Zaragoza
Suscríbete por 1€

Los hoteles de Zaragoza confían en las reservas de última hora para alcanzar los niveles prepandemia este verano

Las previsiones apuntan a una ocupación del 45% en julio y un 40% en agosto, aunque se aspira a llegar al 60%.

Hotel Meliá en Zaragoza
Hotel Meliá en Zaragoza

Los hoteles de Zaragoza aspiran a tener un verano “de normalidad” tras dos años de pandemia. Las previsiones apuntan a ocupaciones de en torno al 45% en julio y el 40% en agosto, unos diez puntos por debajo de los registros de 2019. Se confía, no obstante, en que las reservas de última hora eleven estos porcentajes hasta el 60%. “Todavía hay margen de mejora. Tenemos mucho verano por delante. Creemos que se pueden superar las cifras previas a la covid-19”, ha señalado este martes el presidente de Horeca Hoteles Zaragoza, Antonio Presencio.

Aunque no habrá lleno, la estancia media superará los dos días, cuando lo habitual es que esté entre los 1,3 y los 1,6. Presencio lo achaca a que “en verano, las personas vienen de ocio” y están más relajadas. “No tienen necesidad de estar un día y marcharse al siguiente”, ha agregado. A este dato “esperanzador” se une otro: la reactivación del turismo internacional, que ha pasado de representar el 7% al 20%. Para hablar de niveles prepandemia habría que alcanzar el 30% o incluso el 40%, pero cualquier avance es positivo. “Vienen, sobre todo, italianos, franceses y belgas. Todavía no hay viajeros chinos, que también eran importantes. A nivel nacional se está moviendo algo de turismo coreano y japonés, pero esto todavía no se percibe en Zaragoza. Se prevé que puedan empezar a venir a partir de febrero de 2023 si todo va bien”, ha expuesto.

Entre los visitantes destacarán, un verano más, catalanes, valencianos, vascos y andaluces, así como los turistas de otros puntos de Aragón, que siguen representando el 20%.

La asociación busca que Zaragoza sea “un destino vacacional, también en verano”; que sirva incluso “de base” para hacer excursiones en el entorno. “No posee oferta de sol y playa, pero tiene muchísimo atractivo en cuanto a oferta cultural, patrimonial, religiosa, gastronómica y de eventos”, ha indicado el presidente de Horeca Hoteles. El colectivo sí espera colgar el cartel de completo para el festival Vive Latino, que se celebrará los días 2 y 3 de septiembre tras tener que ser aplazado por la covid. “Empieza a haber demanda. Zaragoza es una ciudad importantísima y tenemos que pensar en grande para atraer eventos de gran tamaño que generen economía y riqueza y ayuden a consolidar el destino”, ha afirmado. En todo caso, todo apunta a que la ciudad no recuperará toda su agenda de congresos y ferias hasta 2023.

No en vano, hay hoteles que siguen cerrados desde el estallido de la crisis sanitaria. “Esperamos que con estos impulsos podamos ir recuperando también la oferta, que va de establecimientos de una estrella a otros de cuatro o cinco, muy importantes de cara a captar eventos internacionales”, ha indicado. Según las estimaciones del sector, la capital dispone de 9.500 plazas, mientras que en la provincia habría otras 3.500.

A todo esto se suman los efectos de la invasión rusa de Ucrania. “Como cualquier economía, estamos soportando costes energéticos disparados y subidas de los precios de las materias primas que llegan al 80% en el caso del aceite. Se nos hace muy difícil no trasladar todo esto al cliente por que no somos capaces y no existe una demanda que propicie eso. Los días en los que no hay ‘stock’ de habitaciones se producen subidas de precios, pero en Zaragoza provincia y capital no se esperan días de lleno. Por tanto, no hay precios en escalada, sino razonables, competitivos y acordes a la situación actual”, ha manifestado.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión