Zaragoza
Suscríbete

El pleno del Ayuntamiento de Zaragoza rechaza el plan de pisos en la Expo y Azcón ofrece a Lambán un grupo de trabajo

Solo el PSOE apoya la moción de Podemos para adecuar el PGOU al proyecto de la DGA en Ranillas.

El pleno del Ayuntamiento de Zaragoza ha rechazado este viernes modificar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para facilitar la construcción de 500 pisos de alquiler social que anunció la DGA, titular del suelo. La moción, presentada por Podemos, solo ha contado con el respaldo del PSOE, mientras que ZEC se ha abstenido y el gobierno PP-Cs y Vox se han opuesto. El alcalde, Jorge Azcón, ha señalado que en la próxima reunión bilateral, que se celebrará el lunes, le pedirá el proyecto al presidente de Aragón, Javier Lambán, al que además le ofrecerá la creación de un grupo de trabajo para abordar de forma coordinada el “serio problema” de la vivienda en la ciudad.

Azcón ha apostado por evitar que la cuestión se convierta en un “lodazal político”, aunque ha lamentado que se enterase de las intenciones del Gobierno de Aragón durante la intervención del presidente en el debate del estado de la Comunidad. “Me habría gustado que me lo hubiera comentado en las múltiples conversaciones que mantenemos”, ha apuntado.

Pero al margen de esta cuestión, el alcalde ha defendido que la prioridad de su gobierno municipal es la ejecución de vivienda pública “en los barrios consolidados, donde es necesaria la regeneración urbana” frente a la propuesta de la DGA de intervenir en Ranillas. “Vamos a intentar convencerles”, ha indicado el alcalde que, al igual que en el caso del proyecto de un nuevo estadio de fútbol, ha planteado “un folio en blanco” con la creación de una mesa de trabajo para abordar las cuestiones de vivienda con el Ejecutivo autonómico.

Desde las filas socialistas, en cambio, consideran que el alcalde se opone a un proyecto “objetivamente bueno” únicamente como estrategia política en su aspiración de liderar el PP aragonés. “Usted ya no es alcalde, lo es nominalmente, pero ahora es el líder de la oposición al Gobierno de Aragón, por eso no mira por la ciudad”, le ha reprochado el concejal Horacio Royo. “Si defendiera Zaragoza estaría de acuerdo y dispuesto a colaborar. Si no quiere, apártese y no estorbe”, ha añadido.

Para Royo, el plan de la DGA para construir 500 pisos de alquiler asequible en los pabellones del frente fluvial, los denominados cacahuetes, supone una “oportunidad de cerrar la brecha” que arrastra el recinto Expo desde hace años y ayudaría a paliar el “gravísimo problema” de vivienda en la ciudad. El edil ha advertido además de que “no es incompatible” con la construcción en otros barrios que defiende el Consistorio.

En la misma línea, el portavoz de Podemos, Fernando Rivarés, ha defendido que los planes municipales “no chocan” con el autonómico, y ha pedido aprovechar el proyecto de la DGA para acabar con la “isla ajena de la ciudad” en la que se ha convertido, a su juicio, el recinto de Ranillas.

Por contra, el concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, ha asegurado que el Gobierno de Aragón “quiere sufragar el proyecto con fondos europeos, y no son ilimitados”. En este sentido, ha apostado por usar estas líneas de inversión para intervenir en la “ciudad consolidada” para que “los jóvenes puedan vivir en los barrios que los vieron nacer”.

El edil, asimismo, ha advertido que el proyecto se enfrenta a “mil problemas constructivos”, es “poco o nada sostenible” y su coste permitiría, según sus cálculos, construir 150 viviendas más en otras zonas de la ciudad.

Finalmente, el portavoz de ZEC, Pedro Santisteve, ha argumentado que “no hay informes jurídicos que acrediten si es necesario modificar el PGOU”, por lo que su grupo se ha abstenido. El concejal ha criticado al alcalde por su “poca altura a la hora de negociar con la DGA” y ha reclamado al gobierno PP-Cs la construcción de más vivienda social.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión