Zaragoza
Suscríbete por 1€

Los empresarios defienden que el nuevo estadio se construya en La Romareda

CEOE, Cámara de Zaragoza, comerciantes y hosteleros advierten de los perjuicios de trasladar el campo de fútbol.

Los agentes económicos han comparecido este viernes para expresar su opinión sobre el futuro estadio.
Los agentes económicos han comparecido este viernes para expresar su opinión sobre el futuro estadio.
Dani Marcos/Ayuntamiento de Zaragoza

En la tercera sesión del grupo de trabajo sobre el futuro estadio celebrada este viernes no hubo casi ni margen para los matices. El sector empresarial en su conjunto, desde la gran empresa al pequeño comercio y los autónomos, se posicionó no solo a favor de la construcción de un nuevo estadio de primer nivel, sino que defendió que este se levante en su ubicación actual, en la Romareda. "Creemos que lo que está bien no hay que arreglarlo. El estadio tiene una ubicación perfecta", declaró el presidente de CEOE Aragón, Miguel Marzo.

Fue el líder de la patronal el que abrió el debate, en el que participaron diferentes representantes de las asociaciones empresariales y de los sindicatos. Los empresarios y autónomos dejaron clara sus preferencias en favor de La Romareda, cada uno desde su óptica. Los sindicatos evitaron posicionarse sobre las ubicaciones y defendieron la sostenibilidad ambiental, la seguridad y los derechos de los trabajadores y la viabilidad económica y de gestión del proyecto, sin detraer recursos a las políticas sociales.

Marzo dejó claro que existe "un ecosistema económico" en torno al campo de fútbol actual que vive al calor de la actividad deportiva y que saldría perjudicado en caso de traslado. En este sentido, dudó de la hipótesis de que la construcción de viviendas en el solar del estadio pudiera compensar a los negocios del entorno la pérdida del equipamiento.

En la misma línea se posicionaron los demás. La presidenta de Cepyme Aragón, María Jesús Lorente, recordó el impacto económico de Real Zaragoza y apoyó la actual ubicación, entre otros motivos por su accesibilidad en transporte público y a pie. Eso sí, pidió compensaciones a los empresarios afectados por las obras. Por parte de la citada organización empresarial le acompañó Mariano Barbed, que recordó el valor de La Romareda como una "marca que se conoce en toda España". "Perder ese valor no sería bueno", declaró.

José María Marteles y Luis Femía, de Cafés y Bares, durante su comparecencia.
José María Marteles y Luis Femía, de Cafés y Bares, durante su comparecencia.
Dani Marcos/Ayuntamiento de Zaragoza

Vicente Gracia, secretario general de la Federación de Comercio Ecos avisó de las "afecciones económicas negativa"» del traslado: "Nos opondremos a cualquier movimiento que suponga quitar el campo de donde está". Eso sí, defendió que la operación sirva para recuperar la actividad comercial en el eje de Isabel la Católica que acompañen a un coliseo que incorpore nuevos usos a los meramente deportivos.

El director general de la Cámara de Zaragoza, José Miguel Sánchez, recordó que su organización ya apoyó el proyecto de Carlos Lamela de 2005, aunque en esta ocasión planteó una opción más: la del campo de fútbol en Arcosur, vinculado a la Feria y Plaza. En cualquier caso, se comprometió a actualizar el informe de impacto económico del fútbol del élite en la ciudad elaborado en 2009.

Los hosteleros defendieron también el estadio en su actual ubicación. El presidente de Horeca Hoteles, Antonio Presencio, defendió un estadio “de primera categoría” en La Romareda, un espacio “céntrico” y “bien comunicado”. “Desechar la Romareda supondría olvidar una parte de la historia de la ciudad”. Consideró que el estadio no debería incluir usos hoteleros.

"La Romareda, donde está"

José María Lasheras, de Horeca restaurantes, zanjó su posición nada más iniciar su intervención: “La Romareda, donde está”. El empresario aludió a la carga emocional del estadio y abrió la posibilidad de un segundo equipamiento en el futuro. Luis Femía, de Cafés y Bares, advirtió de que un traslado a una zona de la ciudad menos consolidada podría propiciar la entrada de franquicias en detrimento del negocio local.

El presidente de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), Álvaro Bajén, defendió la actual ubicación del estadio, aunque desde una posición más matizada que el resto de comparecientes. “Nos inclinamos por la zona de La Romareda, que tiene la accesibilidad, y por una restauración sin grandes costes ni grandes aforos”, afirmó. Añadió una petición: que el proyecto incluya un mercado detallista en la zona del Cubo. Estaba previsto que Mayte Mazuelas, presidenta de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), interviniera, pero finalmente envió un breve texto en el que advirtió de que un traslado del estadio sería “perjudicial”.

Los sindicatos pidieron seguridad. José María de las Morenas, de UGT, recordó su visita a Catar para conocer el proceso de construcción de los estadios para el próximo mundial en compañía de representantes de la Organización Internacional del Trabajo, con miles de trabajadores fallecidos durante las obras. Por eso ofreció la colaboración de los sindicatos para garantizar la seguridad laboral, evitar la precariedad y vigilar la subcontratación. Recordaron por ejemplo las precauciones que en su opinión deberían adoptarse ante la presencia de amianto en el estadio de La Romareda.

De las Morenas apostó por un campo “no solo cinco estrellas, sino verde”, por su sostenibilidad ambiental. En la misma línea, Pablo Castillo, de CC. OO., reclamó un estadio “lo más eficiente posible” en el que se respeten los derechos laborales y sea “tractor social y económico de la ciudad”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión