Zaragoza
Suscríbete por 1€

tribunales

La Audiencia condena a 2 años de cárcel a un padre que abusó sexualmente de su hija de 10 en Zaragoza

La víctima no contó el hecho hasta cuatro años después y fue la Fiscalía quien denunció al acusado.

El acusado fue juzgado este martes en la Audiencia Provincial de Zaragoza.
El acusado fue juzgado en la Audiencia Provincial de Zaragoza.
Guillermo Mestre

La versión "coherente, persistente, sin ambigüedades ni contradicciones" de una adolescente de 17 años ha servido para condenar a su padre por haber abusado de ella cuando tenía tan solo 10. El tribunal de la sección primera de la Audiencia Provincial de Zaragoza le da total credibilidad y, tras valorar la prueba practicada en el juicio, afirma que está plenamente convencido de la veracidad de su testimonio, como refleja en su sentencia.

La sala condena al acusado (cuya identidad se omite para proteger la de la víctima) a dos años de cárcel, ya que aunque lo considera autor de un delito de abusos sexuales a una menor de 16 años, con la agravante de superioridad, tiene en cuenta una atenuante de embriaguez y otra de reparación del daño, pues adelantó los 2.000 euros que la Fiscalía y la acusación, a cargo de la abogada Laura Vela, solicitaban por daños morales. El hombre se enfrentaba a una pena inicial de 4 años de cárcel y su letrado, José Cabrejas, va a apelar el fallo. 

El hecho ocurrió en el verano de 2015. Los padres de la chica se separaron cuando ella tenía 2 años y desde entonces pasaba fines de semana alternos en el domicilio del progenitor. Un sábado que se quedó sola en casa llegó su padre tras haber estado bebiendo alcohol y con una botella de cerveza en la mano. La chica estaba en pijama y él le habló peyorativamente de su madre, le dijo que ningún chico la merecía y que él la cuidaría. Acto seguido, con ánimo libidinoso, le dio besos por el cuello y le tocó los genitales por encima de la ropa. La niña gritó y le pidió la dejara, momento en que el acusado paró, se echó a llorar y le pidió perdón.

A partir de ese día la menor ya no volvió a casa de su padre, aunque lo veía en ocasiones cuando acudía a casa de la madre. La víctima no contó nada hasta mediados de 2019, cuando se lo dijo a su progenitora, aunque le indicó que no quería denunciarlo para no perjudicarlo. La adolescente, desde los 12 años, había tenido ingresos hospitalarios por intentos de suicidio, autolesiones y problemas para relacionarse. En diciembre de 2019, la Policía Local la encontró en la calle de noche y en estado de embriaguez. Entre las explicaciones que dio a su estado, como que no quería vivir, les dijo que su padre había abusado de ella.

Esta afirmación originó las correspondientes diligencias judiciales y fue la Fiscalía la que presentó una querella contra el hombre. A pesar de que él atribuyó la denuncia a una manipulación de la madre, los magistrados dicen que no se sostiene esa versión ya que su expareja tuvo oportunidad de denunciarlo en 2019 y no lo hizo por respetar la voluntad de su hija. Tampoco ven motivos espurios en la chica, ya que siempre ha dicho que, aunque sufría por lo que le hizo, valora que le pidiera perdón y que estuviera borracho cuando lo hizo. En la vista oral afirmó que lo seguía queriendo. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión