Zaragoza
Suscríbete por 1€

zaragoza

El Huerva mira a Europa para cambiar

El gobierno PP-Cs presentará un proyecto a los fondos de la UE para recuperar las riberas más deterioradas del río a su paso por la ciudad

Las bolsas de plástico se esconden entre las hojas secas. Varias latas de refresco descansan sobre la hierba, junto a chapas de botellines y colillas. Están casi ocultas en la vegetación, pero se ven. La zona de paso sí que está limpia y despejada, aunque casi nadie transita por ella, quizá porque el clima tampoco invita a ello. Solo una mujer observa, asomada a la barandilla, cómo el río Huerva discurre a su paso por el parque Grande de Zaragoza, con la trasera del Hospital Miguel Servet como gris telón de fondo y con sus férreos muros pegados milimétricamente al cauce.

Antes de alcanzar este enclave, a su llegada al término municipal las aguas del Huerva atraviesan la Fuente de la Junquera. Es uno de los tramos de ribera que se recuperó con motivo de la Expo 2008 y que está en mejores condiciones, tal y como atestiguan desde la Federación de Barrios (FABZ). Después, el caudal se recarga gracias al Canal Imperial y fluye hacia el centro de la ciudad.

Y aquí ya empiezan unas desigualdades que se mantendrán a lo largo de todo su recorrido hasta desembocar en el Ebro ya que, como apunta el presidente de la entidad, Manuel Arnal, su estado es muy dispar según el tramo. No obstante, lo cierto es que hace escasos veinte años el Huerva era un río muerto a causa de los vertidos urbanos y la contaminación, y ahora ya no lo es. Es fácil comprobarlo, las aguas bajan más claras, el aire se respira más limpio y los patos campan a sus anchas por la orilla. Algo impensable entonces. Sin embargo, su estado sigue siendo delicado.

La tarea más difícil se completó en 2003, cuando la entrada en funcionamiento de la depuradora del bajo Huerva, a la altura del cuarto cinturón, logró que retomara el pulso. Pero todavía no logra el aprobado en cuanto a su estado ecológico, tal y como advierten desde la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE). Sí que reconocen que "se acerca" y que su situación mejoró "ostensiblemente" gracias a este equipamiento, que trata las aguas residuales de Cuarte, Santa Fe, Cadrete y María de Huerva.

"Los años siguientes a su construcción empezó una explosión de vida", recuerdan, y mencionan, precisamente, el estado en el que se encontraba el río en la Fuente de la Junquera, donde por primera vez en décadas volvieron a aparecer macroinvertebrados, principalmente insectos y moluscos.

Especies exóticas invasoras

La CHE asegura que se hizo "un gran progreso", pero que "todavía queda mucho por mejorar", entre otras cuestiones, con la adecuación de algunos vertidos pendientes. También en cuanto a las riberas porque, explican, "han proliferado especies exóticas invasoras, como la caña o el ailanto, en detrimento de especies autóctonas". En este sentido, el gobierno PP-Cs anunció hace unas semanas su intención de presentar un proyecto a los fondos europeos que, entre otras cuestiones, pretende acabar con este problema con la plantación de vegetación más adecuada.

En general, el objetivo es integrar el río en la ciudad, en su tramo entre el parque Grande y la Gran Vía, y hacerlo más accesible para los ciudadanos con la creación de senderos, carriles bici, pasarelas y graderíos de césped, además de zonas habilitadas para los niños y para practicar deporte. Pero ese ambicioso plan, que prevé una inversión de 9,9 millones de euros, obliga a echar la mirada a la situación que sufre actualmente –y desde hace años– el río Huerva, que a su paso por Zaragoza discurre inconexo y deslavazado, con algunas zonas cubiertas y encajonado en otros puntos, como ocurre en el parque Grande.

Este espacio, pese a no ser del todo accesible, es utilizado y logra el visto bueno de los vecinos, más allá de algún problema de suciedad originado en ocasiones por el botellón. Sin embargo, otros tramos parece que poco menos hubieran sido condenados al ostracismo. Es lo que ocurre al abandonar el emblemático parque para adentrarse en la calle de Manuel Lasala, donde la frondosa vegetación apenas deja ver el agua. Bajo el puente de Blasco del Cacho y el centro deportivo Salduba el caos es tal que hay un enorme árbol caído que cruza el río de orilla a orilla. Su gran desnivel respecto a la calle complica cualquier tarea de limpieza, por lo que hay numerosos plásticos enganchados en la maleza y hasta un viejo cordón policial enredado entre unas ramas.

Lo mismo ocurre cuando se avanza hacia el puente del Emperador Augusto y se atraviesa la calle de Genoveva Torres hasta la avenida de Goya. En esta zona sí que es posible, empleando unas escaleras (algunas metálicas y empinadas y otras de piedra) acceder a la ribera, pero solo en pequeños tramos. Además, su estado deja mucho que desear. Latas de cerveza, barro y múltiples excrementos caninos ofrecen un panorama desolador. No es raro que apenas nadie se aventure a bajar allí, porque es una zona oscura y con muy poco espacio para caminar, con tramos clausurados por su peligrosidad.

Hace tiempo que la asociación La Huerva denuncia este estado. "No lo podemos usar en el día a día. Hay basura y es fácil encontrar personas durmiendo bajo el puente de Goya o jóvenes bebiendo y además hay muchos perros que dejan sus excrementos y tampoco lo hacen habitable", lamentan desde la asociación. Se muestran "ilusionados" con los planes del Ayuntamiento para cambiar esta situación, pero también con "cierta inquietud" por tratarse de un proyecto ligado a los fondos europeos, por lo que reivindican que, si no llegan, también se actúe, aunque sea de forma más modesta.

En contraste con este punto, la zona cercana a la desembocadura está en buen estado. El Huerva vuelve a salir al exterior en el paseo de la Mina y, aunque en algún tramo hay basura en las orillas, a partir de la calle Asalto es posible pasear junto al río por caminos bien acondicionados. El recorrido desde el parque Bruil hasta el Ebro, con bancos, quioscos y zonas de juegos infantiles, es uno de los más transitados. Un espejo en el que mirarse que, en el futuro, podría trasladarse a toda la ciudad.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión