sido absuelto del intento de homicidio y hallado culpable en cuanto a la posesión de un arma de fuego sin permiso, por lo que se le ha impuesto un castigo de nueve meses de privación de libertad.

El 17 de enero de 2023 sobre las 13.00, Daniel Arizón en compañía de su hijo acudieron a la vivienda que su hermana compartía con Óscar S. F. en una zona de Villamayor de Gállego conocida como Torre del Cacho. En el maletero llevaban una pistola de aire comprimido semiautomática y una escopeta de corredera sin culata apta para cartuchos del calibre 12 cuyo robo había sido denunciado en Huesca en 2020. Poco después de llegar ellos lo hizo también Óscar S. F. a bordo de una furgoneta.

En ese momento, Daniel Arizón y Daniel A. D. salieron a su encuentro. El primero, portando la escopeta en la mano y el segundo, con la pistola. Al percatarse la víctima del peligro que corría, intentó protegerse detrás del vehículo junto a la puerta del copiloto. Sin embargo, Daniel Arizón disparó desde el otro lado. Los perdigones del cartucho impactaron en los cristales de ambas puertas y varios de ellos alcanzaron a Óscar S. F. en la cara. Éste quedó tendido en el suelo indefenso. Para protegerlo, su pareja se echó sobre él evitando que su hermano y su sobrino volvieran a agredirle.

Ante esto Daniel Arizón y Daniel A. D. se fueron del lugar mientras que su hermana y su pareja sentimental lograron llegar a un centro de salud para que fuese atendido. Tras realizarle las primeras curas, fue derivado a un centro hospitalario. Como consecuencia del alcance de los perdigones, padeció graves lesiones en la zona derecha de la cara, concretamente en la nariz, el labio, el pómulo y especialmente en el ojo, en el que ha perdido agudeza visual y ha sufrido una alteración del iris. Requirió de intervención quirúrgica y tardó 196 días en curar.

Para el tribunal presidido por el magistrado Alfonso Ballestín, aunque ninguna de esas lesiones puso en peligro la vida de Óscar S. F., el ánimo de matar que tuvo Daniel Arizón, se evidencia claramente en su acción, un tiro apuntando a la cabeza y por cuyo resultado mostró indiferencia. En cambio, esa intencionalidad no la aprecia en Daniel A. D. Aunque padre e hijo acudiesen juntos, no se han encontrado motivos suficientes para creer que ambos actuaron de común acuerdo. Clave resulta al respecto, el “para, para” que, según expuso en el juicio Óscar S. F., le pidió Daniel A. D. a su padre tras el disparo.

La defensa de Daniel Arizón, a cargo del abogado Alejandro Sarasa, había solicitado las atenuantes de reparación del daño y de confesión. Sin embargo el tribunal no ha entendido que quepa aplicarlas. Por otro lado, pide que se investigue si la hermana incurrió durante el juicio en un delito de falso testimonio. Ella en su comparecencia afirmó no recordar nada cuando previamente ante agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, y también en el juzgado de instrucción su relato había sido siempre el mismo. En esos casos contó que su hermano había acudido con la intención de llevársela de aquella casa al no estar de acuerdo con la relación que mantenía con Óscar S. F., el cual durante el proceso ha estado representado por los letrados Olga Oseira y Joaquín Tortajada.   

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión