Zaragoza
Suscríbete

política

Ranera invoca el pacto antitransfuguismo y fuerza un pleno extraordinario mientras el PP le acusa de "perder el norte"

El gobierno dice que el PSOE ha roto el acuerdo de la junta de portavoces de no convocar una sesión en abril y mayo y la socialista exige el cese de los exediles de Cs. 

Lola Ranera presenta el proyecto 'la Ciudad de la Infancia' en Zaragoza
Lola Ranera.
Francisco Jiménez

A tan solo 45 días de las elecciones, la política municipal de Zaragoza no deja de sacudirse. Después de que los seis concejales de Ciudadanos que formaban parte del gobierno de la ciudad abandonaran el partido, la portavoz del PSOE, Lola Ranera, ha sacado este jueves a colación el pacto antitransfuguismo para exigirles que abandonen sus cargos. Y le ha pedido directamente al alcalde, Jorge Azcón, que "no se valga de los tránsfugas" y "garantice que cree en la democracia".  

La edil ha asegurado que el Ayuntamiento está atravesando una "situación de extrema gravedad" y ha acusado a los ex naranjas de llevar los dos últimos años "priorizando su situación personal" en lugar del interés de la capital. "Queremos hablar de ética, ejemplo y democracia", ha insistido. Ha hablado directamente Ranera de una "crisis de gobierno": "Creemos que los seis concejales no adscritos han traicionado a 60.000 votantes que en el 2019 les dieron su apoyo". 

Se ha cuestionado en qué situación quedan ahora, al no existir grupo municipal de Cs, las juntas de distrito, las sociedades o la junta de portavoces y ha pedido la convocatoria de un pleno extraordinario para tratar este asunto. En concreto, la socialista quiere que los partidos se posicionen sobre el pacto antitransfuguismo y la adenda sobre el código de conducta de las administraciones locales que pone de manifiesto, según ha explicado, el compromiso a no aceptar en los equipos de gobierno "a miembros de la corporación que se hayan convertido en tránsfugas". 

Además, Ranera ha cargado directamente contra el alcalde, a quien ha acusado de haberse dedicado "a reventar los partidos de centro". "Ahora el PP solo va a poder pactar con la ultraderecha, y esa es la tragedia", ha lamentado. 

También el portavoz de ZEC, Pedro Santisteve, ha hablado de "una operación calculada de transfuguismo" y ha pedido a los concejales no adscritos que devuelvan el remanente del grupo municipal, que alcanza, según ha dicho, los 41.000 euros. Fernando Rivarés (Podemos), por su parte, se ha mantenido al margen: "No voy a perder un minuto en hablar de los líos de la derecha mientras todo se ajuste a lo legal". 

"Vulnerar un pacto"

Mientras, la portavoz del PP, María Navarro, ha acusado a Ranera de "perder el norte" al "vulnerar" el pacto alcanzado entre todos los portavoces de que solo se convocaría un único pleno en abril, cuando la socialista ha solicitado una sesión extraordinaria para refrendar el pacto antitransfuguismo.

Tras calificar de "disparatadas" las afirmaciones de la socialista, ha recordado que, en toda la historia del Ayuntamiento, "nunca se había roto" un acuerdo de Junta de Portavoces, algo que ha hecho al solicitar un pleno extraordinario cuando ya se había pactado, por unanimidad, que se celebraría un único pleno en el mes de abril.

María Navarro ha anunciado que convocará una junta de portavoces extraordinaria para trasladar allí la "deslealtad" de Ranera tras "dinamitar los acuerdos" adoptados por todos los portavoces. De hecho, ha asegurado que los acuerdos "deben respetarse", como la "palabra dada" y ha insistido en que el Gobierno está comprometido con el mantenimiento de la estabilidad institucional. 

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión