Zaragoza
Suscríbete por 1€

zaragoza

La Mancomunidad de la Ribera Izquierda del Ebro pone en marcha la recogida a domicilio de enseres voluminosos

Con esta iniciativa se persigue aumentar la frecuencia de retirada, evitar la contaminación visual y beneficiar a las personas vulnerables.

El servicio de puerta a puerta de recogida de enseres voluminosos se pone en marcha en los 7 municipios que componen la MRIE.
El servicio de puerta a puerta de recogida de enseres voluminosos se pone en marcha en los 7 municipios que componen la MRIE.
MRIE

La Mancomunidad Ribera Izquierda del Ebro (MRIE) ha comenzado el año con la puesta en marcha del proyecto piloto de retirada de muebles y enseres puerta a puerta. Con esta iniciativa se pasa de un servicio de recogida cada dos meses a una frecuencia a demanda, desaparece la acumulación de los residuos de las calles y se eliminan los gestores que no están autorizados para la retirada de este tipo de materiales.

La MRIE se encarga de llevar a cabo un servicio de recogida de enseres voluminosos de los denominados RAES (residuos de aparatos eléctricos y electrónicos) como pueden ser neveras, lavadoras, televisionrd o pequeños electrodomésticos. Asimismo, cuentan con otra línea de recogida -denominada marrón- para muebles y otro tipo de productos voluminosos. En definitiva, el catálogo de enseres que recogen es muy amplio y quedan fuera los escombros y materiales que no son domésticos sino de uso industrial, tóxicos o peligrosos.

Hasta ahora, el servicio funcionaba del siguiente modo: “Cada dos meses se pasaban a recoger enseres que, previo aviso, los vecinos habían dejado en los contenedores habilitados para la recogida de basura”, explica Marta Ramón Pezonada, responsable de gestión de residuos de la MRIE. “Pero valoré que dos meses era un espacio de tiempo muy amplio, y la gente genera residuos todos los días así que decidimos implementar el servicio de puerta a puerta”, añade.

Este nuevo servicio resultará más útil para los vecinos, que tendrán que notificar en las oficinas de la MRIE su intención de deshacerse de un aparato o un mueble y en pocos días “les avisaremos de que pasaremos directamente a su domicilio a retirarlo”, expone Ramón que indica que esperarán a tener varios enseres que retirar en un municipio para realizar la recogida. Hay que recordar que los municipios que componen la MRIE son: Osera de Ebro, Villafranca de Ebro, Nuez de Ebro, Alfajarín, La Puebla de Alfindén, Pastriz y Villamayor de Gállego.

Este proyecto se está poniendo en marcha desde inicio de 2022 pero sin que se haya suprimido el servicio anterior: “No hemos dejado de hacerlo para anexarlos, que vaya desapareciendo el antiguo y la gente se vaya adaptando al nuevo”, explica Marta Ramón.

¿Qué se logra con esta iniciativa? “Primero, se acorta la distancia en el tiempo de servicio por lo que los ciudadanos en cualquier momento nos pueden notificar sin tener que esperar dos meses; otra ventaja es que no se van a sacar a la calle de forma masiva cada dos meses los residuos así que no hay contaminación visual y los espacios van a estar más limpios”, expone Ramón. También detalla que “el control de los residuos va a ser mayor” y se podrán elaborar estadísticas y conocer “el índice de generación de residuos”.

Otro punto importante de este proyecto es que se evitarán los “gestores piratas” ya que, hasta ahora, “la noche antes de que pasemos a recoger los enseres, hay gente que va por los contenedores y roban los enseres o algunas piezas”, explica Ramón. Por lo tanto, ahora “los materiales valorizables se quedarán a recaudo de la mancomunidad”.

Cabe destacar que el servicio de puerta a puerta también beneficia a “los vecinos más vulnerables y a personas mayores que ya no tendrán que llevar sus residuos hasta los contenedores, sino que se los retiraremos de casa”, destaca Ramón.

El paso siguiente será una instalación adecuada de puntos limpios “pero es un proyecto a medio plazo porque la instalación de puntos limpios requiere de proyectos de arquitectura y trámites que todavía tenemos en proceso”.

Recuerda Ramón que colaboran con la MRIE “los gestores autorizados por el Gobierno de Aragón” por lo que, una vez se han recogido los enseres “los llevamos a plantas autorizadas y ellos hacen la transformación para recuperar los materiales valorizables y así volverlos a introducir a la economía circular, materiales que serán materia prima para la industria”. De este modo, “evitamos -destaca- que los materiales nos cuesten mucho más y cuidamos el planeta”.

Todos estos cambios “revierten en una buena gestión de los residuos, en un entorno más limpio y bajan los costes de gestión de residuos”, valora Ramón quien apuesta por que hay que “dar a entender a los ciudadanos que la gestión de los residuos y mantener nuestro entorno limpio cuesta esfuerzo personal y económico y cada vez el económico es mayor. Pero si somos conscientes y lo vamos haciendo bien, podemos ir compensando ese valor económico para que no se intensifique más en el tiempo, sino que lo podamos mantener e incluso reducir”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión