Zaragoza
Suscríbete por 1€

Ayuntamiento de Zaragoza

PP-Cs lanza los estudios para el nuevo PGOU con la generación energética como gran novedad

El planeamiento incorporará por primera vez las renovables como "factor determinante".

Vista de la ciudad desde Torre Zaragoza
Vista de la ciudad desde Torre Zaragoza
Guillermo Mestre

El Ayuntamiento de Zaragoza ha puesto en marcha todos los estudios necesarios para la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). El Consistorio ha sacado a licitación la redacción de la llamada ‘Estrategia Zaragoza Metropolitana 2050’ por 179.990,66 euros. Se trata de un amplísimo estudio con el que se busca tener "una foto fija exacta" de la ciudad y que, según el concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, permitirá trabajar en la Zaragoza del futuro. Las empresas interesadas tendrán hasta el 8 de agosto para presentar ofertas, mientras que el periodo de ejecución será de 18 meses, por lo que la resolución del nuevo plan quedará en manos del gobierno que salga de las urnas en 2023.

El nuevo planeamiento, avanzó Serrano, incluirá enfoques novedosos y "pioneros" en España, ya que, por primera vez, incorporará los usos energéticos como "factor determinante". Es decir, analizará en qué zonas de la ciudad resulta más adecuada la implantación de energía renovable.

Todos estos pasos surgen a raíz de una moción aprobada en pleno en junio de 2021. En origen, Urbanismo se mostró reacio a modificar el plan general, que data de 2001, ya que obligaría a suspender alrededor de medio año el otorgamiento de licencias, un parón "inoportuno", especialmente tras meses de afecciones por la pandemia. No obstante, y en cumplimiento del mandato de los grupos –la iniciativa salió adelante con los votos de la izquierda y el apoyo de Vox–, el Consistorio ha decidido dar ahora el ‘pistoletazo de salida’.

El estudio que ha sacado a licitación partirá de un análisis del estado de ejecución de las previsiones del planeamiento urbanístico vigente y "servirá de base para publicar un primer avance del plan general" que, llegado momento, será sometido a exposición pública. Constituirá, según Serrano, un diagnóstico previo en el que se analizarán desde las expectativas de crecimiento demográfico hasta la evolución de las licencias otorgadas desde 2001 o del precio del suelo y la vivienda.

También servirá para detectar zonas urbanas vulnerables y espacios sin urbanizar o necesitados de reurbanizaciones "especialmente problemáticas". Otros de los aspectos en los que se hará hincapié serán la capacidad de absorción por parte del mercado de los suelos residenciales, los "desequilibrios" actuales y las necesidades de la ciudad en materia de infraestructuras.

El objetivo último, según consta en la documentación, es "consolidar a Zaragoza como una gran ciudad de ámbito nacional" mediante la elaboración de una estrategia de desarrollo urbano sostenible "destinada a satisfacer las nuevas necesidades energéticas, de expansión territorial, de capacidad y usabilidad de suelo, demográficas, de habitabilidad, logísticas y de crecimiento constante".

Quienes se encarguen de redactar la estrategia –que se convertirá en el plan director de la ciudad para las próximas décadas–, "deberán superar los contenidos operativos de un plan general para proponer medidas que afronten las tensiones debidas a la transición urbana, territorial, demográfica, productiva y energética a las que se enfrentan las grandes ciudades". "De su contenido derivarán los instrumentos de planeamiento que sean precisos y la alteración del plan general de la ciudad, de modo que esté en consonancia con las medidas propuestas", dice el pliego técnico.

El documento no se limitará, por tanto, a detectar problemas, sino que tendrá que concretar qué herramientas técnicas y jurídicas deberán movilizarse para conseguir los objetivos que se planteen. Deberá incluir, asimismo, un cronograma que determine "el momento adecuado para cada acción prevista" y un presupuesto que estime los costes a afrontar por los agentes públicos y privados implicados.

Un proceso "complejo"

El proceso, reconocieron desde el área de Urbanismo, será "complejo", ya que la modificación de un plan general puede requerir incluso de años de trabajo. Todo lo que se haga, insistieron desde PP-Cs, irá en consonancia con los objetivos estratégicos de la llamada agenda urbana, de ahí que se incida en aspectos como la eficiencia y sostenibilidad de la movilidad urbana y territorial o la necesidad de "evitar la dispersión urbana y revitalizar la ciudad existente".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión