Zaragoza
Suscríbete por 1€

zaragoza

Papelería Alcaine cumple 80 años, y lo hace en nuevas manos

Fundada en 1942, la zaragozana Ana Rosa Lagunas acaba de coger las riendas de uno de los negocios con más solera del barrio de Las Delicias.

Ana Rosa confía en llevar el negocio a que cumpla los cien años.
Ana Rosa confía en llevar el negocio a que cumpla los cien años.
C.I.

La popular papelería Alcaine fue fundada en el barrio de las Delicias en 1942, en concreto en la plaza de Huesca -entonces denominada de Rocasolano- por el zaragozano Rafael Alcaine y su mujer, Raquel Baquedano. Cuentan sus descendientes que la historia de la empresa parte del intercambio de novelas, tebeos y cómics; actividad que, por aquel entonces, ayudó a evadirse a cientos de mentes en tiempos de postguerra.

Con los años, Alcaine se convirtió en un negocio familiar y muy vivo que logró adaptarse a los retos que les iba marcando cada época. Pasó de estar ubicado en el local de una pequeña carnicería -cuyo traspaso, por aquel entonces, costó a la familia 3.500 pesetas- a mudarse en los años 70 al 18 de la calle Ramón Campoamor, donde hoy se ubica. Pronto cogerían el testigo Tomás y Rafael, hijos de los fundadores, que se siguieron adaptando.

Ana Rosa quiere mantener la esencia de la papelería Alcaine.
Ana Rosa quiere mantener la esencia de la papelería Alcaine.
C.I.

De libros, novelas y cromos, pasaron a los juguetes, con los que cada noche de Reyes lograban crear largas filas en la puerta del establecimiento que, cada año, se quedaba pequeño. El auge de las grandes superficies obligó a los Alcaine a introducirse en una nueva moda: el negocio de la copistería, ya en los años 90. En 2018 se jubiló Tomás, y le pasó el testigo a su mujer, Paula Castillo, que regentó “la papelería del barrio” hasta mayo de 2022.

“Sentimos nostalgia, claro, pero todo llega en esta vida y creo que lo hemos dejado en buenas manos; sino no le hubiéramos dejado el nombre. Ahora toca disfrutar de la vida”, explica Tomás. A modo de despedida, Paula colgó un cartel en el escaparate, que decía: “Después de 45 años trabajando llega el momento de mi jubilación. La tienda seguirá abierta, atendida por Ana Rosa. Muchas gracias por vuestra confianza y fidelidad de más de tres generaciones comprando en Establecimientos Alcaine. Ojalá lleguen a los 100 años”.

Y con ese reto por bandera, a sus 45 años, Ana Rosa Lagunas se lanza a la piscina del emprendimiento, al mismo tiempo que cumple uno de los sueños de su vida. “Todo empezó en Navidad, cuando apareció un mensaje en Facebook que decía ‘Se traspasa papelería’”, rememora. En aquel momento le pilló “fuera de juego”, pero para la zaragozana, diseñadora gráfica de profesión que cuenta con varios años de experiencia en el mundo de la imprenta y que llevaba tiempo trabajando de cajera en Pedrola, la idea comenzó a cobrar más fuerza cada día.

“En los últimos meses el precio del combustible ha subido mucho, por lo que ir y volver cada día al trabajo comenzaba a no salir a cuenta. Hablé con mi marido, Chema, y con mi familia, y pensé: Es ahora o nunca”, revela. A eso se une el hecho de que la zaragozana tenía ganas de darle un giro a su vida. “Quería dedicarme a lo que había estudiado, introducirme en el mundo de la rotulación, meterme en el diseño de camisetas, libretas personalizadas, en definitiva, meter mi toque personal a un negocio de toda la vida”, explica.

Porque, a pesar de los cambios, a los que la empresa familiar ha sabido adaptarse con facilidad “toda la vida”, en Alcaine seguirán vendiendo material de papelería, mochilas, carpetas, libretas, agendas y libros, y también habrá algunos juguetes y, por supuesto, servicio de copistería.

A por los 100 años

Así, empezó a trabajar en la reforma del local para darle “un aire renovado y, sobre todo, hacerla mía”, con una clara apuesta por los productos de papelería, la proximidad y el trato de barrio, el de toda la vida: “Mi idea es crecer sin perder la esencia de lo que había y mantener vivo uno de los negocios más míticos de las Delicias”.

¿Entre sus retos a largo plazo? “Con 45 años que tengo, y 80 que tiene la copistería, me encantaría jubilarme aquí y que Alcaine cumpla 100 años, como decía Paula cuando se despedía”, concluye.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión