Zaragoza
Suscríbete

La Policía investiga el homicidio de un vecino en su piso de Las Fuentes, en Zaragoza

El hombre fue encontrado con un profundo corte en el cuello y los agentes tratan de reconstruir sus últimas horas.

La Sangre de Cristo procede a retirar el cadáver.
La Sangre de Cristo espera para retirar el cadáver.
FRANCISCO JIMENEZ PHOTOGRAPHY

La Policía Nacional está investigando el homicidio de un vecino de Las Fuentes cuyo cadáver fue encontrado este miércoles por la mañana con un profundo corte en el cuello. El hombre, identificado como I. G. H., de entre 40 y 50 años, vivía en un piso de la calle Jaime Herrerín con la sola compañía de una perra husky y dos gatos.

El cuerpo sin vida fue hallado alrededor de las 8.00 de la mañana por agentes de la Policía local que acudieron a la vivienda alertados por trabajadores de los servicios sociales del Ayuntamiento, preocupados porque habían ido a su casa y no respondía a sus llamadas. Una dotación de los bomberos de Zaragoza acudió también al lugar para abrir la puerta. El peor de los presagios se cumplió e I. G. H. estaba muerto y su cuerpo presentaba signos de violencia por arma blanca en el cuello.

La cautela propia en estos casos llevó a la Policía a trabajar con dos hipótesis, bien que se tratara de un homicidio o de un suicidio. Sin embargo, conforme pasaron las horas se fue asentando la primera premisa.

Agentes del Grupo de Homicidios y de la Brigada de Policía Científica se hicieron cargo de la investigación. Durante seis horas estuvieron haciendo la inspección ocular del domicilio que, al parecer, no se encontraba demasiado revuelto. Los agentes fotografiaron y buscaron el arma del crimen y pruebas en el interior del piso, pero también impregnaron de polvo revelador de huellas la barandilla del inmueble, desde el portal hasta el cuarto piso en el que residía la víctima. Incluso tomaron fotos del exterior del edificio.

 

El juzgado de guardia ha autorizado poco antes de las 13.00 de este miércoles el levantamiento del cadáver del vecino de Las Fuentes hallado muerto en su domicilio a las 8.00 con un corte en el cuello. El furgón de la Sangre de Cristo ha trasladado el cuerpo al Instituto Anatómico Forense.

El hecho de que la puerta estuviera cerrada y la perra no saliera en defensa del dueño, salvo que estuviera encerrada, podría revelar que la persona que entró en el piso era conocida de la víctima. Pero, de momento, son todo suposiciones.

El titular del Juzgado de Instrucción número 11, este miércoles en funciones de guardia, acudió al lugar junto con la médico forense y la letrada de la administración de justicia. Sobre las 12.45 ordenó el levantamiento del cadáver, que fue trasladado al Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Aragón. La autopsia será fundamental para aclarar cómo y cuándo se cometió el homicidio. Fuentes consultadas por este diario indicaron que el fallecimiento podría haberse producido entre el jueves o viernes de la semana pasada. No obstante, alguno de los vecinos aseguraba haberlo visto por última vez el domingo paseando a su llamativa perra, de nombre Dakota, que ayer fue recogida por la Policía para llevarla a la protectora de animales, junto a los dos gatos que tenía como mascotas.

I. G. H. vivía solo en la casa en la que había residido con sus padres en los últimos años hasta que estos fallecieron. Las personas que lo conocían contaron que últimamente se le veía algo "tristón". "Se sentía solo desde que se murió su madre, hace un año y medio o así", señalaron.

"A mí me solía preguntar por cómo buscar trabajo en las ETT y mi madre solía invitarle a tomar un café o le daba comida si veía que andaba mal", comentó un joven vecino del inmueble, que se mostró bastante afectado por lo ocurrido. "Era una buena persona, amable con los demás", dijo.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión