Zaragoza
Suscríbete por 1€

Movilidad

Los trabajadores del bus retoman la huelga este viernes con la negociación rota y la amenaza de más paros

Desde Avanza se considera que "las exigencias económicas del comité" han provocado "el cierre sin avenencia" de las negociaciones.

Negociación en el SAMA entre el comité de Avanza y la empresa, este jueves, 27 de octubre.
Negociación en el SAMA entre el comité de Avanza y la empresa, este jueves, 27 de octubre.
Francisco Jiménez

Los trabajadores del bus urbano retomarán mañana la huelga a partir de las 8.30 tras fracasar el último intento de desbloquear el conflicto. La reunión en el Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje (SAMA) ha durado apenas una hora, el tiempo justo para analizar la última propuesta del comité y confirmar, como admiten abiertamente unos y otros, que el proceso está "totalmente bloqueado". Ni los sindicatos aceptan la subida fija del 8,5% y la cláusula de revisión del 12% ni Avanza está dispuesta a subir más, y el observador designado por el Ayuntamiento ni siquiera se ha presentado a la reunión, ya que el SAMA no ha permitido su presencia.

Las miradas están puestas ahora en el día 2, momento en que los trabajadores votarán en referéndum si endurecen los paros y pasan de tres a seis horas al día. La enésima ruptura de las negociaciones ha provocado un nuevo cruce de acusaciones entre los sindicatos y la concesionaria. Esta última ha vuelto a culpar a las "exigencias económicas del comité", mientras que para los representantes sindicales es la "nula voluntad negociadora" de la compañía la que está lastrando el diálogo.

Los sindicatos han planteado una nueva oferta que tocaba tanto el aspecto económico –exigen que la cláusula de revisión del 12% sea efectiva en 2023 y no en 2024– como el social, con una reducción de cuatro jornadas en lugar de las cinco que aparecían en anteriores propuestas. Se trata, no obstante, de aspectos que están "muy por encima" de la oferta del SAMA.

Según el director de Avanza, Guillermo Ríos, estas exigencias supondrían una subida "de 20 puntos porcentuales". "Es absolutamente inaceptable, y lo más preocupante es la actitud, irresponsable y nada conciliadora. Están constantemente amenazando con más paros", ha afirmado.

No ha dudado, además, en calificar el encuentro de "absolutamente decepcionante", ya que, en su opinión, "no son capaces de cerrar el convenio". Tanto es así que, a su entender, en estos momentos se está más cerca del "no acuerdo". Es decir, de que se mantengan las condiciones pactadas en 2020 y no haya revisión salarial.

La propia empresa ha avisado en la reunión de que algunos aspectos recogidos en la actual propuesta podrían quedar relegados a 2023 ante las pérdidas ocasionadas por los paros, una advertencia que no ha alterado la postura de los sindicatos.

El presidente del comité, José Manuel Montañés, ha cargado contra el "no a todo" por parte de la empresa y la "falta de propuestas". "Ha sido lamentable, un engaño vergonzoso por parte de Avanza y del Ayuntamiento", ha dicho. Muy crítico se ha mostrado también el asesor del Colectivo Unitario de Trabajadores (CUT), Javier Anadón. "Ha sido un fiasco, una especie de encerrona para intentar minar la moral de los trabajadores. Están siguiendo la estrategia del palo y la zanahoria. No puede ser que la concejala proponga un observador un martes y a las 48 horas se diga que no puede entrar a la reunión. Debería haberlo previsto", ha comentado.

Lo vivido en las últimas horas demuestra, según Anadón, que "los paros tendrían que haber continuado hasta la reunión". "Es la cuarta o quinta vez que tropezamos con la misma piedra. Esperamos que esto haga abrir los ojos al resto de sindicatos", ha expuesto.

"Tarde, mal y con tensión"

La reunión ha comenzado "tarde, mal y con tensión", según ha explicado el representante de CC.OO., Raúl Cabeza. Al conocer que el observador municipal no tenía permitida la entrada, el comité se ha puesto rápidamente en contacto con la concejala de Movilidad, Natalia Chueca, para pedirle explicaciones y trasladar la reunión al Ayuntamiento. Esta, no obstante, ha reiterado que la negociación debía producirse en el órgano de mediación, provocando el enfado de los sindicatos.

El contratiempo ha hecho que la reunión haya comenzado con dos horas de retraso, aunque esto no ha impedido que su final se precipitase y que, quitando los recesos, se zanjase en menos de una hora. "Ha sido surrealista", ha admitido Cabeza.

El endurecimiento de la huelga no será la única consecuencia de la ruptura de las negociaciones. Si los trabajadores dicen ‘sí’ en el referéndum del día 2 también están previstas manifestaciones todos los lunes y viernes que partirían de cocheras hacia el Tercer Cinturón coincidiendo con los paros del mediodía.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión