Zaragoza
Suscríbete por 1€

sucesos

Absuelven a dos jóvenes de Zaragoza acusados de dar una brutal paliza a un policía en el GP de Cheste

Los jóvenes, que fueron a Valencia a ver el campeonato de motociclismo, se enfrentaban a penas de 3 años de prisión.

Miles de aficionados al motor acuden el fin de semana de las carreras a Cheste.
Miles de aficionados al motor acuden el fin de semana de las carreras a Cheste.
HA

La Audiencia Provincial de Valencia acaba de absolver a dos jóvenes de Zaragoza a los que juzgó a finales del pasado mes de marzo como presuntos autores de la brutal agresión sufrida por un policía nacional libre de servicio durante los festejos previos a las carreras de motociclismo del GP de Cheste de 2016. La Fiscalía nunca consideró que hubiese pruebas para acusar a Jorge T. T., de 25 años, y Alejandro U.E., de 36. Sin embargo, el abogado del funcionario agredido solicitó para ellos sendas penas de 3 años y 2 meses de cárcel como autores de un delito lesiones y otro de atentado.

Como recuerda en su sentencia el tribunal, los hechos que dieron lugar a esta causa se produjeron en la madrugada del 12 de noviembre de 2016 en las proximidades de la calle de Castilla de la localidad valenciana de Cheste, que acogía ese fin de semana una de las pruebas del mundial de motociclismo. Las carreras habían servido de reclamo para que miles de aficionados al    motor se desplazaran hasta allí, entre ellos, los dos zaragozanos, a los que acompañaba otro familiar, entonces menor de edad.

Sobre las 7.47, se produjo un altercado en el que un vecino del municipio, que después resultó ser policía nacional, sufrió una brutal paliza. El hombre, Antonio B. C., de 45 años, recibió numerosos puñetazos y patadas por todo el cuerpo, varias de ellas en la cabeza. Como consecuencia, sufrió un traumatismo craneoencefálico con pérdida de consciencia que obligó a trasladarlo de urgencia a un centro hospitalario.

"Ninguna de las personas que acompañaban esa noche a Antonio B. C., es decir, su esposa, y los tres moteros a los que habían alquilado una habitación en su casa vieron a los acusados agrediéndolo o golpeándolo"

La víctima, que tardó 309 días en recuperarse de la agresión, se encontraba aquella noche de fiesta y había bebido. Tal circunstancia y el grave traumatismo craneal sufrido hicieron que apenas pudiera dar cuenta de lo sucedido durante su declaración en el juicio. «No recuerdo nada», explicó a los magistrados. Por ello, estos han tenido que basarse, principalmente, en el testimonio de su mujer y en las imágenes captadas por las cámaras de seguridad de un establecimiento ubicado muy próximo al lugar de los hechos.

«Ninguna de las personas que acompañaban esa noche a Antonio B. C., es decir, su esposa, y los tres moteros a los que habían alquilado una habitación en su casa vieron a los acusados agrediéndolo o golpeándolo», señala   ahora en su sentencia la Audiencia de Valencia. Por su parte, los zaragozanos Jorge T.T. y Alejandro U. E. negaron también que formaran parte del grupo de personas que atacó a la víctima. Y tampoco del visionado de las imágenes aportadas a la causa puede deducirse que los acusados participaran en dicha agresión. Como consecuencia, tal y como solicitó al final de la vista el abogado Javier Osés, el tribunal absuelve a ambos jóvenes.

Tres guardias civiles acusados

Los dos vecinos de la capital aragonesa no fueron los únicos en sentarse en el banquillo, ya que también fueron acusados por estos hechos tres guardias civiles de los GRS que participaban aquel fin de semana en el dispositivo de seguridad en torno al GP de Cheste, que moviliza cada año a decenas de miles de personas. Y no era solo el abogado del agredido quien los señalaba, sino también la propia Fiscalía, que solicitó para cada uno de ellos penas de cuatro años de prisión y otros tantos de inhabilitación para empleo o cargo público. El delito que les atribuía, lesiones agravadas por el uso de armas, en este caso, sus defensas reglamentarias, con las que según la acusación pública golpearon a la víctima.

Los guardias civiles declararon en el juicio que vieron que se estaba produciendo un altercado y acudieron rápidamente para mediar. Sin embargo, elMinisterio Público fue especialmente contundente a la hora de acusarlos, asegurando que los funcionarios golpearon con sus porras al vecino de Cheste «especialmente en la cabeza y las extremidades inferiores, con tal brutalidad    que lo dejaron prácticamente inconsciente e incapacitado para mostrar oposición».

Como en el caso de los investigados de Zaragoza, la Audiencia de Valencia concluye en su sentencia que no hay ninguna prueba que permita atribuir a los guardias civiles unos hechos tan graves. «No se alcanza a comprender en base a qué afirma el ministerio fiscal que teniendo los acusados engrilletado en el suelo a Antonio B. C., uno de los agentes le lance una patada en la cabeza», dice la sentencia. Los hechos quedan así impunes, ya que los autores no han sido identificados.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión