Zaragoza
Suscríbete por 1€

protección animal 

Zaragoza recogió 762 animales perdidos o abandonados en 2021, el doble que en 2020

El periodo de confinamiento produjo un descenso de la llegada de perros y gatos y un aumento de las adopciones

Imagen del traslado de los animales del CMPA del desfasado centro de Peñaflor al de La Cartuja.
Imagen del traslado de los animales del CMPA del desfasado centro de Peñaflor al de La Cartuja.
Ayuntamiento de Zaragoza

El Centro de Protección Animal de Zaragoza (CMPA) recogió el año pasado el doble de mascotas perdidas o abandonadas que en 2020. Las buenas noticias que en este sentido trajo consigo la pandemia, con una reducción de las cifras de un 37%, se han disipado al mismo ritmo que disminuían los contagios. En total, en 2021 llegaron a las instalaciones 762 perros y gatos, frente a los 417 del año de la covid. Los veterinarios municipales creen que este fenómeno tiene su explicación en el periodo de confinamiento.

Los datos entonces fueron buenos. Durante aquel ejercicio, llegaron a las instalaciones de La Cartuja 290 perros, de los que 41 pertenecían a razas consideradas potencialmente peligrosas, y 127 gatos, frente a los 662 que en total fueron recogidos el año anterior. Es complicado hacer una valoración correcta y saber realmente si un animal ha sido o no abandonado hasta que se formaliza la denuncia pero para María Jesús Ramírez, trabajadora del centro, está claro que la pandemia ha tenido una gran influencia en este asunto.

"En el confinamiento los abandonos se redujeron por varios motivos –explica–. Había mucha presencia policial en la calle y salir fuera de la ciudad era muy complicado". En este sentido, la veterinaria recuerda que, por regla general, quien lamentablemente decide deshacerse así de su animal opta por hacerlo en entornos rurales, mientras que los que se encuentran en la ciudad suelen haberse perdido.

Bajan las acogidas

"Había tanta gente interesada en adopciones y acogidas que aunque hubieran querido abandonar les venía bien tener un perro. Se fueron retrasando y ahora se han juntado por estadística", considera Ramírez. En la actualidad, también los datos relativos a esta cuestión han disminuido de manera notable. En 2020 se adoptaron el 77% de los animales que llegaron al CMPA, mientras que en esta ocasión, de los 762 perros y gatos que se recogieron, acabaron encontrando una nueva familia 399, 35 de ellos canes potencialmente peligrosos. Y la tendencia parece seguir a la baja ya que, asegura la experta, en estos últimos meses están percibiendo "menos interés por la adopción".

Con todo, tal y como apunta Ramírez, lo principal a la hora de tomar la decisión de tener una mascota es haberlo meditado previamente. "Tienes que pensar para qué la quieres en tu vida, no es suficiente con que un perro sea muy bonito, hay comprometerse a cuidarlo, es un trabajo que hay que tener claro", recalca. Asimismo, considera que es necesario que haya "consenso" entre todos los miembros de la familia y, además, es necesario saber las características del animal y si se ajustan a su ritmo de vida. "Hay que tener en cuenta las obligaciones legales, que hay que conocerlas, y qué recursos tenemos para darles tanto en tiempo como en dinero", sentencia.

Solo 23.000 canes en el registro de ADN

El registro de ADN para perros no está teniendo la acogida deseada. En 2019 el Ayuntamiento de Zaragoza lo convirtió en obligatorio, pero todavía menos de la mitad de los canes de la capital aragonesa cumplen con este requisito. Según el Colegio de Veterinarios, unos 23.000 animales están actualmente inscritos.

Es una cifra muy baja si se tiene en cuenta el Registro de Identificación de Animales de Compañía de Aragón (Riaca), que apunta a que hay casi 70.000 perros activos en la ciudad. Sin embargo, estos datos pueden no ser del todo certeros, ya que hay muchos propietarios que no dan de baja a sus mascotas cuando mueren. Además, se cree que entre un 10% y un 15% de los canes no tienen microchip, por lo que la población real podría situarse entre 45.000 y un 55.000.

Pese a ello, el número de registros sigue siendo bajo y parece que se ha estancado, porque apenas ha crecido en 3.000 desde hace un año. La mayoría, según explican desde el Colegio Oficial de Veterinarios, son cachorros cuyos dueños formalizan este trámite junto a las primeras vacunas, pero está siendo más difícil que la medida arraigue entre los que tienen perros más mayores. El proceso conlleva un coste de entre 40 y 50 euros que no está subvencionado, pero puede resultar muy útil para combatir el abandono y el maltrato.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión