Zaragoza
Suscríbete por 1€

Noche de agresiones en el Gancho de Zaragoza

Una de las intervenciones terminó con un detenido y otra en un susto.

La calle de Pignatelli, en uno de los puntos más conflictivos
La calle de Pignatelli, en uno de los puntos más conflictivos.
Toni Galán

La Policía Nacional de Zaragoza tuvo que acudir en dos ocasiones durante la noche de este martes al barrio del Gancho de la capital aragonesa tras ser alertados por los vecinos. La primera intervención terminó con un detenido de 18 años y la otra, simplemente, en un susto. 

Una llamada a la central del Cuerpo sobre las 22.10 alertó a los agentes de que en la calle Cerezo con Boggiero en el barrio mencionado se encontraba un grupo de personas que rodeaba a un joven que parecía estar herido. Cuando llegaron los agentes, se encontraron a un chico de 18 años y origen marroquí que había sido agredido por otro chico de la misma edad y nacionalidad. 

Al ser preguntado, la víctima aseguró a los agentes que fue agredido tras negarse a darle "el oro" al agresor que cogió una botella rota y agredirle en el brazo dejándole varias heridas en la extremidad. Según informan fuentes policiales, ambos jóvenes se conocían ya que el herido indicó, sin dudar, los datos del agresor al que señaló y que tras intentar huir fue alcanzado por los agentes. Por el momento, no ha pasado a disposición judicial, indican desde la Jefatura. 

El segundo acontecimiento de la noche, ocurrió casi dos horas después (a las 23.40) y al otro lado de Conde Aranda, en la calle Ramón Pignatelli. Un vecino de la vía alertó a la Policía Nacional porque se estaba dando una pelea multitudinaria entre muchos extranjeros, incluso aseguró que uno de ellos portaba una catana. A la llegada de los agentes no quedaba nadie en la calle, por lo que la intervención quedó sin detenidos, ni males mayores que se conozcan. 

No obstante, no ha sido este martes la única jornada en la que agentes de la autoridad tuvieron que acudir al barrio del Gancho. El pasado lunes por la mañana, una patrulla de la Policía Local circulaba por la calle Conde Aranda fue requerida por un hombre que sangraba de forma "abundante". La víctima denunció que dos hombres se habían acercado a él y que uno de ellos le agredió con un arma blanca a la altura del glúteo, marchándose del lugar. La patrulla, al estar cerca del lugar, observó lo que sucedía y pudo detener a los autores cuando cruzaban la calle y ser reconocidos por el denunciante,

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión