Zaragoza
Suscríbete por 1€

La nueva Romareda encara su hora decisiva en Zaragoza

El Ayuntamiento prepara los pliegos que regirán la construcción y explotación del futuro campo. A la espera de definir el modelo de financiación, la gran incógnita es si el club gestionará el estadio.

Vista del interior del campo municipal de fútbol de La Romareda, con el hospital Miguel Servet al fondo
Vista del interior del campo municipal de fútbol de La Romareda, con el hospital Miguel Servet al fondo
Oliver Duch

Superado el debate de la ubicación, con la decisión ya tomada de construir un nuevo estadio donde está el actual, la nueva Romareda encara su hora decisiva. A la espera de que se conozca si la ciudad es una de las sedes del Mundial de 2030 al que aspiran España y Portugal, el Ayuntamiento de Zaragoza apura los días para definir un modelo de financiación y explotación que garantice la viabilidad de la futura concesión de la infraestructura deportiva, aún llena de incógnitas.

Esta semana pasada se cumplió el primer hito: el 30 de septiembre expiró el plazo para que las 15 ciudades candidatas a ser sede del Mundial presentaran su documentación. Zaragoza ya envió sus cartas de compromiso, que no ha querido hacer públicas. En ellas el Ayuntamiento, la DGA y el club garantizan que van a cumplir las exigencias de la Real Federación Española de Fútbol, entre ellas que La Romareda estará completamente renovada con 45.000 espectadores en 2029, un año antes del acontecimiento. Según fuentes municipales, en este momento se está a la espera de que corran los plazos de aclaraciones en octubre y los técnicos de la Federación analicen la propuesta zaragozana. Será en noviembre cuando se produzcan los cuatro descartes y se conozcan las 11 ciudades elegidas.

"Sería un jarro de agua fría"

Las candidaturas de las ciudades gallegas pueden tener dificultades, y no está claro que haya dos sedes en Cataluña (Nou Camp y RCDE Stadium) y otras dos en el País Vasco (San Mamés y Anoeta), por proximidad geográfica (solo se da por hecho que el Santiago Bernabéu serán los elegidos). En este contexto, en el Ayuntamiento dan por hecho que La Romareda estará entre las 11 ganadoras. "Lo contrario sería un jarro de agua fría", indicaron fuentes del gobierno PP-Cs.

Pero, al margen de la decisión de la Federación, la clave sigue siendo el nuevo estadio. Pese a que PP-Cs había dicho que a estas alturas tendría un proyecto más o menos sólido, en este momento ni siquiera da un plazo para conocer el modelo de financiación y explotación. Tampoco el Ayuntamiento ha puesto sobre la mesa un plan de viabilidad que sostenga una concesión administrativa que según el concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, va a permitir la construcción del campo. La adjudicación por concurso de esta concesión supondría que un adjudicatario construiría el estadio a cambio de la explotación de las instalaciones durante un periodo de tiempo todavía por concretar.

Sin suelo para viviendas

El Ayuntamiento en cualquier caso pondrá el suelo de la operación, donde el PGOU admite 42.500 metros cuadrados de usos terciarios con un valor estimado de 60 millones, pero en este momento aún no se sabe si habrá que modificar el planeamiento. El gobierno municipal descarta aportar fondos procedentes de la recalificación de suelo para viviendas y la posibilidad de que lleguen recursos de otras administraciones, como la DGA o la DPZ, en manos del PSOE, es hoy por hoy remota. Las previsiones inversoras para el estadio sitúan el presupuesto entre los 100 y los 120 millones de euros.

En el contexto de las numerosas incógnitas que afectan al proyecto del futuro estadio, fuentes municipales explican que ya se está trabajando en ese documento, que deberá concretar los rendimientos económicos que pueden salir del estadio y que debe ser la base de los pliegos de condiciones, que ya están en marcha. La única cifra que ha facilitado el concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, es que el estadio podría por sí mismo generar entre 10 y 14 millones de euros anuales, estimaciones basadas en cálculos que maneja la Liga y el club.

Los plazos son muy justos, dado que el proceso de construcción de un estadio en la misma ubicación es muy complejo, debe hacerse por fases y puede prolongarse durante varios años. Fuentes municipales explicaron que confían en que el proceso de adjudicación de la concesión esté muy avanzado cuando concluya el mandato e incluso se conozcan las primeras imágenes de un posible anteproyecto.

El principal favorito para quedarse con la construcción y explotación del estadio es el Real Zaragoza, por ser el usuario principal de la infraestructura. De hecho el alcalde, Jorge Azcón, ya dijo que "la mayoría de la financiación" del nuevo campo correría a cargo del club. La sociedad anónima deportiva siempre ha mostrado su interés por la operación, pero ya ha avisado de que antes tendrá que hacer números y conocer el proyecto que propone el Ayuntamiento. Si es el único licitador a la concesión, lo más probable, los plazos correrían más rápido. Pero antes el Zaragoza debe decir sí.

Las claves

1

La ubicación está cerrada

Después de meses de debate, la principal incógnita despejada es la de la ubicación. El campo se construirá en su actual localización, en La Romareda. Incluso el PSOE, que había puesto reparos, ahora la acepta.

2

Concesión de la construcción y la explotación

Es uno de los pocos aspectos claros. Las obras y la gestión de las instalaciones, con los ingresos que generen palcos, hostelería, comercio y patrocinios, saldrá a concurso. Se desconoce plazo de concesión, cánones y si habrá aportaciones públicas más allá del suelo. El concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, explicó que a esta licitación habrá que concurrir con un proyecto.

3

La financiación

El Ayuntamiento trabaja con un campo de 45.000 espectadores, lo que supondría un coste de entre 100 y 120 millones de euros. Pero el modelo de financiación, que depende del plan de viabilidad y de explotación, es todavía un misterio. El Ayuntamiento estima que el campo podría generar entre 10 y 14 millones anuales, por lo que la inversión podría estar amortizada en poco más de 10 años. Se desconoce el grado de participación del adjudicatario de la concesión.

4

La candidatura al Mundial

Condiciona los plazos, dado que el campo debería estar terminado en 2029 y las previsiones que maneja el Ayuntamiento es que las obras duren tres o cuatro años. Entre 15 candidaturas, Zaragoza tiene opciones de ser una de las 11 elegidas.

5

El papel del Zaragoza

Es el usuario principal del campo de fútbol y ha mostrado interés en la construcción y explotación, por lo que es el favorito para ser el adjudicatario. Pero quiere conocer antes los números y el proyecto del Ayuntamiento, que siempre ha dicho que quiere ir "de la mano del club".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión