Zaragoza
Suscríbete por 1€

Investigan a un matrimonio por la muerte de su bebé de cinco meses en Zaragoza

El niño ingresó el 26 de octubre por hidrocefalia y un derrame ocular y murió el 7 de diciembre por covid y encefalopatía. Sospechan de la madre, que está en prisión.

Uno de los pasillos del Hospital Infantil, que dirige a la uci pediátrica.
Uno de los pasillos del Hospital Infantil, que dirige a la uci pediátrica.
HA

La titular del juzgado de Instrucción número 2 investiga la muerte de un bebé de 5 meses y medio a causa de supuestos malos tratos de sus padres y, en concreto, por acción de su madre, que se encuentra actualmente en prisión provisional por un presunto delito de asesinato. El padre, M. A., de 39 años, está imputado por maltrato en el ámbito familiar.

La mujer, A. A., de 30 años, fue detenida el pasado 10 de noviembre, aunque el pequeño falleció el día 7 de diciembre a causa de una insuficiencia respiratoria producida por infección de covid y una encefalopatía hipóxico-isquémica. Esta lesión se la habría causado la madre, según las primeras investigaciones policiales, cuando el pequeño estaba hospitalizado y sufrió una parada cardiorrespiratoria en la habitación del Hospital Infantil que levantó las sospechas de las enfermeras y médicos que lo cuidaban.

El bebé ingresó en el centro sanitario el 26 de octubre derivado por la pediatra del centro de salud al detectar un aumento anómalo de su perímetro craneal. La madre lo había llevado el 28 de septiembre al ambulatorio para hacer la revisión de los cuatro meses. La médico apreció entonces un tamaño algo grande de la cabeza, exploró al niño y la citó para el mes siguiente. En la visita del 26 de octubre constató que había aumentado y decidió derivarlo al Urgencias del Materno Infantil para hacer pruebas.

En el hospital le diagnosticaron una hidrocefalia y externa y una hemorragia retiniana en el ojo izquierdo, lo que hizo sospechar a los sanitarios que las lesiones pudieran estar causadas por un brusco zarandeo, como recoge el juez en su auto de prisión. Parada cardiorrespiratoria. 

El niño evolucionó bien, pero el 29 de octubre ocurrió un hecho que levantó todas las alarmas. Sobre las 14.30, cuando el niño estaba solo con su madre pues se había ido la compañera de habitación, fue encontrado en la cuna cianótico (morado), frío y sin signos vitales. La mujer avisó y el niño fue reanimado de urgencia y, tras inducirle un coma, lo llevaron a la uci pediátrica. Posteriormente, evolucionaría bien aunque con posibles daños cerebrales, pero falleció el martes pasado por las causas descritas.

La Policía abrió una investigación, interrogó a los testigos y a la madre y recabó indicios que le llevó a pensar que tras la parada cardiorrespiratoria podía estar la intervención de un tercero. Apreciaron también contradicciones en las respuestas de la madre a lo sucedido, y así se las trasladaron al juez que optó por enviarla a prisión por tentativa de asesinato

A. A. dijo en un primer momento que el niño había vomitado mientras le daba el biberón, luego se había ido al baño a limpiarse y, al volver, se lo había encontrado así, es decir, cianótico y sin respirar. A los médicos les llamó la atención que, si bien olía a vómito, no había restos del mismo ni en la cuna ni en la ropa, ni apenas salió líquido del tracto digestivo cuando lo reanimaron. Posteriormente, A. A. cambió su versión y dijo que, tras regresar del baño, el niño estaba bien pero después, cuando ella miraba el teléfono móvil, comenzó a hacer ruidos extraños y se quedó inerte.

Sorprendió la reacción de la mujer, que las sanitarias describieron como fría. También que, a pesar de que preguntaron al matrimonio, de origen pakistaní, por antecedentes familiares, estos no dijeron, hasta el 3 de noviembre, que en 2016 falleció una hija de 11 meses por muerte súbita. La juez está a la espera de los informes de los médicos forenses para arrojar luz sobre el caso.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión