Zaragoza
Suscríbete por 1€

Denuncian el desprendimiento de un tramo de las murallas de Segeda

El lienzo se encuentra entre fincas agrícolas y Patrimonio estudia cómo repararlo.

Parte del tramo derrumbado de la muralla, de 13 metros.
Parte del tramo derrumbado de la muralla, de 13 metros.
Macipe

Los vestigios del yacimiento celtibérico de Segeda, cuya extensión total se reparte entre los términos municipales de Mara y Belmonte de Gracián, en la comarca Comunidad de Calatayud, siguen deteriorándose. La última prueba de ello es el desprendimiento, hace escasos días, de un tramo de 13 metros de longitud de un lienzo de la muralla de la zona conocida como Segeda II, en Belmonte. Se trata de grandes bloques de piedra de yeso que se han desprendido del talud de la cara norte y que han caído, en parte, sobre tierras de cultivo en el único tramo que quedaba visible. En la misma zona, hay otras partes cercanas a nuevos derrumbes y otras muy deterioradas.

Fuentes del Gobierno de Aragón explican que, a través de la Dirección General de Patrimonio Cultural, ya tienen constancia de la situación en el enclave. De hecho, reconocen que se están estudiando los daños que se han producido, a la vez que se sopesa de qué manera pueden iniciar las reparaciones. A principios de enero, Patrimonio aportó cerca de 5.000 euros para labores de saneamiento y restauración en la zona del lagar, para sustituir las protecciones que se instalaron hace años para resguardar los vestigios. Fueron apenas unos días de trabajo tras una década sin actuaciones.

Desde el Ayuntamiento de Belmonte, su alcalde, José Carlos Pérez, reconoce que "hace años estaba prevista una inversión, pero se acabó retirando el dinero, quedó en agua de borrajas y está todo paralizado". Así, indica que el objetivo pasa por reunirse con la Dirección General de Turismo del Gobierno de Aragón para estudiar posibles medidas al respecto. "Estamos atados de pies y manos porque la muralla está entre propiedades privadas", recuerda. De igual forma, reconoce que "es una pena". "Es un valor que estamos viendo cómo se pierde", lamenta.

Fácilmente visitable

Desde la Asociación Mara Celtibérica, que fomenta las recreaciones históricas alrededor de la historia de este enclave, tienen la misma perspectiva. "Es una parte que era fácilmente visitable porque estaba a la intemperie, y el paso del tiempo influye", reconoce Ana Belén Domínguez, secretaria de la entidad. Ante este escenario, aboga por que "las administraciones no lo dejen estar, que se rehaga y se actúe en las otras partes antes de que sea demasiado tarde".

La extensión de Segeda, al menos de su primera localización, abarcaba más de 17 hectáreas, más del doble que en el caso, por ejemplo, de Numancia. Tras la destrucción de ese asentamiento, se construyó otro en una localización distinta pero cercana a la original. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión