Zaragoza
Suscríbete por 1€

zaragoza

Patos y peces en lagos, colonias de gatos o conejos, entre la fauna de Zaragoza capital

En plena ciudad hay varios lugares donde se pueden ver animales más o menos comunes y que, en algunos casos, como las ratas o las palomas, no siempre son bien recibidos.

Los patos del estanque del Jardín Botánico es uno de los principales reclamos del Parque Grande para los niños.
Los patos del estanque del Jardín Botánico es uno de los principales reclamos del Parque Grande para los niños.
V. Sanz

Aunque lo más habitual es que haya perros paseando por las calles de Zaragoza, en la ciudad se pueden ver otros animales más o menos comunes y que no siempre son bien recibidos. Entre la variedad faunística de la capital aragonesa hay gatos, patos, ocas, conejos, peces, ranas, algún cerdo vietnamita o ratas y, por supuesto, palomas. Estas últimas no siempre son bien recibidas y, al caminar a orillas del río Huerva, es casi imposible no toparse con roedores de tamaño considerable.

En el lado opuesto están los patos, que son un reclamo sobre todo para los más pequeños de la familia y se pueden ver en prácticamente todos los lagos de la ciudad. Están en el de Valdespartera o Parque Goya, en el del parque de Plaza, en el Jardín Botánico del Parque Grande, en el Parque del Agua o en el lago del centro comercial Puerto Venecia. A veces también se puede ver algunos en la fuente de la plaza de los Sitios. Estos ánades también surcan las aguas del Canal Imperial o del río Ebro, que en puntos como el puente de la Almozara, pasan muy cerca de la orilla.

Ver colonias de gatos controladas en las calles de la ciudad es cada vez más habitual, gracias al proyecto municipal de captura, esterilización y suelta. Una de las últimas creadas es la denominada como El Guano, y se sitúa en los Montes de Torrero. En las inmediaciones del hotel Boston, en dirección al paseo de la Mina hay otro de estos espacios donde los gatos conviven con ocas, al estar en la orilla del Huerva. Estos animales también se pueden ver en el parque de Plaza y en otros puntos del citado río.

En las zonas de agua también es fácil divisar peces e incluso pescar. Es el caso del Canal Imperial a su paso por el barrio de La Paz, donde hay barbos o cangrejos. También hay peces en fuentes grandes de parques como el del Trébol, en el barrio de la Romareda, y los niños van en busca de pececillos naranjas en el lago de Puerto Venecia. Algunos vecinos se han encontrado últimamente con una estampa no tan bonita en el lago de Valdespartera, donde cada cierto tiempo aparecen peces muertos o agonizando en la orilla.

Conejos como si fueran vecinos en Arcosur

En algunos barrios de la periferia de Zaragoza es habitual encontrarse con conejos. Tanto que, en Arcosur, por ejemplo, cruzan la calle como si fueran un vecino más y no es de extrañar que se hable, en clave de humor, de que podrían incluso empadronarse. También es habitual verlos en el parque El Libro de La Selva, en Valdespartera, o en los montes que rodean Parque Venecia, así como en los Pinares.

Por su parte, los amantes de la ornitología no pueden dejar de visitar el galacho de Juslibol, por donde pasa una ruta especialmente diseñada para el avistamiento de aves. El itinerario continúa por la Reserva Natural de los Sotos y Galachos del Ebro, el vedado de Peñaflor y los llanos de Villanueva y Montes de Castejón, donde habitan más de 300 especies distintas. Lo que actualmente no se puede ver en Zaragoza aunque en un tiempo pasado sí estuvo al alcance de muchos zaragozanos es el pavo real. Varios ejemplares de este exótico animal vivían en el Jardín Botánico del Parque Grande hace años.

A la historia ha pasado también la hípica del Parque del Agua, que cerró a principios de este año y que, hasta entonces, ofrecía clases y paseos a caballo. Ahora, lo más cercano para entrar en contacto con el mundo equino es Utebo o El Burgo de Ebro, donde hay varios centros de equitación.

Otra alternativa para acercar el mundo animal a los más pequeños es visitar una granja escuela y no solo las hay en el medio rural. En Zaragoza hay una en pleno barrio de Miralbueno (La Torre), y también hay otra en el barrio rural de Movera. Para quienes prefieran el hábitat marino, visitar el Acuario de Zaragoza es de obligado cumplimiento. Es el acuario fluvial más grande de Europa y en él habitan más de 5.000 ejemplares de cinco continentes, representados en sendos ríos (Nilo, Mekong, Amazonas, Murray-Darling y el Ebro), en los que uno casi se puede sumergir sin salir de la ciudad.

+img. Los patos del estanque del Jardín Botánico es uno de los principales reclamos del Parque Grande para los niños. V. Sanz

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión