Zaragoza
Suscríbete por 1€

XIV congreso del PP-Aragón

Manuel Giménez Larraz pide "no olvidar" la actividad criminal de ETA y "las ideas y valores de sus víctimas"

El hijo de Manuel Giménez Abad, asesinado por la banda terrorista hace veinte años, critica que políticos como Arnaldo Otegi "carecen de la ética" que se debería exigir a los representantes

Manuel Giménez Larraz, durante su intervención en el Congreso Autonómico del PP.
Manuel Giménez Larraz, durante su intervención en el Congreso Autonómico del PP.
Guillermo Mestre

Manuel Giménez Larraz, hijo del presidente del PP aragonés Manuel Giménez Abad asesinado por ETA el 6 de mayo de 2001, ha reivindicado en el Congreso Autonómico del partido, que se celebra este domingo, la necesidad de "no olvidar" la actividad criminal de la banda terrorista. Sobre todo, por "las ideas y los valores de sus víctimas", que fueron los que terminaron por sentar las bases de la democracia. Y, por ello, también ha tenido palabras durante su intervención para el coordinador general de Bildu, Arnaldo Otegi, quien ha asegurado que "carece de la ética" que se debería exigir a los representantes políticos. 

Durante el cónclave, Giménez Larraz ha recordado a su padre. "Viví de cerca ese proceso que conduce al liderazgo político, repleto de ilusión y entusiasmo -ha dicho en referencia al nombramiento del alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, como presidente del partido-. Sus anhelos políticos quedaron a buen recaudo en las extraordinarias personas que le sucedieron y a las que ahora te unes". En su intervención, enmarcada bajo el nombre 'En recuerdo de las víctimas de la violencia terrorista que murieron defendiendo la democracia y la libertad', ha querido dejar claro que las ideas del PP "no surgen de la nada", sino que son parte de "un sustrato ideológico e intelectual alimentado por millones de personas que creen" en sus políticas. 

Una de las principales, como ha afirmado, es el respeto a lo que representan las víctimas, que "siempre ha tenido un lugar central". Una cuestión que, según ha asegurado, Azcón ha demostrado al frente del gobierno de la capital aragonesa, "recordando sin descanso las cicatrices que el terrorismo ha ido dejando". "Somos muchos los que hemos crecido despertando con el ruido de esas bombas en San Juan de los Panetes o la Casa Cuartel, muchos los que habéis tenido que mirar los bajos de vuestros coches por creer en un país abierto y tolerante", ha lamentado Giménez Larraz, que ha recordado que Manuel Giménez Abad fue también asesinado hace dos décadas "por quienes durante muchos años se arrogaron la libertad de disponer de la vida de tanta gente". 

"ETA asesinó a una persona que defendía con naturalidad los valores democráticos de nuestra sociedad, aquellos que constituyen el único marco posible para el ejercicio de la política, libertad, justicia y pluralismo", ha dicho. No obstante, ha defendido que la consecuencia fue la agrupación de miles de ciudadanos "alrededor de una identidad cívica", ya que lo que estaba en juego era "el derecho a vivir libremente", y por este motivo ha reivindicado la necesidad de "no olvidar". "No podemos olvidar lo que somos, debemos recordarlo con orgullo. Soportamos en nuestras espaldas el pesado legado de quienes perdieron sus vidas por defender nuestras ideas", ha insistido. 

"Compromiso y coraje cívico"

En 2001, más de 350.000 personas se manifestaron en las calles de Zaragoza un día después del asesinato de Manuel Giménez Abad en lo que fue un clamor multitudinario y unánime contra el terror de ETA. Y "mientras miles de ciudadanos hacían una demostración de compromiso y coraje cívico", como ha recordado este domingo el hijo mayor del presidente del PP, el actual coordinador general de Bildu, Arnaldo Otegi, pedía "menos condenas, menos literatura política, menos lágrimas de cocodrilo y más soluciones".  

"Cumplió su pena, no es discutible, tiene derecho a ejercer la libertad de la que tantos ciudadanos fueron privados durante tantos años, pero quienes aspiramos a formar parte de una sociedad democrática saludable tenemos derecho a decir que carece de la ética que deberíamos exigir a nuestros representantes políticos -ha dicho sobre esto Giménez Larraz-. Un país donde alguien como Otegi tiene la influencia que se le ha concedido no es un país mejor".  

Por este motivo, ha querido dejar claro que "ETA ha sido derrotada" y "quienes ejercen la política tienen la tranquilidad de saber que no hay una banda criminal apuntado sus nombres". No obstante, ha añadido, sí sigue "todavía vigente su proyecto político". Y, ha concluido, "debe ser confrontado". 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión