Zaragoza
Suscríbete por 1€

Opinión

La huelga del bus salta al vacío

Por
  • Manu López
Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 18/09/2022 A LAS 05:00
Foto de una parada de bus en Zaragoza
Foto de una parada de bus en Zaragoza
Francisco Jiménez

Y la huelga del bus saltó al vacío. Con un 8,5% de subida salarial en tres años y una cláusula de revisión del 12% -la oferta que in extremis había hecho el Servicio de Mediación y Arbitraje (SAMA)-, el comité de empresa pensó que podían rascar más sin advertir que no había margen. Y dijo no. El escenario de una plantilla sin convenio y unos paros sin fin ya está sobre la mesa. Esta es la anatomía del conflicto laboral más largo vivido por una contrata municipal.

El interior de un autobús de la línea 42, este lunes.
1

La huelga

Desde que el 20 de enero de 2021, día en el que comenzaron los paros parciales, han pasado 576 días. Ha sido una huelga intermitente, con unos elevados servicios mínimos, lo que ha hecho que en algunos momentos haya sido ignorada por la ciudadanía, sobre todo durante la pandemia. Pero poco a poco se ha ido recrudeciendo hasta llegar al hartazgo actual, con afecciones serias en el servicio.

19,4. Revisiones de precios. Es la sentencia más importante por revisiones de precios de Tuzsa, la antigua contrata del bus. La sentencia no es firme pero está en fase de ejecución junto a otras, entre las que figuran una de 15,5 millones y otra de 8,1. Tras una liquidación provisional de fallos judiciales, el Consistorio tendrá que pagar 21,1 millones.
2

La inflación

Es el elemento determinante de esta negociación y la que la ha hecho tan compleja. Con porcentajes por encima del 10%, el debate ha estado en el grado de pérdida de poder adquisitivo. En plena crisis por el coste de los carburantes y con una notable caída del número de pasajeros por la covid, los precios dificultan que salgan los números.

Asamblea de trabajadores de Avanza
3

Los sindicatos

 La competencia entre el Sattra, que con 7 delegados es el sindicato más fuerte, y el CUT, que durante años lideró el comité y que rechaza un acuerdo que implique la más mínima pérdida de poder adquisitivo, domina el conflicto. No solo rechazan pactar, sino que se someta a votación entre la plantilla, como solicita el SAMA, la empresa y el Ayuntamiento, salvo el PSOE. El Sattra ha llegado a situarse en la tesitura de firmar el convenio, pero la presión del CUT le ha hecho dar marcha atrás en varias ocasiones. Entre los dos tienen 12 delegados de 23. El resto de los sindicatos. CC. OO., con 6 representantes, UGT (3) y CSIF (2) apoyan votar la propuesta del SAMA. Pero son minoría por un delegado. Solo la presión interna de la plantilla, que pese a estar secundando los paros ha mostrado signos de división, puede romper el bloqueo en el que se ha colocado el comité, que está negociando un convenio que solo tendría un año de vigencia por llevar caducado desde 2019.

Reunión en el SAMA por la huelga del bus este martes
4

El SAMA

Lanzó una propuesta (8,5% de subida más una cláusula de revisión salarial del 12%). Cuando el SAMA hace estos movimientos se sobreentiende que ha hablado con las partes y estas van a ceder. No es habitual que un sindicato serio rechace una propuesta así, y más cuando está por encima de cualquier otra en el sector. Pero la mayoría del comité lo hizo. ¿Alguien mintió al SAMA?

Guillermo Ríos, director de Avanza (en el centro), ayer durante la reunión en el SAMA
5

La empresa

Avanza ha vivido una de sus negociaciones más complejas. Tras ceder y aceptar la oferta del SAMA, siempre que suspendieran los paros y se votará en referéndum, ya no hay margen para ninguna mejora de su plataforma de convenio. Mientras tanto, con una huelga diaria, pierde 400.000 euros mensuales, lo que complica aún más una solución.

El alcalde, Jorge Azcón, la concejal de Servicios Públicos, Natalia Chueca, junto a los responsables de Avanza y de Irizar.
6

El Ayuntamiento y la futura contrata.

PP-Cs está sufriendo el coste político de la huelga en pleno proceso de renovación de la contrata, que expira en agosto de 2023, y a ocho meses de las elecciones. Sus intentos de mediación en la trastienda de la negociación han sido infructuosos. Si no hay convenio, los costes labores de la próxima licitación de contrata serán los actuales. El Ayuntamiento no ve viable una mejora sobre la oferta del SAMA, que supondría disparar el coste de la futura concesión (9 millones más).

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión