Zaragoza
Suscríbete por 1€

La CHE recuperará las esclusas del Canal Imperial para rutas guiadas

Estas compuertas son uno de los hitos patrimoniales del Canal Imperial de Aragón y a su vez una de las obras hidráulicas más importantes de Europa en el siglo XVIII.

Espacio HIDRO-Lógico de La Casa Blanca.
Espacio HIDRO-Lógico de La Casa Blanca.
CHE

La Confederación Hidrográfica del Ebro ha licitado el proyecto de recuperación de la funcionalidad de las esclusas y su antiguo uso para el paso de embarcaciones para su integración en la ruta guiada del Espacio HIDRO-Lógico de La Casa Blanca, el centro divulgativo del Organismo de cuenca en Zaragoza, con una inversión prevista de 457.193 euros.

Estas compuertas son uno de los hitos patrimoniales del Canal Imperial de Aragón, a su vez una de las obras hidráulicas más importantes de Europa en el siglo XVIII, que toma sus aguas del río Ebro, en el Bocal (Fontellas), y cuya construcción tenía por objeto mejorar el regadío de la antigua Acequia Imperial de Aragón, llevando el agua del río Ebro hasta Zaragoza y permitiendo extender el regadío en la ciudad, recuerda la CHE en una nota de prensa.

El Canal Imperial de Aragón discurre paralelo al Ebro, por su margen derecha, a lo largo de unos 108 kilómetros, y atraviesa los municipios de Fontellas Ribaforada, Buñuel y Cortes (en Navarra), y de Mallén, Novillas, Gallur, Boquiñeni, Luceni, Pedrola, Figueruelas, Grisén, Alagón, Pinseque, Zaragoza y Burgo de Ebro (en Aragón).

Las acequias de riego se distribuyen a lo largo de una estrecha banda formada por el canal o su entorno próximo y el río Ebro, con un total de 300 tomas asignadas a Sindicatos o Comunidades de Regantes.

El Canal imperial entró en funcionamiento en 1795. Mejoró el regadío en su área de influencia, pero también se estableció un servicio de transporte de barcos entre Tudela y Zaragoza y cuando se abrió, empezó también a funcionar el Espacio de La Casa Blanca, donde se regulaba el agua antes de llegar al acueducto sobre el río Huerva, en una almenara de tres bocas, junto a un molino harinero con cinco muelas, con su pertinente granero y un batán de ocho pilas.

También se construyó un pequeño puerto para que los barcos pudieran descargar sus mercancías y una hospedería para viajeros, ligados a las esclusas que permitían hacer navegable el canal.

Las esclusas de Casablanca son las primeras esclusas del Imperial, aunque se hallen en el kilómetro 81. El desnivel total en todo el recorrido del Canal es de un mínimo de 125 metros, lo que permitía la navegación en ambos sentidos.

En el término de Zaragoza se construyeron otras dos esclusas: las de Valdegurriana y las del camino de Torrecilla.

El proyecto que ahora licita la CHE pretende recuperar la funcionalidad de las esclusas de Casablanca y divulgar su antigua función.

El 'Molino de La Casa Blanca. Espacio HIDRO-Lógico' es un espacio museístico y divulgativo sobre el ciclo del agua y las infraestructuras asociadas al mismo. La visita comienza en la 'Fuente de los Incrédulos', continúa en el edificio del antiguo 'Molino de La Casa Blanca', y finaliza en las esclusas de 'San Carlos del Canal Imperial'. Acoge una exposición sobre la gestión del agua en la cuenca del Ebro, que incluye audiovisuales y una maqueta sobre el ciclo hidrológico.

Con la apertura al público del 'Espacio HIDRO-Lógico de La Casa Blanca', desde 2019 para grupos de escolares y desde este año para todos los públicos, con visitas guiadas, se completa la divulgación de la historia y función del Canal Imperial por parte de la CHE.

El otro espacio patrimonial y emblemático asociado al Canal Imperial es 'El Bocal', en la localidad navarra de Fontellas, donde nace el canal. Espacio este último que también ofrece visitas guiadas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión