Zaragoza
Suscríbete por 1€

Zaragoza

Condenado en Zaragoza por la venta de un BMW de la II Guerra Mundial valorado en 200.000€

El coche era la pieza más valiosa de la colección de clásicos que un empresario de Zaragoza legó a sus hijas. Su venta fraudulenta obligó a juzgar ayer por estafa a un primo de las dueñas.

El acusado, en los pasillos de la Audiencia de Zaragoza.
El acusado, en los pasillos de la Audiencia de Zaragoza.
HA

La joya de la corona. Eso era para dos hermanas de Zaragoza el BMW modelo 327 que su padre les legó al morir como parte de su magnífica colección de vehículos clásicos. El valor actual del coche, fabricado en la época de la II Guerra Mundial y uno de los preferidos  por los altos mandos del ejército nazi, podría superar los 200.000 euros. Pero el único que sabe cuánto se pagó realmente por esta valiosa pieza es Álvaro A. V., primo de las legítimas propietarias. Porque, como él mismo terminó reconociendo ayer ante un tribunal, aprovechándose de una serie de artimañas puso el turismo a su nombre y acabó vendiéndoselo a una empresa alemana. Una traición que ha estado a punto de costarle varios años entre rejas.

Pero no fue el BMW 327 el único clásico de la colección que se vendió sin autorización de las herederas, vinculadas a una conocida empresa aragonesa de iluminación. De hecho, su primo colocó también en el mercado un turismo Triumph TR3 y una motocicleta Harley Davidson. Tras una serie de pesquisas, se supo que por el primero le abonaron 15.000 euros en octubre de 2017, mientras que por la segunda recibió 22.000 euros en enero de 2018.

Los compradores no lo sabían

Por supuesto, ni los compradores de estos valiosos clásicos ni sus verdaderas dueñas supieron que se estaban vendiendo de forma fraudulenta. Sin embargo, en cuanto las hermanas descubrieron lo que estaba ocurriendo, denunciaron a su primo. Concluida la fase de instrucción, la Fiscalía entendió que había indicios suficientes para acusar a Álvaro A. V. de un delito de estafa o, de forma alternativa, de apropiación indebida. De ahí que este hombre acabara ayer sentado en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial de Zaragoza enfrentándose a una petición de hasta tres años de cárcel.

Pero ¿cómo pudo el acusado vender estos exclusivos modelos sin que se enteraran sus primas? Sencillo. La relación entre las denunciantes y el investigado era bastante estrecha, hasta el punto de que era este último quien se encargaba del cuidado de la colección de clásicos. De hecho, existía un acuerdo de colaboración por el que este hombre se encargaba de arreglar los coches y las motocicletas para buscarles después un buen comprador. Eso sí, el acusado no podía poner a la venta ninguna de estas codiciadas piezas sin el previo consentimiento por escrito y mediante firma de las dos hermanas. Y estas nunca autorizaron la venta de estos tres vehículos.

Un coche similar al que se vendió de forma fraudulenta.
Un coche similar al que se vendió de forma fraudulenta.
HA

Según la Fiscalía, traicionando la confianza de las dueñas y valiéndose de varias sociedades interpuestas, el encausado acabó arrogándose la propiedad del BMW 327, del Triumph TR3 y de la motocicleta Harley Davidson. Para formalizar los trámites administrativos de las ventas, Álvaro A. V. utilizó varios    documentos de representación jurídica y una copia del documento de identidad de una de las hermanas. De ahí que tanto la acusación pública como la particular apreciaran engaño y terminaran pidiendo prisión para el encausado.

Al final, el acusado acabó reconociendo el delito. Y como sus primas querían zanjar lo antes posible este desagradable asunto y recuperar al menos una parte del dinero, las partes llegaron a un acuerdo que evitará al estafador pisar la cárcel. Porque aceptó una pena de un año de cárcel y al no arrastrar antecedentes podrá solicitar su suspensión. Eso sí, tuvo que comprometerse a devolverles 125.500 euros a plazos. De momento, para rubricar el pacto y no celebrar el juicio desembolsó por adelantado 25.500. ¿Negocio redondo? Solo él lo sabe.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión