Zaragoza
Suscríbete por 1€

ZARAGOZA

El cuerpo de una joven asesinada en Zaragoza será entregado 3 años después a su familia

Ninguna otra víctima de un crimen había pasado antes tanto tiempo en una nevera del anatómico. El juez se negó reiteradamente a autorizar su entierro.

El crimen se cometió en las puertas de esta vivienda de Movera.
El crimen se cometió en las puertas de esta vivienda de Movera.
Guillermo Mestre

El pasado 21 de noviembre se cumplieron tres años del crimen de María Marian, la joven a la que un par de encapuchados tirotearon a las puertas de una vivienda de la urbanización Torre Urzaiz del barrio zaragozano de Movera. Sin embargo, fue el pasado viernes, 10 de diciembre, cuando la nueva titular del Juzgado de Instrucción número 10 autorizó por fin la entrega del cadáver a la familia, que dice no entender cómo la Justicia ha podido prolongar durante tanto tiempo su sufrimiento llegando a provocarles un duelo «patológico». No en vano, han sido más de 114 días los que la víctima ha permanecido metida en una nevera del anátomico, algo inédito en una investigación criminal en Aragón.

Los padres de María Marian, que tenía 28 años cuando la asesinaron, se dirigieron la pasada primavera al entonces instructor del caso para hacerle ver que la paciencia tenía un límite. Lo hicieron después de que este volviera a negarles por enésima vez la entrega del cadáver alegando que el sumario estaba en fase de instrucción y podría ser necesaria una segunda autopsia. Pero la insistencia del abogado de la familia, Cristian Anghel, y la intervención de la Audiencia Provincial de Zaragoza, van a poner fin a tan larga espera.

Según ha podido saber este diario, la magistrada que ha heredado el caso ha pedido ya a los allegados de la fallecida que faciliten los datos de la funeraria que se encargará del traslado del cadáver a Rumanía. En concreto, a Sibiu, localidad de la que procedía la víctima y donde está previsto inhumar sus restos. A través de una providencia, la jueza autoriza también la expedición del certificado de defunción, ya que parece que ni de eso disponía la familia. Como consecuencia de todos estos avatares judiciales, la madre de la joven está bajo control psiquiátrico y tanto su marido como su otra hija aseguran estar tomando también medicación.

Víctima de un sicario lituano

La hermana de la mujer tiroteada declaró que la noche del crimen vio a dos encapuchados en la finca, pero son ocho las personas a las que finalmente se investiga por su presunta implicación en los hechos. Las pesquisas no resultaron sencillas y hubieron de pasar siete meses hasta que el Grupo de Homicidios detuvo al presunto autor material, a su acompañante y al resto de compinches, a los que representan los letrados Francisco García Berenguer, José Cabrejas y Armando Martínez, entre otros.

Los investigadores están convencidos de que fue el sicario lituano Aivaras S. quien abrió disparó contra María Marian. El sospechoso lo negó de forma tajante y aseguró que ni siquiera estuvo aquel día en Movera, pero ignoraba que la Policía contaba con dos pruebas que lo ubicaban en la escena del crimen: el guante de látex que al parecer perdió en la huida y del que se extrajo su ADN y la geolocalización de su teléfono.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión