Zaragoza
Suscríbete

zaragoza

Violación a una menor en las fiestas del Pilar: "Yo a esa niña no la toqué, solo la llamé gorda tacaña"

Un joven niega que persiguiera y agrediera sexualmente a una menor de 15 años en el recinto ferial de Valdespatera en 2019, pero la Fiscalía pide una condena de 12 años.

El acusado, Gerardo B., durante el juicio celebrado este martes en la Audiencia de Zaragoza.
El acusado, Gerardo B., durante el juicio celebrado este martes en la Audiencia de Zaragoza.
HA

La agresión sexual denunciada por una adolescente  durante las Fiestas del Pilar de 2019 podría costarle ahora a Gerardo B. S. una condena de hasta 12 años de prisión, solo tres menos de los que tenía por entonces la víctima. Los hechos que se atribuyen al acusado se produjeron la madrugada del 13 de octubre en el recinto ferial de Valdespartera y se antojan tan graves como censurables. Pero el tribunal habrá de armarse de argumentos para imponer tan severo castigo. razón por la cual la Fiscalía reiteró ayer a la víctima infinitas veces la misma pregunta: «¿Está completamente segura de que el joven que tiene delante la persiguió, le puso la zancadilla, la tiró al suelo y con ayuda de un amigo la inmovilizó para introducirle después los dedos en la vagina»? Y la respuesta fue siempre la misma. «No tengo la menor duda de que fue él».

Durante el juicio celebrado en la Audiencia de Zaragoza, el presidente del tribunal amenazó al encausado con echarlo de la sala, ya que este no dejó de gesticular y hacer aspavientos durante toda la declaración de la denunciante, que acaba de cumplir los 18 años. El procesado mostraba así su desacuerdo con el relato de la chica, que considera una absoluta falacia. «Yo a esa niña no la toqué. Me insultó por el color de mi piel y solo le contesté gorda tacaña», declaró. Porque según este, no hubo violación o agresión alguna, tan solo una discusión entre uno de sus colegas y la chica a costa de un cigarrillo. «Ella no quiso dárselo, por eso la llamé tacaña. Pero ni nos reímos de ella ni la insultamos por su físico», señaló.

Los tres amigos que acompañaban aquella noche al acusado avalaron su versión y repitieron uno tras otro las mismas explicaciones: «Fue ella la que vino a nosotros y llamó negro de mierda a Gerardo; mi amigo no la insultó; y nadie la persiguió ni la violó». De ahí que la defensa, a cargo del letrado Javier Alcober,  pidiera la absolución.

Dice que la inmovilizaron

La experiencia fue absolutamente distinta para la adolescente, que había ido aquella noche al Espacio Zity con unos amigos y al salir un momento del recinto sin pulsera no le permitieron volver a entrar. «Vi fuera a Nayim –amigo del acusado– y me acerqué a preguntarle por qué iba diciendo que estábamos saliendo juntos. Gerardo estaba con él y saltó: ‘¿Cómo se va a liar contigo puta gorda, bola de grasa?’ Yo me quedé muda y en shock», explicó.

La chica decidió marcharse, pero vio que el acusado y un amigo «más bajito»    la seguían. «Después de que me tiraran al suelo y me inmovilizaran, el pequeño le dijo a Gerardo: ‘Para, tío, nos estamos pasando’. Pero él le contestó: ‘¡Cállate!’ Y empezó a tocarme por todo el cuerpo para meterme finalmente los dedos por encima de los leggins», narró. Según esta, fue un momento «traumático» del que no se ha conseguido recuperar.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión