Zaragoza
Suscríbete por 1€

Seguridad

La videovigilancia inteligente del centro de Zaragoza se estrena en enero de 2023

El sistema dispondrá de 14 cámaras y permitirá hacer búsquedas de imágenes o rastrear a un sospechoso en el entorno de Doctor Cerrada y la calle Dato.

Vista de la calle de Dato, donde se han producido diversos incidentes violentos.
Vista de la calle de Dato, donde se han producido diversos incidentes violentos.
Guillermo Mestre

La inteligencia artificial hace tiempo que dejó de ser ciencia ficción, pero no son muchas las ciudades que han explotado al máximo sus posibilidades para mejorar la seguridad ciudadana. Zaragoza quiere aplicar los últimos avances tecnológicos a sus sistemas de videovigilancia con un programa piloto que servirá para controlar el entorno de las calles de Dato y de Doctor Cerrada, donde en los últimos tiempos se han sucedido diversos incidentes violentos que el Ayuntamiento de la capital quiere atajar antes de que vayan a más.

De momento, ya dispone de un proyecto técnico, elaborado por la empresa A&T Ingeniería, que ha previsto una red de 14 cámaras repartidas en 12 postes permitirá perimetrar (como recoge la zona sombreada que figura en el mapa adjunto) las calles de Princesa, Ricla, Dato y Fita, así como parte de Cortes de Aragón y de Doctor Cerrada, que intersectan con estas vías.

Este innovador sistema de seguridad, que tiene un coste estimado de 219.000 euros y que requiere de dos meses y medio para su instalación, podría estar en funcionamiento entre enero y febrero de 2023, después de haber superado los trámites de contratación de las obras y de autorización de la comisión de videovigilancia, dependiente de la Delegación del Gobierno en Aragón. Este mes está previsto solicitar el permiso. Si se obtienen buenos resultados, la pretensión del gobierno municipal PP-Cs es extenderlo a otras zonas de la ciudad.

Búsquedas inteligentes

Estas cámaras no solo registran imágenes en movimiento en la vía pública. Hacen mucho más que los dispositivos de vigilancia que ya hay colocados en otros puntos de la ciudad, como en el Casco Histórico. Es un modelo que ya se ha utilizado con éxito en otros municipios de España, como en Las Rozas (Madrid), donde la instalación de 61 cámaras de seguridad con inteligencia artificial propició una reducción de la criminalidad. Otros municipios que se han sumado a esta fórmula son Marbella (Málaga) o Rivas-Vaciamadrid.

Según consta en el proyecto técnico, el sistema permite detectar comportamientos sospechosos a partir de los datos que capten del movimiento de personas, objetos y vehículos. Los agentes de policía pueden introducir parámetros para hacer ‘búsquedas inteligentes’ entre las horas de grabación para detectar a un posible delincuente gracias a la apariencia: el color de la ropa, del pelo, el sexo o el grupo de edad.

También se puede localizar un vehículo por el color o su categoría: si es un camión, un coche o una bicicleta o por su matrícula. Es más, se pueden introducir alertas en tiempo real. De este modo, los agentes pueden resolver una investigación que puede costar horas o días en unos pocos minutos. Las posibilidades que ofrece el sistema son sorprendentes. Por ejemplo, se puede detectar una actividad inusual: el sistema ‘aprende’ cuál es el comportamiento habitual de las personas y los objetos en una zona y lanza una alerta automática cuando algo se sale de lo normal.

El ‘software’ tiene gran capacidad analítica y permite localizar acontecimientos determinados en el lugar vigilada: por ejemplo, que un objeto de interés para los investigadores entre o salga del área controlada. Todo el sistema de cámaras, que tienen visión nocturna, estará controlado en unas grandes pantallas ubicadas en el edificio de la Policía Local de Domingo Miral, que es donde se grabarán y procesarán las imágenes. El sistema se sostiene en una red de fibra óptica.

Respeto a la privacidad

Según explicaron fuentes municipales, el respeto a la privacidad es uno de los elementos más importantes de este proyecto: las modernas videocámaras están preparadas para anonimizar las grabaciones mediante zonas de sombra y en ningún caso pueden dirigirse hacia ventanas o zonas del ámbito privado. La Policía Local conserva las imágenes durante un periodo máximo de 30 días y después se destruyen. El acceso al visionado está restringido, con datos encriptados y accesos que dejan rastro y siempre con requerimiento judicial o de las fuerzas de seguridad.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión