Zaragoza
Suscríbete

La DGA y el Ayuntamiento de Zaragoza preparan una permuta con los suelos de la calle Embarcadero

El Consistorio retoma la tramitación de varios proyectos de interés autonómico en Las Fuentes y Casablanca  para facilitar el acuerdo de financiación.

Imagen de archivo del solar de Embarcadero en el barrio de Casablanca
Imagen de archivo del solar de la calle de Embarcadero en el barrio de Casablanca.
Guillermo Mestre

El proyecto urbanístico de la calle de Embarcadero, en el barrio de Casablanca, puede dar este lunes un giro en el seno del consejo bilateral de capitalidad, que se celebra en la Casa Consistorial. Ante las quejas vecinales por la supresión de los aparcamientos, el Ayuntamiento de Zaragoza y la DGA preparan una permuta de suelo por la que el Ejecutivo cedería la propiedad de esos terrenos a cambio de otros en un lugar diferente. El desarrollo de este proyecto, junto al plan de Torre Ramona en Las Fuentes, ha sido reactivado precisamente para facilitar la firma del convenio de financiación de Zaragoza

Para que esto ocurra, Urbanismo debe concluir el proceso de información pública del plan especial, así como la valoración de los suelos antes de diciembre de este año, explicaron fuentes consultadas. El proyecto se aprobaría de forma definitiva en febrero. Solo a partir de ese momento se podría proceder a la permuta, que le permitiría a la DGA promover sus viviendas en otro lugar.

El Ayuntamiento podría tratar de encajar las plazas de aparcamiento a costa de su propio aprovechamiento o mediante otra solución, indicaron las mismas fuentes. El proyecto de la calle de Embarcadero prevé 186 viviendas, pero solo reserva 67 plazas de aparcamiento (en la actualidad estacionan allí más de 400 vehículos, según la asociación de vecinos).

Por otro lado, la reunión bilateral permitirá abordar otra operación urbanística en el aire, el plan de Torre Ramona, donde la DGA puede desarrollar 244 viviendas. El asunto tiene pendiente la catalogación de la capilla, que el Ayuntamiento se compromete a resolver, junto a la ordenación inicial, antes de que acabe el año. Todos los trámites, que harían efectivos los aprovechamientos urbanísticos de la DGA, estarían resueltos antes de marzo.

El proyecto urbanístico de Torre Ramona acumula años de retraso, mientras el antiguo edificio, que fue manicomio, escuela, reformatorio y convento, se deteriora progresivamente. Estuvo a punto de ser derribado, pero finalmente la DGA y el Ayuntamiento llegaron a un acuerdo en julio de 2018, por el que la ‘capilla’ pasaría a propiedad municipal y las viviendas se desplazarían a otro lugar de la parcela.

El consejo bilateral servirá este lunes hará referencia también otra espinosa cuestión urbanística. En este caso, se va a oficializar el desacuerdo con los antiguos juzgados de la plaza del Pilar, actualmente sede del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) de la DGA. Será un tribunal el que decida si finalmente la propiedad debe volver al Ayuntamiento de Zaragoza, dado que las dos instituciones no han podido acordar unos usos compartidos de este edificio.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión