Zaragoza
Suscríbete

tribunales

Declara que no denunció a su exnovio por violación porque es un DDP y le tiene miedo

La Audiencia Provincial de Zaragoza juzga a un hombre por agresión sexual. El acusado afirma que la mujer está obsesionada con él y pide al tribunal que se la "quite de encima"

El acusado,en la Audiencia Provincial de Zaragoza este lunes.
El acusado,en la Audiencia Provincial de Zaragoza este lunes.
Heraldo

Oswaldo V. B. está siendo juzgado por la Audiencia Provincial de Zaragoza como presunto autor de la violación sufrida por su expareja cuando ya habían roto y el hombre acudió a su casa para recoger unas pertenencias. La mujer asegura que, como había hecho otras veces durante los siete años de relación, el hombre la violó y golpeó. Declaró que durante ese tiempo llegó a sufrir "más de 50 agresiones sexuales", aunque nunca lo denunció porque, supuestamente, es un miembro de la banda latina ilegal DDP (Dominicans Don’t Play) y le tiene miedo. Explicó que las relaciones que le imponía era siempre de sexo duro y sadomasoquista.

El 21 de diciembre de 2018, un mes después de la ruptura, el acusado se presentó en su casa con la excusa de recoger unas pertenencias. Pero, según la mujer, una vez dentro cogió una botella de champán de la nevera, fue al dormitorio de la denunciante y le propuso llamar a otra persona para hacer un trío, a lo que ella se negó. 

Su respuesta, según explicó, enfadó a Oswaldo V. quien, tras obligarle a fumar droga, la tiró sobre la cama y la agredió sexualmente. "Me insultó llamándome puta y diciéndome que era su esclava y debía hacer lo que él quisiera. Yo le supliqué, pero él me pegó varios puñetazos en las costillas y me violó", manifestó. Cuando fue al baño ella llamó a la Policía y fue detenido cuando salía del portal de la vivienda.

Oswaldo V. B., por su parte, solo quiso responder a su abogado, Juan Carlos Royo, y dio una versión completamente distinta. Se presentó como un hombre "acosado" por la denunciante y pidió al tribunal que le "quiten de encima" a esa mujer. Según el acusado, fue a la casa para mantener un "encuentro de placer" y "todo fue bien" hasta que le dijo que se iba. "Me retuvo, me redujo y llamó a la Policía. Yo no he ejercido fuerza sobre ella y espero que me ayuden porque esta vaina ya no me gusta nada", dijo.

La acusación, a cargo de la abogada Marta Lázaro, pide 9 años y un día de cárcel mientras que la Fiscalía no acusa porque cree que hay contradicciones, faltan pruebas y la forense no encontró lesiones acordes a la violencia que la mujer denunció. El juicio fue suspendido precisamente por la ausencia de esta forense y de la hermana de la denunciante, que ese día estaba en la vivienda y este lunes estaba citada como testigo. Ambas serán apercibidas de ser multadas si no comparecen el próximo jueves, 25 de noviembre, cuando está previsto se reanude la vista oral en la  Audiencia zaragozana. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión