Zaragoza
Suscríbete por 1€

El barrio de Jesús, El Rabal y La Jota rechazan el nuevo uso de la Casa del Director de la Azucarera

El equipamiento estaba destinado desde antes de la pandemia a albergar el servicio de empleo municipal, que se ha unificado en este espacio y está en marcha desde el 5 de octubre.

La Casa del Director se terminó de construir en 2020 y desde entonces permanece cerrada
La Casa del Director se terminó de construir en 2020 y se ha puesto en funcionamiento tras la pandemia. 
Toni Galán/Aránzazu Navarro

Las asociaciones de vecinos de los barrios de Jesús, El Rabal y La Jota de Zaragoza han mostrado su rechazo a que la Casa del Director de la Azucarera albergue los servicios de empleo del Ayuntamiento. “Es el último equipamiento público disponible para dotar de servicios al distrito”, indican desde las entidades vecinales. En su queja, denuncian la falta de participación en la definición de los usos de este espacio, que antiguamente se empleaba como residencia del director de la citada fábrica. “Es el único edificio municipal del que disponemos y debido a las carencias que sufrimos en nuestros barrios en cuanto a dotaciones públicas, se tendría que haber destinado a cubrir algunas de las necesidades urgentes”, añaden.

Las peticiones de los vecinos de este distrito zaragozano sobre el uso de la Casa del Director se remontan a 2010, cuando se reclamó por primera vez que se definieran sus usos para dar servicio a los barrios. “Por aquel entonces se estaba interviniendo en el edificio a través de sucesivas escuelas taller para su rehabilitación”, explican los afectados. En 2017, la acción vecinal va un paso más allá y solicitan constituir una mesa técnica de trabajo donde pudieran exponer las necesidades del barrio, “mediante un proceso abierto y transparente”, puntualizan. 

Más recientemente, en septiembre del año pasado, las asociaciones vecinales de estos tres barrios zaragozanos vuelven a reclamar el edificio como un equipamiento de distrito. “En los distintos encuentros que hemos podido tener con el equipo de Gobierno se ha manifestado el déficit de infraestructuras que tenemos”, señalan.

Según exponen, después de trasladar al Ayuntamiento estas solicitudes de participación sin éxito, “nos encontramos que se han decidido unos usos, ajenos a las necesidades del barrio, y de forma unilateral por parte de la consejería de Economía, Innovación y Empleo”. Desde el Consistorio, por su parte, indican que este equipamiento estaba destinado desde antes de la pandemia al área de Empleo municipal. “Hasta ahora, teníamos a las personas de orientación e inserción laboral apelotonadas en la Azucarera. Son 12 empleados más dos que se incorporarán en el corto plazo y, desde el principio, la idea era ponerlas en la Casa del Director”, afirma Carmen Herrarte, consejera del ramo.

Herrarte expone, además, que en el antiguo emplazamiento no se disponía de salas para que las empresas pudieran realizar la presentación de los candidatos y que se tuvieron que suprimir servicios, como los ordenadores, por falta de espacio. “Quienes acuden a este servicio son personas desempleadas en situación de vulnerabilidad, cuya situación personal y laboral es delicada y hasta ahora no tenían la privacidad que necesitaban para hablar con los profesionales”, añade.

Unos 3.000 usuarios anuales

Según los datos facilitados, cada año entre 2.700 y 3.000 personas pasan por el servicio de empleo del Ayuntamiento de Zaragoza y en lo que va de 2022 se ha conseguido un puesto de trabajo para 330 demandantes. “Estamos viendo que el número de personas que está aplicando es del doble o el triple de lo normal. A corto plazo viene un problema de empleo y éste era el momento de que los ciudadanos que necesitan este servicio pudieran ser atendidos en un sitio digno”, apunta Herrarte. Desde el 5 de octubre, los Servicios de Orientación e Inserción Laboral, Ventanilla Única y el punto de atención empresarial están centralizados en la Casa del Director de la Azucarera, donde también se va a llevar el servicio de Empleo Joven del área de Acción Social y Familia.

Por su parte, los vecinos afectados insisten en su protesta: “Nunca se han atendido las necesidades del barrio ni se nos ha escuchado a la hora de decidir los usos de un equipamiento que nace por las dotaciones que tiene que hacer la junta de compensación para la creación de espacios para dotar de equipamientos el entorno y que va a tener unos usos puramente administrativos, que entendemos se pueden desarrollar en cualquiera de las dependencias o espacios municipales existentes”. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión